Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

La inflación se une a los bajos salarios y complica aún más la independencia juvenil

La falta de oportunidades es la causa de la fuga de los estudiantes de Castilla y León hacia otras comunidades con más ofertas de trabajo

Varias personas se suben a un autobús que sale desde Zamora. | LOZ

La tasa de emancipación juvenil se sitúa en el 16,75% en el segundo trimestre de 2021. En Castilla y León este porcentaje es un poco inferior, exactamente 15,50%. Según los datos de Eurostat la edad media de emancipación en España es de 29,8 años, la media europea se sitúa, con una diferencia de más de 3 años, en 26,4 años. Es uno de los datos que el Observatorio de Emancipación Juvenil presentará el martes a las 11:30 horas en el Consejo Consultivo de Zamora un análisis de los nuevos datos de manera actualizada. Este organismo es una estrategia del Consejo de la Juventud de España con el que colabora el Consejo de la Juventud de Castilla y León para monitorizar los resultados sobre la juventud de Castilla y León en cuestiones como la emancipación juvenil, natalidad, la renta disponible o el mercado laboral.

Los jóvenes que se planteen formalizar una hipoteca o alquilar un piso deben esforzarse a fondo. El precio medio de la vivienda en alquiler en Zamora capital es de 563€mensuales (junio 2022), lo que supone un descenso del 12,03% respecto al mes anterior. Y mientras tanto, los precios siguen subiendo, los productos del hogar se han encarecido en los últimos tiempos. Esto complica la independencia en el rango de 16 a 29 años.

El documento presentado por el Consejo de la Juventud de Castilla y León y el Consejo Económico y social en el año 2020 dejó claro las dificultades que tienen los jóvenes de crear una vida alejados de la casa de sus padres; el martes se conocerán los detalles sobre si estas han mejorado o han empeorado durante los dos años en los que se ha vivido una pandemia.

La odisea de emanciparse

La precariedad laboral es la causa principal de la tardanza de la emancipación de los jóvenes debido a los contratos temporales que no les permite mantener una vivienda. El paro juvenil es un problema latente y difícil de remediar, al no haber transitado por experiencias anteriores, los jóvenes se han vuelvo más flexibles a la hora de buscar ocupación. El trabajo es visto como la principal forma de integración social, su ausencia o deterioro conduce a procesos de desafiliación.

Todo esto está unido a la baja natalidad que existe en Castilla y León, ya que sin estabilidad económica difícilmente se puede mantener a una familia. Si los empleos fueran rentables para que los jóvenes se puedan mantener económicamente habría una bajada del éxodo rural a otras ciudades u otros países.

La emigración a lugares con mayor facilidad para encontrar trabajo es muy común en las generaciones jóvenes de la comunidad, lo ven como la “solución” para poder trabajar. La comunidad de Madrid es el destino principal de nuestro país al que se marchan los jóvenes en busca de oportunidades laborales. Esto se debe a que existe un movimiento constante de oportunidades laborales, pero esto no quiere decir que esos puestos de trabajo no sigan siendo precarios.

En cambio, en Castilla y León hay una “muy buena formación de los jóvenes”, aseguró Sandra Amez Sáez presidenta del Consejo de la Juventud de Castilla y León; aunque el problema fundamental es que hay muchas oportunidades sin explotar y esto no permite crear nuevas vacantes en una comunidad donde la mayoría de la población es envejecida y el trabajo esta más encaminado hacia ese sector.

El Observatorio de Emancipación Juvenil permite observar si estos problemas han mejorado en estos últimos años, o por el contrario siguen siendo latentes en la comunidad. La presentación de los nuevos datos analizados se llevará a cabo por Sandra Amez Sáez el próximo martes 19 en Zamora.

Compartir el artículo

stats