Kiosko

La Opinión de Zamora

Las tres plumas de Carmen Mola, en Zamora

Los autores de “La Bestia”, Premio Planeta 2021, comparten literatura con estudiantes y lectores en Zamora y anuncian en septiembre nuevas aventuras de la inspectora Blanco

Desde la izquierda, Agustín Martínez, Antonio Mercero y Jorge Díaz, creadores del seudónimo Carmen Mola, en la plaza de Viriato. ANA BURRIEZA

Se llaman Jorge Díaz, Agustín Martínez y Antonio Mercero y son escritores y guionistas, cada cual con sus respectivas carreras, pero cuando se juntan se convierten en otra persona, Carmen Mola, una escritora que es algo más que un seudónimo, ya que “tiene estilo propio. Cuando escribimos como Carmen Mola nos sale el estilo de Carmen Mola”. Los ganadores del Premio Planeta 2021 compartieron en Zamora confidencias con los lectores, firmaron ejemplares de “La Bestia” y sus anteriores obras (en septiembre vuelve la inspectora de policía Elena Blanco) y animaron a los estudiantes a buscar el placer de la lectura y lanzarse al mundo literario.

“Es bonito reunirse con alumnos de instituto, porque están en esa edad en la que tienen que definir su vocación. No sabes bien si irte a la charla motivacional o a contar el argumentario que tenemos ya ahormado, aprendidísimo. Está muy bien encontrarse con los jóvenes y ver como respiran”. Antonio Mercero, una de las tres almas de Carmen Mola, definía con estas palabras el encuentro con estudiantes de instituto en el Centro de Formación e Innovación Educativa, una de las etapas de los ganadores del Planeta en Zamora, junto con la firma de ejemplares en Semuret y el encuentro con los lectores en el Teatro Ramos Carrión.

Carmen Mola en la charla con bachilleres el Centro de Formación e Innovación Educativa (CFIE). | Ana Burrieza

Agustín Martínez, otro tercio de Carmen Mola, entiende que “hay necesidad de ficción que puede adoptar un montón de formas. El libro es verdad que siempre está como en riesgo de muerte pero a lo largo del tiempo va superando obstáculos y parece que está sobreviviendo. Sobrevivió en su momento a la radio, la televisión, al cine y ahora va a sobrevivir a las redes sociales, es inevitable, porque es algo completamente distinto a todo eso. La experiencia que te da un libro no te la dan otras cosas. Lo hemos visto durante la pandemia, estamos necesitados de ficción, y esa ficción llega de un montón de sitios, la literatura, la televisión, el cine o los vídeo juegos, que también tienen una parte de escritura de guión. Está bien que los jóvenes pierdan el miedo y que vean que es una vía posible a nivel profesional”.

Los creadores de Carmen Mola, que escriben libros entre tres, rompen con el arquetipo del oficio solitario del escritor. “Nosotros hemos roto un poco la distancia entra el escritor y la gente. Parece que el escritor está subido en su nube y da su opinión sobre el mundo y nosotros queremos eliminar un poco eso, somos gente bastante normal, muy currantes, trabajando y escribiendo y lo que ponemos por delante son las historias”.

Lo mismo opina la tercera mano de la escritora Carmen Mola, Jorge Díaz: “Que los chavales se den cuenta que un escritor no es una persona que está en una torre de marfil, como se decía antiguamente, sino que es algo como ellos. Es bueno que se encuentren con escritores que lo han conseguido y que vean que son gente normal, no especial y sobre todo que se lo pasa bien, tanto leyendo o como escribiendo, porque van a ganar muchas horas de ocio en su vida” y quizá una profesión.

Antonio Mercero se declara “alérgico” a encasillamientos porque “parece que te metes dentro de un corsé: si estoy haciendo la novela enigma, tiene que tener estas características, si hago una novela rural negra ha de tener estas otras. Al final la novela negra es en la que hay un crimen que investigar y resolver y por debajo crítica social. En alguna escala tiene que haber esa crítica; en nuestro caso suele ser la violencia y el mal. Pero yo creo que lo que sí se puede constatar es el auge de la novela negra que va perdiendo eso de cosa menor, de serie B y se va considerando como lo que es, literatura”.

Firma de libros de Carmen Mola en la librería Semuret de Zamora ANA BURRIEZA

Carmen Mola es un seudónimo, “es un nombre incorpóreo pero existe”. Y se desveló quién estaba detrás “por una serie de coincidencias, dice Agustín Martínez: una cierta paranoia al pensar que en cualquier momento alguien podría descubrir el pastel, “y pensamos, oye, antes de que lo diga alguien salimos nosotros y lo decimos”.

También, cierta vanidad: “Llevábamos tres novelas de éxito y para una vez que te toca, no podíamos disfrutarlo”. El anonimato tenía parte de diversión “pero llegaba un momento en que te apetecía dar un paso más. Y todo eso coincidió con “La Bestia” una novela que abría más el público lector. Es novela histórica y mezcla un montón de géneros y nos pareció que tenía aroma de Premio Planeta, aunque sea un poco vanidoso decirlo. Nos vinimos arriba, la presentamos y una vez que lo haces es obligado que sea con nombres y apellidos. Y dijimos, si lo ganamos, salimos del armario y si no ya veremos.

Para septiembre verá la luz “Las Madres”, la cuarta entrega de la inspectora Elena Blanco: “no es para reglar el Día de la Madre”.

Compartir el artículo

stats