Kiosko

La Opinión de Zamora

El proceso de la discordia para el empresariado de Zamora

Las elecciones de la Cámara de Comercio abren otra brecha en el sector empresarial después de que CEOE no eligiera entre sus vocales al representante de Caja Rural

Representantes de CEOE, Caja Rural, Cámara y Zamora 10, en un encuentro con Milagros Marcos. |

El sector empresarial de la provincia vive unos días de tensión, conflictos, llamadas de ida y vuelta y posicionamientos propios de quienes ven enemigos ante sí. El proceso electoral para elegir a los nuevos representantes de la Cámara de Comercio ha abierto un nuevo capítulo en este enfrentamiento que lleva tiempo fraguándose y que dio la cara de manera evidente ya en el mes de febrero, cuando la institución cameral, CEOE-Cepyme y Azeco decidieron abandonar Zamora 10 y le asestaron un duro golpe a la asociación para el desarrollo, que ahora batalla por sobrevivir con el apoyo de otros colectivos.

Urna de votación en el último proceso celebrado en la Cámara. | Emilio Fraile

Aquel desmembramiento se convirtió en un episodio visible de las desavenencias que ahora se han trasladado al proceso de la Cámara de Comercio. La institución debe elegir en mayo a sus nuevos representantes, y esta semana trascendió que un grupo de empresarios zamoranos ha decidido presentar varias listas alternativas para tratar de desbancar al actual presidente, Enrique Oliveira. El propio dirigente apuntó horas después a Zamora 10 como instigadora del movimiento, aunque la asociación para el desarrollo se desmarcó enseguida de las acusaciones.

En ese momento, aún no se había revelado uno de los movimientos clave en el proceso, que se entiende dentro de la lógica del conflicto abierto en el sector empresarial. La Cámara de Comercio elige a doce vocales por sufragio “libre, igual directo y secreto” entre todos sus miembros, que se clasifican en grupos y categorías en atención a la importancia de cada sector económico. Pero el Pleno cuenta, además, con tres representantes designados entre las empresas de mayor aportación económica voluntaria y otros tres entre personas de reconocido prestigio a propuesta de la organización intersectorial más representativa. En Zamora, ese colectivo es CEOE-Cepyme.

Años atrás, el representante de Caja Rural, Cipriano García, había sido propuesto como vocal a través de esa tercera vía de CEOE que, en 2018, sumó a esa lista a su propio presidente, José María Esbec, y a Miguel Ángel García. Esta vez, la terna cambiará. La organización intersectorial ha decidido dejar fuera a Caja Rural y presentar de nuevo a su máximo mandatario y a dos de sus vicepresidentes.

CEOE ha decidido dejar fuera a Caja Rural y presentar de nuevo a su máximo mandatario y a dos de sus vicepresidentes

decoration

Según fuentes de Caja Rural, CEOE-Cepyme les comunicó esta decisión dos días antes de que concluyera el plazo para presentar candidaturas a las elecciones de la Cámara de Comercio. La cooperativa de crédito entiende ese movimiento como un portazo a su presencia en la institución cameral, aunque las personas consultadas por este medio señalan que la entidad financiera “acepta” los hechos, más allá de que no los comparta.

La posición de CEOE

Desde CEOE-Cepyme, José María Esbec aclara que la organización tiene la potestad concedida por ley de escoger a los tres vocales que estime oportunos, y apunta que lo habitual en todas las provincias es que esas personas pertenezcan a la directiva de la intersectorial. En definitiva, se trata de una cuota que se suele cubrir con personas que directamente pertenecen a la dirección de la CEOE en los diferentes territorios.

El propio Esbec desliza que Caja Rural, como otras empresas, tiene la posibilidad de presentarse por otras vías para acceder a la Cámara de Comercio. De hecho, la entidad financiera tiene opciones como empresa de mayor aportación económica voluntaria y también por la vía tradicional de la votación por sectores.

Sin embargo, las citadas fuentes de Caja Rural entienden que esas posibilidades no se ajustan a sus intereses. “Tenemos derecho a presentarnos, pero consideramos que no debemos estar en ese nivel y competir con nuestros clientes”, apuntan desde la cooperativa de crédito, en cuyo seno reina la sensación de haber sido excluidos a pesar de que su posición invita a considerarles como algo distinto a “una empresa al uso”.

El hilo que une los enfrentamientos

Con este panorama, las distintas situaciones se hilan desde dos puntos de vista: uno, el que señala que la exclusión de Caja Rural de la terna de la CEOE se enmarca en un movimiento de protección para evitar que los grupos alternativos sumen una mayoría en el Pleno, desbanquen a Enrique Oliveira y se hagan con el control de la Cámara de Comercio para, entre otras cosas, devolver a la institución al seno de Zamora 10.

La otra teoría es la que apunta que existe un conflicto abierto previamente, que se ha recrudecido con episodios como el de Zamora 10 en febrero y que ha desembocado en la exclusión de Caja Rural de la terna de la CEOE para las vocalías de la Cámara de Comercio, sin que exista ningún movimiento subterráneo para reflotar la asociación para el desarrollo.

Caja Rural insiste en que “no tiene nada que ver” con otra cosa que no sea “unir, cooperar y colaborar”, algo que, según las fuentes consultadas, se ha demostrado precisamente con proyectos como Zamora 10. Además, desde la cooperativa de crédito advierten de que estos conflictos no deberían tener cabida en el contexto de una provincia “en situación crítica”.

Las votaciones tendrán lugar el próximo 19 de mayo

Las votaciones para elegir a los nuevos vocales de la Cámara de Comercio de Zamora tendrán lugar el próximo 19 de mayo en la propia sede de la institución cameral. El proceso se presume tenso, pero antes habrá que conocer los nombres que aparecerán en las papeletas. Esa proclamación de candidatos tendrá lugar mañana martes, una vez la Junta de Castilla y León haya realizado las comprobaciones pertinentes.

Tras las últimas elecciones, el grupo de industria, energía y otras actividades estuvo representado por Rafael Sánchez Olea, de Cobadú, y por Esteban Fernández, de Molendum Ingredients; las empresas del sector de la construcción encomendaron la tarea a Emiliano Alonso, de Ingeniería Románica, y a Jeremías Prieto, de Aislaprieto; Ruperto Prieto, de Farmacia Sánchez Prieto, y Alberto Raigada, de Raigada Los Llanos, representaron al comercio; Manuel Rodríguez Torres fue el miembro de la hostelería, elegido por sorteo al no haber candidatos en este apartado; y los negocios de reparaciones y transporte escogieron a Gonzalo Ontiveros, de Motocicletas 2 ruedas.

Las empresas de otros sectores optaron por Francisco López, Javier Amador Ferrero, Fernando Pérez y Mario Oliveira, mientras que José Alfonso Herrero (Freigel), Enrique Oliveira (Moralejo) e Ignacio Quintanilla (Gaza) entraron por la vía de las aportaciones.

Compartir el artículo

stats