Despoblación en Zamora

Zamora cae sin freno y ya ha perdido más de 30.000 habitantes desde el 2008

La nueva cifra provisional de población, publicada por el INE, revela un desplome de 1.531 personas en el último año, hasta las 167.194

Un vecino sale de un local en Molezuelas de la Carballeda. | Emilio Fraile

Un vecino sale de un local en Molezuelas de la Carballeda. | Emilio Fraile / Manuel Herrera

Zamora inició el año 2008, el del arranque de la crisis financiera que hizo zozobrar al mundo, con 197.221 habitantes. Esa cifra dolía por estas tierras, al quedar ya por debajo de la barrera psicológica de los 200.000 vecinos, un listón que se había derribado un lustro antes. Catorce años más tarde, a 1 de enero de 2022, la provincia no solo no ha mejorado sus estadísticas poblacionales, sino que se ha consolidado como el territorio más golpeado del país por el problema demográfico y ha visto cómo se esfumaban otras 30.000 personas más. En apenas un parpadeo, los 170.000 también se han convertido en un pasado mejor.

Según las cifras provisionales del padrón, publicadas este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), Zamora se sitúa actualmente en 167.194 vecinos, 1.531 menos que el año anterior. La caída ha sido del 0,9%, la mayor de la comunidad autónoma más castigada por la despoblación en el último ejercicio. Castilla y León perdió, en 2021, un 0,5% de su capital humano.

La caída más dura

Por tanto, Zamora sigue siendo lo peor de lo peor si de despoblación se trata. El territorio languidece y lo está haciendo de una forma muy acelerada en las dos décadas largas que han transcurrido desde que comenzó el siglo XXI. Si se pone la lupa en los últimos veinte años, la provincia ha perdido un 16,7% de sus habitantes. La segunda provincia más castigada, Orense, ha caído un 11,5% en la misma horquilla temporal.

La claridad de las cifras dificulta el posicionamiento de quienes sitúan a Castilla y León como un todo despoblado. En la sangría hay niveles, y Zamora tiene el dudoso honor de ocupar el trono sin rivales. En los últimos veinte años, la pérdida porcentual de la provincia supera en más de seis puntos a los siguientes lugares más golpeados, Palencia y León, casi triplica a Salamanca, cuadruplica a Ávila y quintuplica a Soria. Valladolid, Burgos y Segovia han crecido en el periodo citado.

Esas diferencias otorgan argumentos a quienes demandan medidas quirúrgicas para Zamora, que ve cómo su situación como la quinta provincia en número de habitantes de Castilla y León se ve seriamente amenazada por Palencia, Ávila y algo más lejos por Segovia. Más por demérito propio que por mérito de los vecinos.

Las cifras publicadas este jueves por el INE no incluyen el detalle municipal, que se conocerá, presumiblemente, a finales del mes de diciembre, pero sí ofrece datos porcentuales sobre lo que representan los ayuntamientos de determinado tamaño sobre el total de la población. Toda vez Zamora solo cuenta con una ciudad de entre 50.000 y 100.000 habitantes, la capital, se puede deducir de las estadísticas que el próximo informe de las localidades situará al municipio por debajo de la barrera de los 60.000 habitantes, un dato que demuestra que la sangría demográfica se ha extendido desde las zonas rurales hasta las urbanas.

Por el momento, Zamora va cumpliendo las previsiones realizadas por el INE, que auguraba hace dos años un desplome del número de habitantes hasta dejar atrás la barrera de los 150.000 residentes en un plazo de apenas una década. Si la tendencia no se revierte, eso ocurrirá entre 2033 y 2034. Es decir, está ya a la vuelta de la esquina.

La provincia es el lugar con menos vecinos extranjeros de todo el país

Zamora es la provincia con menos vecinos extranjeros de todo el país. No a nivel porcentual, sino en números totales. Es decir, este territorio tiene menos personas procedentes de otros países que lugares con mucha menos población, como Teruel o Soria. En concreto, la cifra de inmigrantes residentes se sitúa aquí en 6.333, lo que representa algo menos del 4% de la cifra total de vecinos. En cuanto a la procedencia de las personas extranjeras que viven en Zamora, destaca el volumen de portugueses (991), así como de marroquíes (911), búlgaros (874) o rumanos (838), aunque también llama la atención la presencia de colombianos (405), venezolanos (265) o chinos (196). En los últimos años, el exvicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, había apostado por incentivar la atracción de personas de fuera hacia el territorio, aunque está por ver si ese afán se mantiene tras el cambio en el Gobierno autonómico.

El territorio continúa como el más envejecido de España

Zamora sigue siendo el territorio más envejecido de España, según los datos provisionales de población publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística. A 1 de enero de 2022, la edad promedio de la provincia se situaba en 51,57 años, por delante del dato de Orense, con 51,22. La población zamorana se coloca siete años por encima de la media nacional y tres por delante de la media autonómica, lo que incide en una realidad que ya lleva instalada varios años en la provincia y que deja patente que esta zona acumula la mayor cantidad de personas mayores a nivel porcentual del país. Como suele ser habitual en las estadísticas, las familias extranjeras siguen paliando ciertamente esta circunstancia, pues la media de edad de los foráneos que residen en la provincia se ubica ahora en 36,43 años, por los 52,17 de los nacidos en España. Esa circunstancia se percibe de igual modo en el conjunto del país, aunque con una diferencia bastante menor que en el caso zamorano, uno de los más extremos del territorio nacional.

Un 83% de los municipios tiene menos de medio millar de residentes

Un 83% de los municipios de la provincia tiene menos de 500 habitantes, según las nuevas cifras publicadas este jueves por el Instituto Nacional de Estadística. Dicho de otro modo, 207 de los 248 ayuntamientos del territorio se sitúa por debajo del medio millar de residentes. Hay que tener en cuenta que un buen número de esas unidades administrativas incluye a su vez varias pedanías, por lo que el porcentaje de pueblos que se maneja en esa horquilla es mucho mayor. En cuanto a los ayuntamientos de menor tamaño, el INE revela que Zamora cuenta con treinta municipios por debajo del centenar de vecinos, mientras que solamente quince cuentan con más de mil. De esos, once se colocan entre uno y dos millares de vecinos, mientras que Morales del Vino se ubica entre 2.000 y 5.000; Toro, entre 5.000 y 10.000; Benavente, entre 10.000 y 20.000; y la capital, entre 50.000 y 100.000. La provincia sigue adoleciendo de localidades medianas para fortalecer sus comarcas, especialmente en la parte occidental.

Suscríbete para seguir leyendo