Un nuevo palo en la rueda”. Para los empresarios zamoranos la nueva factura de la luz, que divide el día en varios tramos horarios, es “un impedimento más” a la hora de generar beneficios. “Ahora que empieza a verse el fin de la pandemia y es cuando las empresas se plantean empezar a coger aire después de meses muy duros, justo nos encontramos con esto”, apunto José María Esbec, presidente de CEOE-Cepyme Zamora.

Las novedades de la factura de la luz para empresas van de la mano de las de los particulares. La diferencia es que para las pymes no hay solo tres periodos horarios —valle, llano y punta—. Hay seis, repartidos durante las 24 horas del día y, por si fuera poco, diferentes dependiendo del mes en cuestión. Así, entre las 9 y las 14 horas de la mañana será más caro consumir en enero que en junio, mes que a la vez será más caro que octubre. “Un despropósito”, resumen los empresarios zamoranos.

Tramos horarios para pymes.

Tramos horarios para pymes. LOZ

La factura de la luz es una trampa “doble” para las empresas. “Trucos” como utilizar los electrodomésticos a las horas más baratas no sirven para los negocios, como recuerda a su vez Óscar Somoza, presentante de los hosteleros de la provincia. “El periodo más barato es entre la medianoche y las ocho de la mañana, cuando muchos bares y restaurantes están ya cerrados. La calefacción y el aire acondicionado hay que ponerlos en las horas centrales del día, el lavavajillas hay que usarlo cuando hay clientes... Nos dicen que al cabo del año hay muchas horas del periodo más barato, pero la realidad es que la mayoría de esas horas los negocios están cerrados y, por tanto, no hay gasto. Las horas caras se concentran, en cambio, con los negocios abiertos”, explica el empresario sanabrés. “Es un hachazo brutal en unos tiempos donde es más necesario que nunca obtener beneficios. Después de meses cerrados, ahora nos encontramos con esto”, lamentan desde la Asociación Zamorana de Hostelería.

Invertir en renovables, una opción para escapar al nuevo recibo

Cada vez son más las empresas zamoranas que destinan parte de sus beneficios a invertir en energías renovables para ser, energéticamente, más autosuficientes. Es el caso de Embutidos Ballesteros. Su responsable, Elier Ballesteros, explica que la sociedad ha realizado en los últimos años “un desembolso importante” en placas solares para después ahorrar en la factura de la luz. “Gracias a esto escaparemos, en parte, a la subida de la factura que se nos viene encima, aunque también tenemos dependencia de las compañías eléctricas, claro”, razona Ballesteros.

Elier Ballesteros, gerente de Embutidos Ballesteros, supervisa un palé antes de salir hacia su destino. LOZ

El sector agroalimentario está afectado, como prácticamente todos, por la subida de la factura. “Las cámaras frigoríficas funcionan día y noche, ahí no hay periodos a los que atenerse”, recuerda el responsable de Embutidos Ballesteros. El empresario recuerda que el consumo eléctrico es uno de los grandes gastos anuales en los que incurre una empresa. Equipos de refrigeración, maquinaria... son elementos que disparan la factura. La realidad es que la nueva factura de la luz afecta ya a las empresas zamoranas. Y lo hace, como sucede con los consumidores domésticos, con la luz en máximos anuales —otra vez—. Las asociaciones empresariales lamentan, además, una situación muy similar a la que denuncian los colectivos de consumidores. Serán las empresas con peor situación económica las que más noten la subida, como serán los consumidores más vulnerables los que más tengan que apretarse el cinturón.

La patronal aboga por la compra conjunta de energía

239 empresas zamoranas han conseguido ahorrarse cerca de un diez por ciento en las facturas de la luz gracias a la compra agrupada de energía en la que ha participado, junto con otras patronales del país, CEOE-Cepyme Zamora. Así lo aseguran desde la patronal zamorana después de la novena compra de energía eléctrica de baja tensión, edición esta última en la que ha participado medio centenar de sociedades de la provincia. “Gracias a este último proceso dotado, para las empresas zamoranas, con un montante de energía de 5.146.139,50 kilovatios hora, se ha logrado reducir notablemente la factura eléctrica de las empresas participantes”.

La CEOE informa a sus socios sobre la subasta de energía, antes de la pandemia. Emilio Fraile

Las nuevas son las grandes beneficiadas del proceso, ya que las que participaban anteriormente ya tenían descuentos en su factura. La última compra conjunta se celebró en enero. SEA Empresas Alavesas es la patronal que ejerce de nodo en estos procesos. Participan además agrupaciones empresariales de Burgos, Navarra, Soria, La Rioja o Móstoles y, por primera vez, participó este año la Confederación de Empresarios de Albacete, CEOE Cepyme Guadalajara y la Federación de Empresas del Metal del Principado de Asturias, Femetal. Un grupo que está abierto a nuevas incorporaciones.