El Partido Popular abandonó ayer el Pleno del Ayuntamiento de Zamora después de que Miguel Ángel Viñas comparara su postura respecto a los derechos sociales con el franquismo. Una frase del teniente de alcalde fue la gota que colmó el vaso de un encendido debate sobre la eutanasia que terminó con los seis concejales del grupo de oposición fuera de la sesión. Previamente, los diferentes partidos de la Corporación Municipal habían discutido sobre el acuerdo de comercio entre la Unión Europea y Mercosur. Un poquito antes de eso, se había rechazado entrar en un análisis en profundidad sobre la situación de Rabiche. Y casi al inicio de la sesión, se había aprobado un importante acuerdo entre capital y provincia para la prestación del servicio de bomberos en 42 municipios. Pero, para cuando el PP abandonó el Pleno, todo aquello estaba en otro nivel.

Vuelve a verlo todo, aquí:

Empezando por el final, la llama se prendió en mitad del debate de una moción presentada por Izquierda Unida en apoyo a políticas para una muerte digna. En ese contexto, Miguel Ángel Viñas pronunció una frase dirigida a David Ángel Hernández, edil del Partido Popular, que hizo saltar todo por los aires: “Lo que usted pretende es una sociedad como la del franquismo: todos por el mismo sitio, todos guiados y que no se reconozcan más derechos que los que hay”. De manera inmediata, Hernández exigió al teniente de alcalde que retirara sus palabras. Y, ante la negativa de este último, el concejal popular le profirió un “sinvergüenza” que pudo escuchar toda la sala.

A la conclusión de la intervención de Viñas, tomó la palabra Mayte Martín Pozo, que decidió no pedir por segunda vez que se retractara, sino pasar a la acción. “Ante la acusación que acaba usted de realizar, abandonamos el Pleno”, dijo. Y así lo hicieron. Lo que en otros tiempos hubiera sido ruido de sillas hacia atrás y salida por la puerta del salón, ayer fue un abandono de la sesión telemática. Pero con el mismo significado. Ante esto, Viñas tomó de nuevo la palabra y defendió que se trataba “de una comparación” y no de una acusación, negándose nuevamente a retirar sus palabras.

Pleno del Ayuntamiento de Zamora.

Pleno del Ayuntamiento de Zamora. LOZ

Este episodio fue el colofón a un Pleno en el que el capítulo de mociones volvió a agrandar la distancia que separa al equipo de Gobierno de los grupos de oposición. Y es que, una vez más, todas las propuestas planteadas por el resto de partidos fueron rechazadas por Izquierda Unida sin dar oportunidad al debate. Así ocurrió con las iniciativas de Ciudadanos para tratar de articular ayudas a la natalidad en la capital y para crear una tarjeta de aparcamiento para personas con movilidad reducida temporal. Y lo mismo para la petición del Partido Socialista de abordar un plan específico de recuperación en la zona de Rabiche. Las abstenciones de IU impidieron ahondar en estas cuestiones, pero no entrar en un debate sobre el acuerdo económico entre la Unión Europea y Mercosur.

Fue a raíz de esta moción, presentada por el concejal de Hacienda, Diego Bernardo, cuando los ánimos comenzaron a caldearse. Tras la exposición de motivos del edil de Izquierda Unida, los votos a favor del equipo de Gobierno fueron suficientes para entrar en el debate que, indudablemente, se enquistó. La portavoz de Ciudadanos, Cruz Lucas, lamentó que los grupos “lleven al Pleno cuestiones locales a las que no se hace ningún caso, pero ahora se tenga que debatir esto”. David Gago fue más allá: “Nos parece muy bien que nos preocupemos por los indígenas del Amazonas, pero es más importante debatir sobre las personas de Rabiche”. Para concluir, Mayte Martín Pozo tiró de ironía y aseguró que “en los bares de Zamora no se habla de otra cosa que del acuerdo con Mercosur”. Todo ello fue rebatido por Miguel Ángel Viñas, quien explicó que “lo que pasa en Europa y en el mundo afecta a Zamora, como este acuerdo que puede perjudicar al sector primario, tan importante en la provincia”. Más allá, el teniente de alcalde afeó a los grupos municipales de la oposición “que se arroguen lo que les importa o les deja de importar a los zamoranos”.