El autor muestra un boceto de la obra. | Cedida

El Antonio Pedrero de carne y hueso se situó este viernes frente a la obra que exhibe su rostro en la cuesta de La Morana para contemplar la obra acabada por fin. El Ayuntamiento de Zamora citó al artista frente al mural creado por Carlos Adeva para rendirle un sencillo homenaje y dar por inaugurada una imagen que se erige en una zona muy visible de la ciudad.

Al encuentro acudieron, además de Pedrero y Adeva, varios representantes municipales encabezados por Francisco Guarido. El alcalde señaló que la realización de este tipo de murales “es una solución atractiva para fachadas cuya construcción no tiene continuidad”, y apuntó que “suponen una considerable mejora del entorno urbano”.

Del mismo modo, el responsable de Izquierda Unida aludió a la parte educativa de la obra y destacó que los murales “hacen pedagogía de las costumbres o las tradiciones”, y también, como es el caso, contribuyen a la “difusión de los artistas zamoranos”.

Por otro lado, el dirigente municipal realizó un balance de los murales que se están llevando a cabo en la ciudad, especialmente “en la zona norte”, y se centró en la obra homenaje a la artista toresana Delhy Tejero, que estará lista la próxima semana “para deleite tanto de zamoranos como de visitantes”.

En los próximos días, además, finalizará el segundo mural del barrio de La Candelaria en homenaje a las mascaradas de invierno de la provincia de Zamora, que se verá complementado con más motivos en actuaciones posteriores.

Asimismo, Guarido anunció que los ciudadanos contarán, a partir de septiembre, con una aplicación en la que se desglosarán todas estas obras de arte en un mapa interactivo.

Finalmente, el acto quedó redondeado cuando el autor del mural, Carlos Adeva, le entregó un boceto de la obra a un Antonio Pedrero que se mostró visiblemente emocionado por haber sido escogido para este homenaje.