07 de julio de 2019
07.07.2019

Los 5 destinos más peligrosos y bonitos del mundo

El riesgo que encierran estos parajes exóticos les convierte en enclaves todavía más especiales

07.07.2019 | 08:06
Una imagen de la selva amazónica.

Para el viajero que busca un periplo único y arriesgado, este ranking de los 5 destinos más peligrosos y bonitos del mundo, puede serle de gran ayuda. Repasamos algunos de los lugares naturales más espectaculares de la Tierra pero que a la vez esconden fuertes amenazas: altura, profundidad, depredadores, insectos, clima...

Son parajes exóticos por sí solos pero el riesgo que conllevan les convierte en enclaves todavía más especiales y llenos de significado: visitar estos sitios implica valor y genera una cierta admiración o envidia sana a los amigos y familiares que, posteriormente, escuchan la experiencia o ven las fotos de tan arriesgado viaje.

1. La Gran Barrera de Coral (Australia): animales marinos letales

La Gran Barrera de Coral (Australia). ShutterStock

Para los amantes del submarinismo, la Gran Barrera de Coral es el paraíso: su riqueza marina, su fauna, toda la variedad de colores bajo un universo acuático... Pero en la zona de Queensland, la aventura se puede convertir en mortal si nos topamos con las letales medusas que habitan sus aguas. El veneno de la medusa irukandji es más tóxico que el de la propia cobra. Por ello, es indispensable cubrirse de arriba abajo con un traje de neopreno para mantener nuestra piel aislada de estos peligros, sobre todo entre octubre y abril.

2. Cueva Gouffre Berger (Francia): Viaje al interior de la Tierra

Cueva Gouffre Berger (Francia).ShutterStock

Otro destino hostil pero bellísimo es la cueva Gouffre Berger, situada en el sureste de Francia. Los espeleólogos expertos la conocen como la ´cueva de la muerte´ y se convierte en todo un desafío para los más entrenados. Es una de las cavernas más profundas del mundo, tiene más de 1.200 metros de profundidad y cuenta con un lago interior. Varias personas han perdido la vida en sus entrañas, de aquí viene su sobrenombre. Además de lo que supone este viaje al interior de la Tierra su máximo peligro es que llueva; entonces, la cueva se inunda atrapando a todo aquél que se encuentre dentro.

3. Selva Amazónica (Sudamérica): la fauna más salvaje

Selva Amazónica (Sudamérica). ShutterStock

El Amazonas, el río más caudaloso del mundo, nutre con sus aguas el mayor bosque tropical de la Tierra. Su flora y fauna se convierten en un auténtico campo de estudio para biólogos que cada día descubren especies y comportamientos animales nuevos. Pero, por otra parte, el Amazonas encierra grandes peligros: insectos y animales de todo tipo que pueden ser muy dañinos para el visitante o incluso mortales: arañas, tarántulas, mosquitos, escorpiones, jaguares, pirañas, caimanes...

4. Blue Hole (Belice): el agujero azul más hipnotizante y misterioso

El Blue Hole es un espectacular agujero azul de 305 metros de diámetro y 123 metros de profundidad que brinda una idílica fotografía zenital del mar de Belice. Los buceadores más valientes que se han adentrado en su interior han descubierto un conjunto de cuevas submarinas de paredes verticales. La peligrosidad de esta obra arquitectónica natural reside en la profundidad: al menos hay que descender 34 metros para entrar en la caverna; una vez conseguido este desafío, el buzo cuenta con muy pocos minutos antes de que el aire que respira se vuelva dañino a causa de los altos niveles de nitrógeno que la sangre acumula.


5. La Roca Kjerag (Noruega): una roca que cuelga a 1.000 metros de altitud

La Roca Kjerag (Noruega). ShutterStock

En los fiordos noruegos hay un lugar sobrecogedor y extremadamente peligroso: la Roca Kjerag. La roca está colgando a 1.000 metros de altura sobre el fiordo de Lyse y está encajada entre dos paredes totalmente verticales. Los turistas más atrevidos se hacen una foto encima de ella, confiando en la estabilidad de la roca que ha permanecido intacta durante años. Lo más complicado es quedarse quieto para la foto: el temblor de las piernas ante tal altura es inherente al sentido de supervivencia del ser humano. Un lugar de bellísimo y de auténtica agonía para los que sufren vértigo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook