El PSOE de Toro, dispuesto a "negociar desde cero" una moción de censura

Carlos Rodríguez reconoce que, por el momento, la única opción viable es que un concejal socialista releve en el cargo al alcalde del PP, Rafael González

Los concejales del equipo de Gobierno del PP y de la oposición, en el útlimo pleno del Ayuntamiento. | M. J. C.

Los concejales del equipo de Gobierno del PP y de la oposición, en el útlimo pleno del Ayuntamiento. | M. J. C. / M. J. Cachazo

La opción de presentar una moción de censura para desbancar al PP de la Alcaldía se ha reavivado en Toro, especialmente tras lo sucedido en el último pleno, en el que la oposición en bloque forzó al equipo de Gobierno a dejar sobre la mesa cuatro asuntos.

El secretario de la agrupación local y portavoz del PSOE, Carlos Rodríguez, ha reconocido abiertamente que "estamos dispuestos a negociar desde cero y desde la base" una posible moción de censura, negociación en la que es clave Nos Movemos por Toro, agrupación con la que los socialistas suman la mayoría para arrebatar la Alcaldía al PP. No obstante, aclaró que, en la actualidad, la única opción sobre la mesa para plantear una moción de censura es que el nuevo alcalde pertenezca al PSOE, ya que de lo contrario el PP mantendría la Alcaldía.

Por otra parte, Rodríguez precisó que el resto de grupos políticos que forman parte de la oposición conocen su postura y se pregunta por el motivo por el que "yo no puedo ser el alcalde", ante una hipotética negociación. En este punto recordó que la segunda fuerza más votada en Toro en las elecciones municipales fue el PSOE y, por tanto, considera que, si se llega a plantear una moción de censura, el alcalde debería ser un concejal socialista.

No obstante, subrayó que "quizá lo más importante no es elegir al candidato, ya que hay otras cuestiones tan importantes o más, como proyectos o la forma de gobernar". A la espera de que pueda fructificar una negociación que, por el momento se antoja complicada, por las diferencias entre el PSOE y la agrupación liderada por el exalcalde, Tomás del Bien, los cuatro grupos de la oposición coinciden al cuestionar la gestión del PP.

De hecho, los nueve ediles de la oposición consensuaron en el último pleno solicitar que dos modificaciones de ordenanzas y un reglamento, así como el Plan Estratégico de Subvenciones quedaran sobre la mesa. Tras lo sucedido en el pleno, las reacciones de ambas partes son dispares.

Versiones diferentes

Por una parte, Rafael González ha explicado en una concida red social que los asuntos que se incluyen en el orden del día son competencia del alcalde y que cuatro días antes del señalado para la sesión se celebra una comisión informativa, en la que se estudia cada punto y los técnicos municipales resuelven las dudas. Además, señaló que cinco días antes del fijado para la celebración de la comisión se ponen a disposición de los concejales todos los expedientes para que sean estudiados y puedan plantear dudas.

Por su parte, la oposición ha calificado de "acto de responsabilidad" la decisión de plantear que cuatro asuntos quedaran sobre la mesa, porque no habían sido consensuados previamente, temas que volverán a ser debatidos "con la suficiente antelación, información y consenso". La oposición también ha explicado que la modificación de dos ordenanzas de ámbito económico y fiscal propuesta por el PP introducía cuestiones "meramente políticas" como la delegación de competencias del pleno en el alcalde.

En cuanto a la modificación del Reglamento del agua, los grupos de la oposición precisaron que un informe de la Secretaria municipal "avisaba de que la conexión de agua a la red debe hacerse solo en suelo urbano".

Sobre el Plan Estratégico de Subvenciones 2024-2027, los nueve ediles aclararon que "está sujeto" a la aprobación del nuevo presupuesto municipal, en el que se fijarán las ayudas que percibirán las diferentes asociaciones.

Ante el cruce de acusaciones tras el pleno, la oposición aseguró que el "único irresponsable" es el alcalde y sus tres ediles ya que, a pesar de haber prometido diálogo, elevan las propuestas sin consensuar a la comisión informativa y posteriormente "de forma temeraria" al pleno con el objetivo de buscar el "titular victimista, acusando a los demás".