Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

El canal Toro-Zamora, sin agua

Un corte motivado por el cierre de la presa de San José, ante la merma del caudal del Duero por "riegos indiscriminados", complica la campaña

Tramo del canal Toro-Zamora que discurre por el entorno de la estación de bombeo de Monte la Reina. | M. J. C.

El “riego indiscriminado” durante el pasado fin de semana y la reducción del caudal del Duero, con el consiguiente riesgo de desabastecimiento para la población, provocaron que el pasado domingo se adoptara la decisión de cortar el agua para los canales que dependen del embalse de San José, entre los que se encuentra el Toro-Zamora.

Su presidente, Pedro Pablo Ballesteros, explicó que la decisión de cerrar las compuertas de la presa fue tomada después de constatar que regantes de algunas comunidades han aprovechado el fin de semana para “regar de forma indiscriminada” y tras conocer que, desde el lunes, la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) implementaría medidas excepcionales para el uso racional del recurso hídrico durante la campaña, como consecuencia de la situación de sequía.

En principio, el desabastecimiento del Toro-Zamora quedará resuelto en este martes, aunque será necesario anular todos los riegos programados en el sistema que regula la distribución del agua en el canal y que tendrán que ser recalculados de nuevo.

Aunque Ballesteros destacó el trabajo realizado en los últimos días por la presidenta en funciones de la CHD, Diana Martín, para resolver el problema del corte de agua que ha afectado al Toro-Zamora, espera que la entidad “actúe” contra aquellas comunidades que “no han cumplido” y que siguieron regando, provocando un importante descenso del caudal del Duero, con el consiguiente riesgo de desabastecimiento para la población.

Además, volvió a reclamar un mayor control de las “tomas directas”, porque determinados regantes hacen uso de ese derecho, “pero sin ningún tipo de obligación”, lo que impide un reparto equitativo del agua disponible.

Reconoció Ballesteros que el corte que ha afectado al canal Toro-Zamora ha generado inquietud y preocupación entre los agricultores porque, al utilizar pivots o aspersión, “los riegos de los cultivos son más livianos” y si se pierde el ritmo, con las elevadas temperaturas y la evaporación de agua, la necesidad hídrica de la planta se agudiza.

Por otra parte, reconoció que el corte de agua de las últimas horas ha complicado aún más una campaña marcada por la situación de sequía y que puede obligar a la comunidad a adoptar medidas para prolongar el riego hasta el 30 de septiembre.

En este punto, anunció la posibilidad de aplicar cortes semanales para evitar un adelanto de la clausura de la campaña, medida que tendrán que “respetar” los comuneros porque, de lo contrario, “será muy complicado” poder regar hasta finales de septiembre.

Por el momento, la situación de sequía ha obligado a la CHD a implementar medidas excepcionales para el uso racional de los recursos hídricos durante la campaña y que afectan a la utilización de agua para regadío en los ríos de los sistemas Pisuerga-Bajo Duero, Támega-Manzanas, Tera y Carrión.

De esta manera, la CHD ha establecido turnos de riego para todos los regadíos no abastecidos por canales del Estado en los citados sistemas y que se prolongarán hasta el 30 de septiembre.

En concreto, las tomas de riego situadas en las márgenes izquierdas solamente podrán extraer agua los días impares, mientras que las ubicadas en las márgenes derechas podrán hacerlo los días pares.

Para los regadíos que se abastecen a través de canales del Estado, la dotación máxima asignada por hectárea es la propuesta por su respectiva Junta de Explotación, cumpliendo los volúmenes mínimos embalsados a finales de septiembre, establecidos en la comisión extraordinaria de desembalse celebrada el pasado 16 de junio.

Además, la CHD ha acordado iniciar los trámites necesarios para que el Gobierno promulgue un real decreto de sequía.

Compartir el artículo

stats