Afectados por el proyecto de implantación de una línea de alta tensión para evacuar la energía de varias plantas solares que se pretenden instalar en el municipio han decidido unirse y crear la plataforma ciudadana “SOS vega y campiña de Toro”.

Los vecinos que han acordado constituir la plataforma aclararon que no se oponen a las energías renovables, en este caso a la fotovoltaica, pero no comparten la “forma” en la que se ha proyectado la línea de evacuación, aunque también han mostrado su rechazo a la “ambigüedad” de la redacción y de la publicación del proyecto.

En este punto reiteraron que apoyan las energías verdes, pero con una planificación previa y equitativa que “no rompa el equilibrio de una población cuya fuente de ingresos, eminentemente agrícola, sería dañada de forma irreversible”.

Por otra parte, los agricultores y propietarios de parcelas afectados destacaron que la línea de evacuación, tal y como se ha proyectado, “cruzaría” la vega de Toro en su zona más fértil y que no tiene en cuenta la modernización del regadío impulsada por el canal de San José o la reconcentración parcelaria previa.

Del mismo modo, remarcaron que el trazado de la línea afectaría a la campiña de Toro y dañaría viñedos centenarios de la Denominación de Origen Toro o zonas de regadío, en las que la implantación de la infraestructura de evacuación “haría imposible mantener las modernas técnicas de riego por pivots y de cultivo”.

Además, recordaron que tanto los sindicatos agrarios COAG y Asaja, la junta agropecuaria local, la comunidad del canal de San José, el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) y agricultores ya han manifestado su “preocupación” por el proyecto de la línea y que han reflejado en alegaciones presentadas en el servicio territorial de Industria de la Junta.

En las citadas alegaciones, según la plataforma, se solicita el soterramiento de la línea para “garantizar una actividad agraria adecuada, en la que no interfieran postes de dimensiones imposibles que conllevan servidumbre de paso, ni cableados para evitar al mismo tiempo el impacto medioambiental y visual” en la vega y la campiña de Toro.