Kiosko

La Opinión de Zamora

Logo carta de los lectores

Las cartas de amor de doña Amalia

1920x1080 destacado cartas lectores loz

Me comentaba hace unos días, un “viejo conocido”, que “deshaciendo la casa”; por cierto, si tienen ocasión, acudan al Muñoz Seca, de Madrid, y vean “Hay que deshacer la casa”, de Sebastián Junyent; se encontró con las cartas que su madre, Dña. Amalia, le había dirigido, durante el período de noviazgo, a su esposo, y padre, D. Patricio, gran artesano del textil; ambos fallecidos.

Para el hijo, ha sido una auténtica sorpresa, el descubrimiento de dichas “epístolas”, pues su madre, que recuerde, nunca le había hecho ningún comentario sobre ellas; por lo que, en principio, tiene un cierto reparo en su lectura.

Conociendo a los padres y al hijo, desde “in illo tempore”, me atrevo a afirmar que el contenido de dichos textos será, de seguro, grato, afectuoso, elegante, instructivo, ejemplarizante, y un larguísimo etcétera; por lo tanto, dignos de ser conocidos, apreciados y puestos en valor, y en práctica, en principio, por su hijo, y de ser posible, por todas aquellas personas, que, a juicio de éste, sean merecedoras, al menos, de la esencia de los mensajes que pudieran contener tales escritos.

Y es que las experiencias, las actitudes, las enseñanzas, etc., de nuestros mayores jamás deben quedar “en saco roto”; más bien al contrario, pues como toda educación que implican, debieran ser conocidas, como referente vital, para aquellas personas, que discretas, sean merecedoras de ello.

A lo largo de la historia, se han publicado numerosos libros, “corpus”, de cartas de personajes, más o menos célebres, más o menos interesantes de leer; desde las trece Cartas de San Pablo; a, recientísimamente, la “Poesía en la tangente”, de Leopoldo Calvo-Sotelo, “compilado por sus hijos”, Pigmalión, 2022, en la que se recogen “versos dedicados a su prometida”, María del Pilar.

Sí, hagamos mejor nuestra vida, con todo lo bueno que los que nos precedieron nos “regalaron”, y, siempre, con nuestro recuerdo imperecedero a quiénes tanto nos dieron y nos amaron.

Marcelino de Zamora

Compartir el artículo

stats