Kiosko

La Opinión de Zamora

Carmen Ferreras

Zamoreando

Carmen Ferreras

¡Cómo nos engañan!

No podemos fiarnos de las campañas de marketing que nos hablan de las bondades de los productos

opinion

Llenar el carro de la compra ha subido un 15%. La mayor subida de precios en los últimos 25 años. Y esto no hay quien lo pare. Ni siquiera las erradas medidas del Gobierno que a nadie han satisfecho. Para más inri, vengo detectando una práctica que será todo lo legal que Consumo quiera, pero que atenta contra los derechos de los consumidores. Se trata de mantener los mismos precios pero compensándolo con la venta de menor cantidad, sin alterar el envase ni el precio de venta. No hay que ser muy espabilado para darse cuenta de que, ciertos envases son cada vez más pequeños, pesan menos.

Parece ser que estamos ante una nueva estrategia comercial que tiene nombre propio: ‘reduflación’ y que en economía no es otra cosa que el proceso en el que las mercancías y productos de todo tipo se reducen en tamaño o cantidad, mientras que sus precios siguen siendo los mismos o aumentan. Sin duda, estamos ante una respuesta al aumento en el nivel general de precios, en este caso que nos ocupa, de los alimentos. Más que ante una estrategia, estamos ante una argucia comercial.

Hay que ser muy diestro o tener tiempo y comprobarlo in situ para darse cuenta del engaño. A veces el peso y el tamaño son los detonantes que nos ponen en situación de alerta. La inflación nos está matando, mientras vacía la cesta de la compra. El consumidor a pagar mientras la nueva estrategia comercial mantienen los márgenes de ingresos, fidelizan a sus clientes de siempre y atraen a otros nuevos. No lo digo yo, que también, lo dice una de las más importantes organizaciones de consumidores de España, la OCU.

Esta organización ha vuelto a hacer los deberes comprobando que importantes firmas practican la reduflación, lo que le ha llevado a denunciarlas ante la Comisión Nacional de los Mercados. Sin ánimo de hacer publicidad en ningún sentido, OCU ha desvelado que, por ejemplo, los paquetes de pastas Gallo de 500 gramos, pesan ahora 450. El Cola Cao de 800 gramos contiene 40 gramos menos por el mismo precio. La margarina Tulipán de 500 gramos pesa ahora 450. Todos los yogures de Danone contienen cinco gramos menos. La reduflación también se ha impuesto en otros productos como galletas, paquetes de compresas o botellas de suavizante. El detergente líquido de Mercadona tiene el mismo precio y menos dosis de lavado.

¡Cómo nos engañan! No hay que dejarlo pasar. No podemos fiarnos de las campañas de marketing que nos hablan de las bondades de los productos de ciertas firmas que no tienen escrúpulo alguno en engañarnos con la complicidad del supermercado.

Compartir el artículo

stats