08 de agosto de 2017
08.08.2017

Vía plurinacional

Nadie sabe a ciencia cierta qué es, pero desde la sede federal del PSOE avisan de que no tiene marcha atrás

07.08.2017 | 23:58
Vía plurinacional

Nadie sabe a ciencia cierta qué es eso de la plurinacionalidad pero, al menos, el pulso entre Susana Díaz y los nuevos dueños del PSOE ha llevado a que desde la calle madrileña de Ferraz nos haya llegado una pista: la vía plurinacional no tiene marcha atrás.

Vaya por dios. Al cabo resulta que le sucede como al Biscúter, ese cochecillo diminuto y descapotable que pululaba por nuestras calles en los años sesenta. Era muy emocionante subirse a él, tirar de la palanca que lo ponía en marcha y ponerse a circular, sin necesidad de cerrar la puerta o abrocharte el cinturón porque carecía de tales artificios. Tampoco tenía, ya digo, marcha atrás, así que como lo dejases aparcado cuesta abajo y se te pegase otro automóvil al parachoques delantero no había forma de salir de la trampa.

La marcha atrás es invento útil, sí, pero se conoce que es invento antirrevolucionario y burgués, de los que atocinan al poco al ciudadano. Por culpa de la marcha atrás en octubre de 2016, tras el golpe de Estado del socialismo que echó a Pedro Sánchez, hubo investidura en vez de nuevas elecciones y ahora estamos pagando las consecuencias. Volvió Sánchez al poco para hacernos saber que sólo la vía plurinacional puede sacarnos del pozo y desde entonces somos muchos los que estamos ansiosos de saber de qué va la cosa. Qué suerte el que comiencen a aclararse sus rasgos porque las dudas abundaban. Por ejemplo, ¿a qué nación de la vía plurinacional pertenecerán los de Logroño o los de Badajoz? Al menos con Cartagena lo tenemos más claro porque, en tiempos de la Primera República, declaró su independencia como cantón y hasta acuñó moneda.

El cantón murciano levantisco duró poco más de ocho meses, tiempo suficiente para indicarnos el camino a seguir. Los historiadores nos lo aclararán pero igual resulta que Agustín García Calvo se inspiró en el cantón cartagenero al publicar en París en 1970 el manifiesto de la CAZ. El de la Comuna Antinacionalista de Zamora, que, pese a declararse contra todo Estado, reclamaba en su artículo primero la liberación de la comarca zamorana. Va a ser cosa de releer ese manifiesto a ver si, más allá de la carencia de marcha atrás, aclaramos en qué consiste la plurinacionalidad. Según imagino, supone llevar el espíritu zamorano a todas partes.

Los avances de la ciencia nos han llevado a la paradoja de que haya una especie entre todas las que forman el linaje humano de la que se conoce su genoma entero aunque no tengamos de ella otra cosa que unos pocos huesos. Del contenido de sus cromosomas se deduce de qué color tenían el pelo y los ojos pero poco más. De la vía plurinacional, de momento, ni eso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine