Baloncesto

El CB Zamora Enamora trabaja ante el colista y suma la novena

El conjunto de Saulo Hernández rompió el partido a finales del tercer cuarto.

Powell sube la bola para el CB Zamora Enamora ante el Damex Udea Algeciras.

Powell sube la bola para el CB Zamora Enamora ante el Damex Udea Algeciras. / José Luis Fernández

El CB Zamora Enamora se impuso al colista, Damex Udea Algeciras, por 87-60 en un trabajado partido. Un choque que los azulones no pudieron terminar de encarrilar hasta el final del tercer periodo cuando encontró tres triples consecutivos que hundieron definitivamente la resistencia visitante.

No tardó ni un minuto en tomar la delantera el conjunto zamorano ante el colista, encontrando en una primera canasta de Peris el impulso para iniciar con un parcial de 4-0 el partido. Un arranque en el que Pauskté, con un mate y una canasta posterior, se erigía de nuevo en una figura clave. Tanto en ataque, como en defensa, permitiendo una única canasta del Damex Udea Algeciras en los primeros tres minutos de partido (8-2).

El fuerte comienzo local lo prolongaba el artillero Buckingham con una canasta con tiro adicional para dar aún más vuelo a un CB Zamora Enamora realmente implicado en defensa. Un bloque que alcanzaba una renta de dobles dígitos antes del ecuador del primer periodo estirando su renta hasta el 13-2.

Los visitantes pusieron fin al parcial zamorano con un triple, pero, antes de cumplirse cinco minutos, se vieron obligados a pedir tiempo muerto (15-5). Un receso estéril para el último clasificado, pues el líder apeló a su segunda unidad para mantener la velocidad de crucero en el marcador, permitiéndose incluso fallos claros en ataque con 14 de ventaja. Errores que también pasaron a instalarse en la defensa, siendo estos los que acabaron dejando la renta zamorana en nueve puntos (26-17).

Un mate de Shelist y otro de Round dieron inicio al segundo periodo. Un golpe de autoridad necesario ante un colista que se aplicaba en el Ángel Nieto para no perder de vista al líder, que acumulaba faltas personales. Un problema que se sumaba a la permisividad arbitral de la que gozaba en su defensa el bloque de Algeciras, manteniéndose el choque muy abierto a cinco minutos del descanso (35-27).

Solicitó tiempo muerto buscando cambiar un poco la dinámica Saulo Hernández, ya con el equipo en bonus. Pero el partido no viró en su desarrollo antes del paso por vestuarios, al que se llegó con un 45-36 al descanso. Un resultado positivo, pero que daba chance al colista en el Ángel Nieto.

Trabajo y más trabajo

El CB Zamora Enamora regresó sabiendo qué tenía que hacer. Así, repitió el fuerte inicio de la primera parte también al comienzo de la reanudación. Sin embargo, esta vez, enfrente encontró respuesta.

Al 4-0 de parcial de los zamoranos y las buenas canastas de Round, Damex Algeciras respondía con buenas canastas. Iba a ser un día de mucho trabajo para el líder, que tenía que exprimirse bajo su aro y persistir sobre el contrario para ampliar mínimamente su ventaja (55-40, m. 34). Una labor en la que se necesitó del acierto de Buckingham y la potencia de Shelist, válidos para mantener la delantera, pero no para aplacar la ilusión del colista.

Ante un parcial en contra de 0-4, Saulo Hernández pidió tiempo muerto. Restaban poco menos de tres minutos para el último cuarto y el líder no terminaba de encontrar su mejor versión. El receso no trajo mejor puntería consigo para los zamoranos, pero sí algo de tranquilidad. Elemento necesario para que el CB Zamora Enamora se "encendiera" y en un momento de conexión mágico, marcara distancias.

Fue a través de Powell, con dos triples consecutivos, y de Naspler, desde la esquina, cuando el líder recuperó su acierto y con un parcial de 9-0 dejó el duelo encaminado de cara al último periodo. Incluso sufriendo una falta intencionada poco antes del desenlace (68-51).

Ese chispazo al final del tercer cuarto cambió el aire del partido. El CB Zamora Enamora entró con más confianza al periodo decisivo y el Damex Algeciras mucho más alocado. Eso permitió al líder recuperar balones, anotar con regularidad y escaparse definitivamente en el marcador (74-51) para asegurar un triunfo que le permite recuperar la sonrisa en el Ángel Nieto. Un triunfo que los pupilos de Saulo Hernández redondearon con grandes minutos de espectáculo y puntos en la recta final. Tiempo en el que los azulones estiraron su renta hasta el definitivo 87-60.