Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Baloncesto | Liga Challenge
Jacinto Carbajal Entrenador del Recoletas Zamora

Jacinto Carbajal: "Los detalles marcaron la diferencia en la Final Four"

“Si algo nos ha enseñado esta liga es que hace falta una plantilla larga y con mucha gente metida para jugar minutos de calidad”

Jacinto Carbajal da instrucciones a sus jugadoras en un tiempo muerto. | J. L. F.

Apenas ha pasado un día tras la derrota que dejó sin ascenso al Recoletas Zamora pero Jacinto Carbajal ya es capaz de extraer las primeras lecturas sobre la temporada del conjunto naranja. Una campaña a la que le faltó el premio final para su equipo y que deja claro que esta Liga Challenge es una competición tan exigente como se esperaba en un principio.

–¿Cómo resumiría su campaña con el Recoletas Zamora?

–Nosotros vinimos a Zamora para poder pelear por el ascenso y regresar a la categoría y no lo hemos logrado. Primero, por la vía de la regularidad, hubo equipos más sólidos que nosotras, que tuvimos varios altibajos; y, después, en la opción del play-off, creo que el equipo ha ido creciendo pero, al final, los detalles han marcado la diferencia en esa Final Four.

–Una de las incógnitas al inicio de curso era el estreno de formato. ¿Qué opinión le deja la Liga Challenge?

–Ha sido una liga muy exigente. En el formato antiguo había más diferencias entre los equipos punteros y el resto; te permitía regular mejor los esfuerzos de la temporada y controlarlos mejor. Lo que ha demostrado esta nueva liga es que, cada fin de semana, cualquier equipo te puede ganar y debes ir a tope desde el primer día.

–Y, además, tiene un duro play-off como postre.

–Eso es. Al final, la temporada se hace larga porque, el formato de liga cuenta a mayores con un play-off que arranca desde cuartos de final y supone un test realmente exigente. Una prueba dura pues es un cruce con dos partidos en apenas siete días, a ida y vuelta con diferencia de marcadores, arrancando además lejos de casa. Un obstáculo tras el que, después, llega la Final Four que es también muy dura, con dos partidos en menos de 24 horas en los que te juegas la temporada entera.

–¿Qué lectura extrae de esa alta exigencia que plantea?

–En primera instancia, creo que quizá haga falta llegar a ese tramo final con mucha gente conectada, en un buen momento físico y mental. Algo que ha nosotros nos ha faltado un poco... Era el objetivo del año, lo que buscábamos con continuas rotaciones, pero no se ha conseguido en la manera que nos hubiera gustado en este final.

–Supongo que, por ese motivo, se apostó por una plantilla larga. ¿Está satisfecho con el bloque creado?

–Sí, sin duda. Contábamos con una plantilla larga para poder afrontar bien la temporada físicamente y, esos momentos con el COVID alterando el calendario y generando momentos de más desgaste, se han llevado mejor gracias a esa rotación más larga. Aunque, el sábado y domingo nos faltara un poco de fuerza en ese sentido.

–La apuesta por esa plantilla larga se afianzó en invierno. ¿Contento con cómo se reforzó el bloque u otros rivales lo hicieron mejor?

–Todos los equipos hicieron pequeños retoques. Murcia, por ejemplo, cambió a su jugadora americana y fichó también a una base brasileña que le dio un “punto extra”, así como otra jugadora ucraniana. En nuestro caso, creo que la llegada de Gala fue un empujón, un fichaje que nos aportó muchas cosas que no teníamos y fue muy positivo. Por su parte, Ajemba venía a ocupar el hueco de Miscenko y, como dejó claro con su aportación en semifinales, ha sido un buen refuerzo. Creo que los cambios mejoraron la plantilla.

–¿Haría algún cambio en esa estructura?

–No. Si algo nos dice esta Liga Challenge es que hace falta una plantilla larga y con mucha gente metida con opciones de jugar minutos de calidad. Dos de los roster más largos Barça y Jairis son los que han ascendido. Es verdad que otros como Raca o Alcobendas han cuajado buena temporada con plantillas más cortas con una gestión más fácil y buenos picos de confianza pero ninguna de las dos han logrado ascender. Creo que en ese sentido hemos acertado.

–¿Y en el estilo? ¿Ha perjudicado o beneficiado el ser un equipo anotador y dinámico?

–Nosotras intentamos ser un equipo anotador porque, entendemos, es mejor para las jugadoras y la afición. Creo que el estilo lo marcan las jugadoras y ellas se han encontrado cómodas en esa dinámica.

–Pero, ¿ha podido pesar en este final de campaña?

–Es cierto que otros equipos, como Jairis, eran más defensivos y que, históricamente, es complicado ir a anotaciones altas en una fase de ascenso. Creo que hay que estar preparado para ello, contar con más equilibrio. Quizá, nos faltó un puntito de solidez atrás para cimentar nuestra idea...

–Pero, ¿ha podido pesar en este final de campaña?

–Ha ido creciendo y ganando en sensaciones. La eliminatoria contra Celta nos endureció y se notó en la semifinal contra Granada, un partido muy exigente porque era un rival que por estructura y tipo de juego nos era difícil de batir. El equipo hizo todo lo que tenía que hacer en semifinales pero, después, la final fue un cara o cruz.

A toro pasado, analizas y te das cuenta de que ese poco descanso entre partidos nos perjudicó más que al rival. Ellas tienen un estilo basado en el juego posicional y nosotras de correr y ser agresivas, una supuesta ventaja que no pudimos poner en práctica durante los 40 minutos porque no teníamos el fuelle necesario.

–Pero, ¿Qué sabor le deja este año en el CD Zamarat?

–Muy bueno. Ha sido una experiencia muy positiva en un club muy profesional pero, a la vez, con un toque familiar muy agradable. Con esa sensación de familia, con personas que lo dejan todo por el equipo.

–La pregunta del millón... ¿repetirá experiencia en Zamora?

–No es momento para responder. Hay que dejar que todo lo vivido este curso repose y, después, analizarlo, sentarse con la directiva para hablar de las conclusiones y ver que hacer.

Compartir el artículo

stats