La potabilizadora portátil garantiza 3.000 litros de agua diarios en Rabanales

Diputación y Ayuntamiento ultiman los trámites para la instalación de la nueva planta, que funcionará a partir de la primera semana de enero

Vecinas de Rabanales recogen las garrafas de agua de la Diputación para suplir la avería. | Ch. S.

Vecinas de Rabanales recogen las garrafas de agua de la Diputación para suplir la avería. | Ch. S. / Chany Sebastián

Rabanales de Aliste contará en la primera semana del ya próximo 2024 con una ETAP (Estación de Tratamiento de Agua Potable) para eliminar los altos contenidos de minerales detectados en el abastecimiento domiciliario por las analíticas realizadas por la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León.

La Diputación de Zamora y el Ayuntamiento de Rabanales han actuado y actuarán con carácter de máxima urgencia tras reunirse y analizar la situación creada por el manganeso los máximos representantes de ambas instituciones, Javier Faúndez Domínguez y Santiago Moral Matellán: "El abastecimiento de agua en un servicio vital para los pueblos y vamos a trabajar para que los vecinos de Rabanales puedan disponer de agua de la red lo antes que sea posible".

El Ayuntamiento de Rabanales celebrará un pleno ordinario el día 12 de diciembre, donde se aprobarán los presupuestos municipales para el año 2024 en los cuales irá incluida la partida a aportar por el Consistorio para la estación depuradora de la cual la mayor parte la aportará la Diputación de Zamora.

Los análisis de la Consejería de Sanidad realizados el pasado 7 de noviembre dieron unas altas tasas de manganeso. Ante ello se realizo una segunda analítica que confirmo.

Suministro portátil

La empresa Anadur, por encargo de la Diputación de Zamora, instalaba en Rabanales una potabilizadora de agua portátil que tiene capacidad para tratar un caudal de 3.000 litros diarios y los vecinos solamente tiene que pulsar para llenar de forma automática su garrafa de agua con una altísima pureza y de muy baja mineralización.

Estos equipos son de rápida respuesta para solucionar problemas de forma provisional hasta que se acometa la actuación principal que pueda potabilizar el agua de suministro a la población. Se trata de equipos de una gran fiabilidad que se llevan utilizando desde hace mas de 12 años y que se han instalado ya en mas de 40 pueblos de la provincia de Zamora como Flores, Tolilla, Sejas, Figueruela y Fornillos.

El equipo potabilizador dispone de una envolvente metálica en la que se alojan los sistemas de filtrado y potabilización. Dispone de filtro de turbidez y eliminación de hierro y manganeso, doble etapa de micro filtración, ultrafiltración mediante membrana de osmosis inversa, desinfección del agua mediante luz ultravioleta. Junto a las cinco etapas de filtración, el sistema dispone de grupo de alta presión, cuadro eléctrico de protección y control, y botellero de dispensación de agua potable. Este sistema de filtración logra eliminar el 98% de los minerales y contaminantes de agua sirviendo para eliminar fluoruros, cloruros, nitratos, hierro, arsénico y manganeso.

El pasado sábado la Diputación de Zamora ya distribuyeron agua engarrafada para los vecinos con vistas al consumo humano: beber y cocinar). El agua de la red si se puede utilizar para el aseo personal o la lavadora.

Una historia 48 años

Rabanales fue una de las primeras localidades de Aliste cuyos vecinos asumieron que el agua es un bien limitado e imprescindible para la supervivencia de los pueblos y sus moradores. Fue allá por el año 1965, cuando siendo Felipe Rivas, presidente de la Hermandad de Ganaderos, y José Martín, secretario, Rabanales tomaba la decisión de garantizar el almacenamiento de agua construyendo los abrevaderos de La Cañada, Valcastro, La Vega, Tras las Santas, La Vega, El Chano y Los Villarinos.

El progreso de las redes de abastecimiento domiciliario de agua y saneamiento llegaron hace ya 48 años, más concretamente en 1975. La mayoría de los pueblos alistanos se asentaban cuando apenas se habían perforado 16 metros. Continuaron los trabajos y cuanto más se profundizaba más agua salía hasta llegar a los 50 metros, donde el acuífero subterráneo ya daba 50 litros por segundo. La perforación se dio por terminada a los 44 metros. Valga como ejemplo que una vez retiradas las maquinas salía por su propio peso 4 litros por segundo. Una auténtica barbaridad. Fue un hecho tan extraño que la noticia corrió como la pólvora por todos los pueblos de Aliste e incluso llego a la capital de España. El acuífero de Rabanales fue portada del telediario de TVE el día 14 de diciembre de 1981.

16 de marzo de 2016

La potabilizadora portátil instalada en el municipio. | Ch. S.

La potabilizadora portátil instalada en el municipio. | Ch. S. / Chany Sebastián

El Ayuntamiento de Rabanales acordó en pleno el 16 de marzo de 2016 proyecto técnico de un nuevo sondeo que, redactado por el ingeniero Miguel Barrios Ramos y el arquitecto Teodoro Chillón Ramos, fijaba el presupuesto base de 40.000 euros.

Rabanales cuenta pues como toma principal para el abastecimiento domiciliario con un sondeo (el nuevo) de 90 metros de profundidad y un diámetro de 280 milímetros. Aparte se dispone de un segundo de 55 metros de profundidad y 200 milímetros de entubado solo para emergencias: es este el original de 1981 y se utiliza normalmente para las piscinas municipales.

En es mismo año de 2016 la Comisaría de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Duero autorizó el uso consuntivo de 29.199,66 metros cúbicos y caudal máximo instantáneo de 12 litros por segundo, procedentes de la masa subterránea Aliste hasta 29 de noviembre del año 2066. Los meses con un mayor concesión son los de julio y agosto 3.393,88 metros cúbicos, seguidos de junio y septiembre con 2.692, 20. Los meses con menor consumo son abril y noviembre con 2.100 litros.

En Rabanales la Diputación aportará por una alternativa similar a la de Flores donde en el verano de 2022 se logró poner en marcha la estación depuradora de agua potable en solo 48 días y su funcionamiento ha sido un éxito.

La tecnología empleada en estas plantas compactas de filtración logran aportar un agua potable a muy bajo coste de instalación, teniendo además uno costes de mantenimiento mínimo.

El proceso de potabilización se realiza en cinco etapas. En una primera etapa se procede a la oxidación, aireación y cloración; luego hay dos etapas de filtración mediante absorción con doble botella de filtrado y otras dos etapas finales en las que se equilibrar el PH del agua y se añade hipoclorito para garantizar la desinfección de agua potable.