Kiosko

La Opinión de Zamora

Activistas demandan que el nuevo contrato de Villalcampo favorezca a los pueblos de Zamora

Asociaciones y particulares proponen que la concesionaria proporcione luz gratis a los municipios afectados y pague un canon anual por MW instalado

Vista de presa y de la centrral hidroeléctrica de Villalcampo. | Emilio Fraile

La caducidad del contrato de explotación de las centrales hidroeléctricas de Villalcampo en 2024 es vista por activistas y asociaciones de la provincia de Zamora como una oportunidad para que la presa y su producción eléctrica dejen más dinero en impuestos y tasas en esta provincia. El Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico ya prepara la reversión de las instalaciones al Estado para sacarlas de nuevo a concurso, tal y como explicaba este diario el pasado miércoles, y ya hay quienes han elaborado su lista de demandas que pretenden que se incluyan en el pliego de condiciones del futuro contrato de explotación.

Esta semana la asociación Viriatos Zamora remitía a Confederación Hidrográfica del Duero una lista de alegaciones que también suscriben otras asociaciones y particulares como Luis Rodríguez San León o Pilar Calvo, en la que se proponen una serie de condiciones para el nuevo contrato. Además, volverán a remitir estas reivindicaciones cuando se abra el periodo de alegaciones al pliego del nuevo contrato.

Más impuestos a la eléctrica

La primera de las demandas es que la adjudicataria que explote Villalcampo a partir de 2024 esté obligada a crear una “empresa vehicular” con domicilio fiscal en la provincia de Zamora desde la cual tribute todos los ingresos producidos por la central, y no en la provincia donde se halle la sede de la empresa matriz.

Parque eléctrico de la central de Villalcampo. EMILIO FRAILE

En segundo lugar, pretenden imponer un canon de 5.000 euros al año por megavatio instalado que cobrarían los municipios en los que esté construido el embalse y la central hidroeléctrica. En el caso de Villalcampo, con una potencia instalada de 206 MW sumando Villalcampo I y Villalcampo II, si estos zamoranos consiguieran su objetivo el canon le costaría más de un millón de euros anuales a la eléctrica que explote la presa, dinero que cobrarían los pueblos de alrededor del embalse, como Villalcampo, Villaseco del Pan, Moralina de Sayago o Pereruela.

Vista de la presa y el embalse de Villalcampo. | José Luis Fernández Alejandro Bermúdez

Además, también pretenden que los municipios que acogen subestaciones transformadoras cobren un segundo canon de 0,35 euros al año por kilovatio instalado.

Electricidad gratis para los pueblos afectados

Por otro lado, reclaman que la electricidad no tenga coste en los municipios afectados por el embalse, algo que no solo beneficiaría a los vecinos, sino que también ayudaría a atraer empresas a estas zonas rurales. La propuesta involucraría no solo a la compañía eléctrica, sino también al Estado, ya que piden una exención de todos los impuestos que lleva la electricidad para que el recibo de la luz sea de 0 euros en estos pueblos.

Por último, citan una condición ya incluida en las primeras concesiones a “Saltos del Duero”, que es la obligatoriedad de contratar preferentemente a personas de la provincia de Zamora.

Historia del embalse de Villalcampo

La presa de Villalcampo, y la central hidroeléctrica Villalcampo I, con 96 MW instalados, fueron construidas por la sociedad “Saltos del Duero”, que ideó un complejo sistema de embalses en los Arribes del Duero y en sus afluentes Esla y Tormes. Las obras comenzaron en 1942 y la central se puso en marcha en 1949. Saltos del Duero construía las presas en el dominio público hidráulico a cambio de explotarlas durante 75 años desde su puesta en marcha, un periodo que en el caso de Villalcampo se cumplirá en 2024, y así lo intentará demostrar el Ministerio de Transición Ecológica, que va a contratar a un equipo de juristas e ingenieros para ordenar la reversión de las instalaciones y su segunda licitación.

La capacidad de producción de este embalse se amplió en los años 70, cuando Iberduero –empresa resultante de la fusión de Hidroeléctrica Ibérica y Saltos del Duero– construyó Villalcampo II, que entró en marcha en 1977 con una potencia instalada de 110 MW.

Compartir el artículo

stats