La villa de Alcañices construirá una piscina municipal infantil antes de finalizar la primavera con vistas a que pueda entrar en servicio y recibir a los primeros niños y niñas a partir de la próxima campaña estival de julio y agosto.

Era esta una de las asignaturas pendientes para el Ayuntamiento presidido por Jesús Lorenzo Más desde hace ya muchos años y que no se había podido afrontar por falta de fondos para ello. La prioridad del equipo de Gobierno ha sido hasta ahora finalizar antes las infraestructuras básicas urbanas de primera necesidad como era el caso del abastecimiento de agua domiciliario cuya finalización se ejecuta ahora en dos fases.

Cuando se construyó la actual piscina municipal de adultos en el barrio del “Alto la Atalaya” no era obligatorio que a su vez se habilitase una para que pudiera ser utilizada por los pequeños. Un caso similar a lo que ocurrió con las otras dos más antiguas de la zona alistana en San Vitero y San Pedro de las Herrerías.

El Ayuntamiento tiene proyectado poder iniciar las obras lo antes que sea posible dado que quedan sólo dos meses para la apertura de la campaña, que suele coincidir con la romería de Nuestra Señora la Virgen de la Salud que tiene lugar el 2 de julio.

El embalse de Ricobayo, una de las zonas de baño más demandadas. | Ch.S.

El embalse de Ricobayo, una de las zonas de baño más demandadas. | Ch.S. Chany Sebastián

El municipio de Alcañices cuenta en la actualidad con una población de 1.065 habitantes (560 hombres y 505 mujeres), siendo el único de los 31 de la comarca que se mantiene por encima del millar. Hace ahora setenta años, allá por 1950, alcanzó los 1.709 habitantes.

La población máxima estacional, muy en particular en julio y agosto, que soporta el Ayuntamiento de Alcañices se sitúa por encima de los 3.500 vecinos, según los datos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, incluyendo a aquellos que residen como a quienes están vinculados de alguna manera al municipio por motivos de trabajo, estudios o vacaciones.

A ello hay que sumar que al ser una población céntrica y la cabecera comarcal, además de villa fronteriza, Alcañices recibe a diario muchas visitas, tanto de pueblos de España como de Portugal, lo cual lleva a que su piscina sea una de las más concurridas durante la temporada estival.

Alcañices cuenta en la actualidad con 78 niños y niñas menores de quince años empadronados, de los cuales 21 son menores de cinco y 33 tienen entre cinco y diez años. Estos 54 serían los principales destinatarios de la piscina infantil. Obviamente en los meses de julio y agosto los niños, cuando menos, se duplican. Ante el peligro para ellos en la piscina de adultos, muchas de las familias optaban hasta ahora por adquirir las clásicas piscinas portátiles y habilitar eárea de baños de sus hijos y nietos en sus jardines o ir a la infantil de Rabanales.

Por tramos de edad, Alcañices cuenta con otros 24 niños de entre 10 y 15 años. En cuanto a adolescentes y jóvenes hay 120 entre los 15 y los 30 años que suelen ser otros de los habituales usuarios del baño. La comarca natural de Aliste, Tábara y Alba cuenta con un total de ocho piscinas municipales, la mayoría de ellas, seis, en tierras alistanas: Alcañices, Villalcampo, San Vitero y Rabanales, más las de Figueruela de Arriba (Campamento Público de Turismo “Sierra de la Culebra”) y San Pedro de las Herrerías (antiguo campamento juvenil “San Ignacio de Loyola”), cuya explotación tiene cedida la Junta de Castilla y León a una empresa privada de Zamora. Aparte está la piscina de Muelas del Pan (Cerezal de Aliste, Villaflor y Ricobayo de Alba) y en la única de la Tierra de Tábara situada en Moreruela. Para esta última, el ayuntamiento que preside Santiago González Calvo aprobó el pasado mes de marzo un proyecto técnico, redactado por Aguirre y Duque Arquitectos, para la restauración de las piscina con una inversión económica, presupuesto base de licitación para su ejecución material por contrata, de 86.926,62 euros. De esta manera se pondrá al día una de las piscinas más antiguas y a la vez con mas prestigio de la provincia.

Carbajales abrirá su zona de baño urbana en el verano de 2022

Te puede interesar:

El Ayuntamiento de Carbajales, cuya Corporación Municipal preside el alcalde Roberto Fuentes Gervás, tiene incluida en los presupuestos municipales para este año 2021 una partida de 114.00 euros para la culminación de todas las infraestructuras de las que carece para poder ponerse en marcha: depuradora, zonas verdes y adecuación sin barreras arquitectónicas. Además tiene pendiente construir la piscina infantil. El edificio para acoger los vestuarios y los servicios está construido pero hay que habilitar las prestaciones interiores tales como las duchas y el bar. En cualquier caso, dado que aún hay que licitar las obras y luego contratarlas, será materialmente imposible que este lista para abrirse el próximo verano, con lo cual la idea es rematarla a lo largo de 2021 y ponerla en marcha en junio de 2002. En el proyecto de finalización colaborará el Centro para la Atención Integral de Personas con Discapacidad de Carbajales de Alba, de Asprosub, gestionado por la Fundación Personas desde su apertura en 2006.

Tras el incongruente año 2020 donde muchos pueblos no pudieron abrir las piscinas a causa de la crisis sanitaria global originada por el coronavirus, los alcaldes y concejales de los diferentes pueblos, así como los vecinos, esperan y desean que la situación evoluciona favorablemente y este año sí puedan prestar sus servicio. Aún siendo Aliste, Tábara y Alba un territorio con muchos ríos (Aliste, Manzanas, Frío, Esla, Duero, Cebal, Anguira, Mena y Espinoso, muchos de los caudales se secan en verano) y grandes embalses (Ricobayo, Castro y Villalcampo) la comarca cuenta solamente con una playa fluvial considerada oficialmente como tal por la Junta de Castilla y León: la del río Esla en la localidad de Ricobayo de Alba. La vacunación contra el Covid-19 avanza a buen ritmo en la comarca y muy en particular entre las personas de alto riesgo, –la mayoría de los mayores de 70 años ya están vacunados–, y eso lleva a los abuelos y abuelas a la esperanza de que este próximo verano sí puedan volver a disfrutar de la compañía de su nietos y nietas, aventurándose la llegada masiva de cientos de emigrantes a los pueblos si la situación sanitaria se ha estabilizado.