05 de diciembre de 2019
05.12.2019
La Opinión de Zamora
ÚLTIMA HORA
El PNV ganaría en Euskadi y el PP lograría mayoría absoluta en Galicia, según sondeos

El "'revientamisas" de Valladolid pacta una multa de 712 euros

El condenado, que entraba a la eucaristía fumando y grababa a los fieles, elude prisión

05.12.2019 | 12:34
El "'revientamisas" de Valladolid pacta una multa de 712 euros

El "revientamisas" de Becilla de Valderaduey (Valladolid), el joven Rodrigo G.R, vecino de dicha localidad acusado de alterar varias ceremonias religiosas el pasado mes de mayo, ha sido condenado por la Audiencia Provincial al pago de una multa de 712 euros, en lugar del año de prisión que inicialmente pedía para el la acusación pública.

La vista oral no se ha llegado a celebrar fruto del acuerdo que minutos antes del inicio han alcanzado el acusado y su abogado con la representante del Ministerio Fiscal, de forma que Rodrigo G.R. ha reconocido la autoría de sendos delitos contra los sentimientos religiosos en los que concurre la atenuante analógica muy cualificada derivada de su afección psíquica, ya que está diagnosticado de trastorno de personalidad de tipo B (antisocial, narcisista y egocéntrico), según informaron a "Europa Pres"s fuentes jurídicas.

Así, el tribunal, en sentencia que ya es firme, ha impuesto al encausado una condena de 89 días de cárcel por cada uno de los dos delitos, si bien ambas penas han sido sustituidas por multa, en concreto 178 días, a razón de cuatro euros día (712 euros en total) que Rodrigo G.R. podrá abonar fraccionados a lo largo de 24 mensualidades.

La condena tiene su origen en los incidentes que el acusado protagonizó los días 5 y 8 de mayo de 2018 en las iglesias de San Miguel y Santa María de Becilla, respectivamente, donde alteró sendas misas que en esos momentos se estaban celebrando.

En el primer caso, el condenado entró en el templo fumando, con unos auriculares puestos y teléfono en mano con el que comenzó a grabar a los fieles.

Su actitud llevó al sacerdote a dar por finalizada la lectura del Evangelio, interrumpiera la ceremonia y se dirigiera al encausado para advertirle de que esas no eran formas de comportarse.

Rodrigo G.R. pidió hablar con el cura, si bien éste le invitó a que abandonara la iglesia y le emplazó para mantener fuera la conversación una vez concluido el culto.

El vecino salió a la calle pero al poco tiempo volvió a las andadas, deambulando entre los feligreses, acercándose al sagrario y, de nuevo, interrumpiendo la ceremonia religiosa, hasta que otro vecino logró convencerle para que saliera de nuevo a la calle.

Dos días después protagonizó otro incidente similar en la iglesia de Santa María, también en Becilla, donde se celebraba una misa que volvió a interrumpir al entrar dando voces y pidiendo hablar con el sacerdote.

Como el religioso no le contestó, Rodrigo comenzó a deambular entre los bancos y le preguntó si podía llevarse los libros de cánticos que había empezado a recoger. No contento con ello, se subió al púlpito, fotografió el sagrario, cogió las velas encendidas, las sacó de su ubicación y las dejó por distintas partes de la iglesia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags