Sociedad

Olmillos de Valverde se vuelca con su barbero centenario

El pueblo celebra los 100 años de Ovidio Fernández Ampudia con actos de celebración durante toda la jornada

Ovidio Fernández y su mujer Bernarda con los alcaldes de Burganes y Olmillos, Christofer Ferrero e Iván Santos.

Ovidio Fernández y su mujer Bernarda con los alcaldes de Burganes y Olmillos, Christofer Ferrero e Iván Santos. / C. E.

Ovidio Fernández Ampudia ha sido hoy sin duda el vecino más feliz de Olmillos de Valverde por doble motivo: cumple cien años (esto será este lunes 4), y los vecinos de la localidad lo han celebrado tributándole un sentido homenaje a lo largo toda la jornada.

La localidad ha arropado al centenario en una misa; en un vino español con charanga; en una merienda con todo el pueblo en la que el alcalde de Burganes, Christopher Ferrero, y el de Olmillos, Iván Santos, le entregaron una placa y un ramo de flores; y, finalmente, con un baile posterior.

Una vecina del centenario, Celia Escudero González, ha querido glosar la figura de Ovidio con un texto que se reproduce a continuación:

Ovidio posando en su domicilio con familiares y amigos.

Ovidio posando en su domicilio con familiares y amigos. / C. F.

"Miguel Delibes dijo “Permitamos que el tiempo venga a buscarnos en vez de luchar contra él”. Y eso es lo que está haciendo Ovidio, permitir que el tiempo le busque y, así, van 100 años.

Ovidio Fernández Ampudia nació en Olmillos de Valverde el 4 de diciembre de 1923. Hijo de agricultores, ha vivido dedicándose a la tierra, como la mayoría de los vecinos en esa época, y siendo el barbero de Olmillos. Afeitaba a sus vecinos a la luz del candil, por eso le sorprendió tanto la llegada de la luz eléctrica a su pueblo y, por eso, es uno de los hechos en su vida que más destaca a día de hoy.

Ovidio con su mujer Bernarda y su tarta de centenario.

Ovidio con su mujer Bernarda y su tarta de centenario. / C. F.

Vive con su mujer, Bernarda Galende Mayado, de 93 años. Mujer con tal energía, que sus paseos pueden llegar hasta Burganes de Valverde (3 kilómetros…). Tiene 3 hijos, 6 nietos y un biznieto.

Sus días pasan disfrutando de paseos subido en su vehículo eléctrico especial, y como él mismo dice, “Nunca he conducido y ahora…”. Ríanse de la frase “nunca es tarde”. Sigue haciendo “rajos” (leña) con su hacha. Bebiendo su vasito de vino en las comidas. Viendo partidos de pelota, que tanto le han gustado siempre. Jugando su partida de cartas con su nieta, aunque a veces se conforma con verla jugar un solitario, porque la vista no le permite más. Y sigue con una mente despierta, capaz de contestar con rapidez y chanza, a quienes se acercan a saludarle cada vez que va al vermú tras la misa de domingo.

Aspecto del salón de usos múltiples de Olmillos esta tarde para celebrar el cumpleaños de Ovidio.

Aspecto del salón de usos múltiples de Olmillos esta tarde para celebrar el cumpleaños de Ovidio. / C. E.

Su querido pueblo, Olmillos de Valverde, ha organizado esta fiesta en su honor con una misa, una merienda y música. Algo que agradece el cumpleañero, y su familia, al Ayuntamiento de Burganes, a Christopher, a Iván y a los concejales.

Desde que se enteró de que se iba a hacer una fiesta en su honor, ha contado los días para que llegara y ha sido consciente del tiempo, reflexionando sobre ello y diciendo “Anda, que desde que era pequeño…”

Ovidio con su hija y sus nietas.

Ovidio con su hija y sus nietas. / C. E.

Desde que eras pequeño, Ovidio, han pasado 100 años. Felicidades, amigo. Sigue permitiendo que el tiempo venga a buscarte".

Aspecto del frontó durante el vino españo y el baile con charanga por la mañana.

Aspecto del frontó durante el vino españo y el baile con charanga por la mañana. / C. E.