Kiosko

La Opinión de Zamora

El Mercado Medieval devuelve el esplendor comercial de la antigua Benavente

El Mercado Medieval de Benavente evoca una vez más la época en la que la ciudad comenzó a situarse como referencia de todo el comercio de la zona

Visitantes del mercado. C. G. R.

Dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor, y la ciudad de Benavente no es una excepción. Durante el siglo XII, en los albores de la Baja Edad Media, Benavente comenzó a situarse como un enclave fundamental para el comercio de la zona, una condición que se mantiene hasta la actualidad.

La Plaza Mayor durante el montaje. | C. G. R.

La ciudad se ha erigido como uno de los puntos clave del comercio del noroeste de la Península Ibérica. No obstante, todo tiene un principio, y Benavente ha querido nuevamente recordar aquella época con la celebración de una nueva edición de su mercado medieval.

Los feriantes ultiman los puestos del Mercado. | C. G. R.

De la misma forma que se hacían en aquella época, la Plaza Mayor ha acogido durante este fin de semana un mercado medieval en el que los visitantes podían adquirir todo tipo de productos de artesanía, incluidas viandas típicas de la época.

Puestos del mercado medieval en la Plaza Mayor de Benavente. | C. G. R.

“Es muy interesante ver de dónde venimos y cómo hemos llegado a ser un punto comercial tan importante”, comentaba una vecina de localidad benaventana.

El gran aire medieval que se respiraba en la Plaza Mayor de Benavente tenía como gran aliado el torneo entre caballeros celebrado en la Plaza del Grano, que evocaba de forma inequívoca lo que hubiera sido la localidad en tan lejana época.

Un programa plagado de actividades para todos los públicos también pensó en los más pequeños. Por ejemplo, los vecinos más jóvenes de Benavente pudieron tomar contacto con las aves rapaces en un espectáculo de cetrería con los niños como coprotagonistas, junto con los animales.

La empresa encargada de la organización de esta edición del mercado medieval, Las águilas de Valporquero, explica que el objetivo de la celebración de esta actividad es promocionar la cultura medieval en la ciudad.

Otro de los pilares fundamentales de este viaje a la Baja Edad Media es la promoción del trabajo de los artesanos y especialistas en la distribución de elementos manufacturados y, con ello, conseguir dinamismo gracias a la visita de los ciudadanos de pueblos vecinos.

Lo que Benavente ofrece a la celebración de un mercado medieval es un entorno privilegiado y con un aura de la época difícilmente igualable. La Plaza Mayor, la calle de la Encomienda o la Iglesia de San Juan del Mercado ofrecen un marco perfecto para que quien haya visitado este mercado, aunque fuera por un breve periodo de tiempo, se sintiera como si realmente hubiera viajado al pasado.

La ciudad, pues, se convirtió durante este fin de semana en una máquina del tiempo y permitió viajar a decenas de personas hasta hace más de 900 años para disfrutar de productos de aquellos artistas, tantas veces olvidados como son los artesanos. El mercado supuso también un incentivo para el turismo en Benavente en el periodo estival, aprovechando la llegada de agosto y, con ello, el comienzo de las vacaciones.

Compartir el artículo

stats