Santa Cristina de la Polvorosa ha recibido hoy la dolorosa noticia del fallecimiento de la joven médico de familia Sara Bravo López, con raíces en este pueblo, como consecuencia del coronavirus. La joven de 28 años de edad hacía refuerzos como médico de familia en el Centro de Salud de Mota del Cuervo y fue en un servicio de Urgencias donde se contagió por el COVID-19, hace un mes, según indican sus familiares, y no ha logrado superarlo.

La familia materna, residente en Santa Cristina de la Polvorosa, mostraba ayer su dolor y ponía en valor la dedicación de esta joven que "siempre quiso ser médico y ha fallecido ayudando a los demás", según explicaban. El Ayuntamiento mantiene las banderas a medio asta en señal de duelo.

También se han unido al dolor sus compañeros del Área Integrada Sanitaria quienes solo tienen buenas palabras para ella. A través de las redes sociales aseguran que "se ganó el afecto y consideración de vecinos y compañeros por sus valores humanos y su encomiable entrega y actitud profesional de servicio a sus pacientes".

Sara Bravo nació en Ciudad Real donde forjó a sus amigos pero ha estado siempre vinculada a Santa Cristina, según explican sus familiares, donde hoy en día vive su madre.