08 de marzo de 2019
08.03.2019
ESPECIAL CAMPO

Zamora, una provincia eminentemente agrícola

Zamora cuenta con más de 252.000 hectáreas de superficie agraria, la mayoría de ellas, con un total de 167.000 hectáreas, dedicadas al cultivo de cereales

08.03.2019 | 18:04
Un agricultor trabaja en sus tierras en la provincia de Zamora.

Zamora es una provincia eminentemente agrícola y así lo ponen de manifiesto los datos oficiales de la superficie cultivada en el año 2018. Según los datos recogidos por el Servicio de Estudios, Estadística y Planificación Agraria de la Junta de Castilla y León, la provincia cuenta con un total de 252.603 hectáreas de superficie dedicada a la agricultura y la gran mayoría de ellas, con un total de 167.275 hectáreas, están dedicadas al cultivo de cereales.

Son el trigo y la cebada los cereales más extendidos, con 68.266 y 61.838 hectáreas cultivadas, respectivamente. Esto suma un total de 130.104 hectáreas.

Al trigo y la cebada, que representan más de la mitad de todos los terrenos de cultivo de la provincia, se suman otros cereales como la avena, con 18.543 hectáreas de superficie; el maíz, con 11.428; el centeno, con 3.888; el triticale, con 3.258, y por último, el sorgo, con 54 hectáreas.

A los cereales le siguen en importancia en la provincia de Zamora los cultivos industriales, que suman un total de 35.865 hectáreas de superficie sembrada, según los datos actualizados a octubre de 2018. Los cultivos industriales en la provincia zamorana son el girasol, con 26.302 hectáreas; la colza, con 7.320; la remolacha azucarera, que se siembra en 2.235 hectáreas, y la soja, una variedad que está presente en 8 hectáreas de terreno dedicado a la agricultura en la provincia.

En cuanto a los cultivos forrajeros, hay 32.455 hectáreas dedicadas a ellos. Del total, 16.061 son hectáreas de alfalfa, 15.109 de veza para forraje y 1.285 de maíz forrajero.

En los últimos puestos en cuanto al espacio de cultivo que representan se sitúan las leguminosas, los tubérculos y las hortalizas.

Así, las leguminosas de grano disponen de un espacio de cultivo de 14.899 hectáreas, de las que los guisantes secos acaparan la mayor parte de los terrenos, concretamente 7.228 hectáreas. Hay también 5.043 de veza, 1.802 de garbanzos, 358 de yeros, 248 de lentejas, 153 de judías secas y 67 de altramuz dulce.

El menor protagonismo lo tienen las hortalizas, con 1.155 hectáreas cultivadas, y los tubérculos, con un total de 954. En cuanto a las hortalizas, los datos de superficie reflejan que hay 373 hectáreas de guisantes verdes, 241 de ajo, 177 de cebolla, 157 de zanahoria, 45 de calabaza, 38 de melón, 33 de pimiento, 31 de espárrago, 21 de sandía, 16 de espinacas, once de calabacín, seis de tomate, cuatro hectáreas de repollo y una de lechuga y otra de puerro.

Además, respecto a los tubérculos, hay 954 hectáreas cultivadas de patatas, concretamente 573 de patata tardía y 381 de patata de media estación.

Según los datos del año 2018, en la comunidad autónoma había más de 1,9 millones de hectáreas de superficie dedicadas al cultivo de cereal, con el mayor protagonismo también en el conjunto de Castilla y León para el trigo, con 875.968 hectáreas, y la cebada, con 763.123.

A los cereales se suman 327.480 hectáreas de cultivos industriales, 208.749 de forrajes, 126.359 de leguminosas, 19.348 de tubérculos y en último lugar, 11.613 hectáreas de superficie en las que se siembran hortalizas en toda la comunidad autónoma de Castilla y León.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook