LaLiga

La AECC advierte de la «gravedad» del copago del transporte para enfermos

Jesús Fernández, presidente regional, afirma que la medida sería «más perjudicial en provincias como Zamora»

 
Jesús Fernández, presidente de la AECC en Castilla y León.
Jesús Fernández, presidente de la AECC en Castilla y León.   Foto L. O. Z.

D. G. T. El presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer en Castilla y León, el zamorano Jesús Fernández, advirtió que si finalmente se aprueba que los enfermos oncológicos paguen parte del transporte sanitario que necesita podría haber «graves consecuencias para muchos de ellos».


En una entrevista con la Agencia Efe, el ginecólogo zamorano confió en que se haga una excepción con los enfermos de cáncer «al igual que se hace con los que necesitan diálisis, y no tengan que pagar ese transporte». Fernández recordó que «hace no mucho» se mantuvo una reunión con el Consejero de Sanidad de la Junta, Antonio Sáez, «que mostró su interés en que los pacientes oncológicos entraran en la excepción para no asumir el coste del transporte, porque tienen una enfermedad que requiere desplazamientos de una manera habitual».


El presidente regional de la AECC recordó que la situación se agrava en provincias como Zamora donde, «por ejemplo, ir desde Sanabria al hospital son 120 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta, más otros 60 kilómetros a Salamanca para tratamientos complementarios que puedan necesitar».


«Entendemos que discriminar siempre es negativo para cualquier grupo, decir que uno sí y que otros no, no está bien, pero los pacientes de cáncer ya tienen bastante con su enfermedad y sus tratamientos como para tener que hacer el copago del transporte», argumentó Fernández en referencia a los pacientes oncológicos.


El presidente regional de la AECC añadió que «habría pacientes que pudieran pagarlo pero otros muchos tendrían graves dificultades, por lo que habría consecuencias graves porque no queremos ni imaginar que alguien se pudiera quedar excluido del tratamiento por no poder asumir el coste del transporte», cuyo montante aun no está claro a cuanto ascendería.


«Es difícil calcular el número de viajes que tendría que hacer cada paciente» como término medio, apuntó el zamorano, así como «el coste que tendría que asumir del desplazamiento, porque la quimioterapia supone un desplazamiento semanal durante, en muchos casos, dos o tres meses seguidos». La AECC también se encarga de ayuda económica a los enfermos, pero «no puede asumir» estas funciones.

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine