Magazine Fashion&Arts
Mercado de lujo

Adiós, bling bling

No es poseer, es sentir. No es la riqueza, sino la vivencia. El lujo ha cambiado de forma y de fondo

23.11.2016 | 14:27
La imagen clásica del voraz consumidor de lujo.

Pekín, año 2011. La cola para entrar a la tienda de una famosa marca da la vuelta a la manzana. Son las doce de la noche, pero al día siguiente la firma pone a la venta su nuevo bolso, de edición limitada, y todos quieren ser los primeros en colgárselo del hombro. Ahora o nunca. A los pocos meses el Gobierno chino prohíbe la exhibición publicitaria de objetos caros por su capacidad de "perturbar la armonía ciudadana e incitar a la corrupción".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Belgrado, más allá de Abramovic
El patio de la Gallery-Legacy Colakovic.

Belgrado, más allá de Abramovic

Un programa aspira a juntar el talento artístico de la región, disperso por el mundo

A doble o Nada

A doble o Nada

Cuando en los ochenta Jacques Courtin-Clarins soñaba con crear el cosmético más eficaz del mundo,...

Psicología del pelo

Psicología del pelo

Conocimiento de uno mismo y trabajo. Así podemos resumir la belleza real, sin idealizar, y con la...

"Las Nike se hacen mejor en Vietnam que en Italia"

"Las Nike se hacen mejor en Vietnam que en Italia"

Rem D. Koolhaas se saltó esa máxima, su título de Arquitectura y hasta el apellido de su tío, para...

Carta a mi madre

Carta a mi madre

Una historia de adicción y familia

Joyas para todos los días

Joyas para todos los días

La diseñadora rejuvenece el sector con piezas discretas y cotidianas que siguen siendo lujo

Enlaces recomendados: Premios Cine