Magazine Fashion&Arts
Mercado de lujo

Adiós, bling bling

No es poseer, es sentir. No es la riqueza, sino la vivencia. El lujo ha cambiado de forma y de fondo

23.11.2016 | 14:27
La imagen clásica del voraz consumidor de lujo.

Pekín, año 2011. La cola para entrar a la tienda de una famosa marca da la vuelta a la manzana. Son las doce de la noche, pero al día siguiente la firma pone a la venta su nuevo bolso, de edición limitada, y todos quieren ser los primeros en colgárselo del hombro. Ahora o nunca. A los pocos meses el Gobierno chino prohíbe la exhibición publicitaria de objetos caros por su capacidad de "perturbar la armonía ciudadana e incitar a la corrupción".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

El hijo predilecto
Panorámica de la sección de la muestra.

El hijo predilecto

Josep Font es el único español presente en la exposición que el Victoria & Albert dedica a la...

Paris la nuit

Paris la nuit

Nunca vestir como Barbie estuvo de moda. Hasta que llegó ella. Ahora que vuelve el estilo de los...

Intelectualmente

Intelectualmente

Las gafas no son un complemento más

Horas en el paraíso

Horas en el paraíso

Los primeros festivales marcaron la atracción fatal entre moda y conciertos infinitos

Santos placeres

Santos placeres

El Monasterio de Valbuena alberga el spa de lujo de Clarins - Cuidar cuerpo y alma vale 5 estrellas

Política del cuerpo

Política del cuerpo

Ya lo advirtió el filósofo Foucault: "El cuerpo es un texto donde se escribe la realidad social"

Enlaces recomendados: Premios Cine