Zamoreando

Plantar marihuana

Debe ser terrible depender de las drogas para seguir "tirando"

15.11.2016 | 09:09
Plantar marihuana

No es la primera vez que la Guardia Civil, o bien como ahora la Policía Nacional, desarticulan redes supuestamente responsables de plantaciones de marihuana. En esta ocasión, se ha detenido a siete personas, se ha desarticulado la red que formaban y lógicamente se han destruido o se van a destruir las tres mil plantas de este psicotrópico que hundían su raíz en suelo del municipio sevillano de Morón de la Frontera. La investigación continúa abierta, ya que el líder de la organización criminal y su pareja sentimental consiguieron huir en un vehículo en el momento en que iban a ser detenidos. La plantación no era una tontería de andar por casa. Contaba con un sofisticado sistema artificial de climatización, con equipos de aire acondicionado, sensores de humedad, transformadores, 400 lámpara caloríficas, abonos y aceleradores de crecimiento.

Se está extendiendo por muchos puntos de España este "cultivo" a todas luces ilegal. En Cataluña, donde lo de la permisividad está directamente relacionado con la costumbre de ir contracorriente, se han producido la mayoría de "descubrimientos" de este tipo de plantaciones. Se han llegado a clausurar incluso clubs de fumadores que tenían barra de marihuana. Sus efectos físicos y psíquicos no son nada recomendables. Así y todo, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, se trata de la sustancia ilícita más utilizada en el mundo. La regulación legal de la marihuana o cannabis es diferente en cada país, y existen tanto detractores como defensores de su despenalización. En España es ilegal, afortunadamente, y eso es lo que cuenta.

Que para sentirse eufórico o se beba alcohol o se fume uno un canuto de esta y otras hierbas no es lo más recomendable, desde luego, porque entre otras cosas y a largo plazo disminuye la capacidad mental y provoca sentimientos de paranoia y ansiedad. Lo curioso del caso es que Zamora no es ajena a esta moda. Quizá en pequeñas cantidades pero por estos lares locales y provinciales, la marihuana o cannabis no es una planta extraña. Es más, puedo decir y digo y hasta ahí puedo leer que es una planta que crece en algunas terrazas y jardines particulares, sobre todo en esos que no están a la vista del que pasa y mira. No es estético y al parecer tampoco ético, que se sustituyan los parterres de rododendros y adelfas por marihuana y los tiestos de geranios y petunias por la misma planta. Y no vale con alegar eso de que se tiene para consumo propio. Es una planta ilegal y no hay más cáscaras. De todas formas, tiene que ser terrible depender de esta y otras sustancias para ir tirando, para enfrentarse a los avatares diarios de la vida. Y que no me vengan con el consabido uso medicinal y religioso de este psicoactivo, también se alegan fines recreativos pero ninguno de ellos cuela a ojos de la ley. En el caso de Morón, se cultivaba la "maría" para su distribución y venta, es decir, con evidentes fines lucrativos. Hasta que fueron pillados, gracias a la denuncia de una vecina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine