La matriusca

La izquierda discute en el puente cómo salvar al que se está ahogando

01.10.2016 | 00:23
La matriusca

Las matrioskas o matriuscas son esas muñecas rusas que se han hecho célebres porque unas van dentro de otras, de manera tal que si abres la grande dentro de ella encuentras una más pequeña, que a su vez puedes también abrir, y ¡oh, sorpresa! encontrar otra aún más chiquita, y así sucesivamente.

Su atractivo está en esa circunstancia, ocurrente, de que hay unas dentro de otras; es decir, una de esas muñequitas sola, al margen de las demás, pues ni fu, ni fa.

Se trae esto a colación por lo siguiente: Supongamos que un individuo quiere transformar la sociedad porque le parece injusta. Es decir tiene un programa en la cabeza de cómo deberían ser las cosas.

A poco que piense se da cuenta que él solo no puede hacer lo que pretende, y se integra en un partido político.

La persona que da este paso sería la muñequita más pequeña de la matriuska, y el partido que eligió, la segunda más pequeña. Naturalmente, al integrase en un partido, nuestro militante ha tenido que rebajar su "programa electoral íntimo" adecuándolo al del partido que eligió.

Pero no le importa pues encuentra que, aunque él tiene razón, no todo el mundo entiende como él que por ejemplo, hacer repetir asignaturas aprobadas es injusto y por ende la repetición de curso.

El hecho de poder poner parte del programa en marcha compensa al hecho de aparcar pare del programa.

Estoy hablando de mí, estoy hablando de IU, pero no por pedantería (qué más da lo que uno piense) sino para que se entienda un asunto.

Entonces, en mi caso, la muñeca en la que metí, mi muñeco, fue el Partido Comunista de España, porque entendía que su programa, sin ser el mío, era el que mejor se aproximaba. Se trata de defender al débil porque el fuerte no necesita defensa. En términos políticos, la emancipación de la clase obrera.

A todo esto algunos militantes del PCE ven que, a pesar de tener toda la razón, nuestras razones no prosperan. La gente no nos apoya, ni militando, ni votando. Ante eso se puede seguir así, sin poder ayudar a la clase trabajadora por falta de capacidad de influencia política, o bien intentar una confluencia o unión con fuerzas afines en el programa. Nace así Izquierda Unida en 1986, y en consecuencia la tercera muñeca rusa. Lógicamente, el programa y el estilo cambian, aunque no en lo fundamental, de lo contrario no compensaría.

Ya van tres muñecas rusas. El militante es la más pequeñita, el partido la segunda e IU la tercera.

Sin embargo ocurre que pasados 30 años (que se cumplen ahora) en el conjunto del Estado español la posibilidad de ayudar a la clase de los de abajo sigue siendo remota, por no haber alcanzado aún un poder que permita hacer leyes más justas socialmente. Asunto que se complica cuando surge un nuevo grupo que parece tener más atractivos, incluso para esos para los que nosotros trabajamos (las clases sociales de quienes viven de su trabajo). Ha surgido Podemos.

Ante esta situación, gentes de IU proponen, y la mayoría compartimos, que en favor de las clases oprimidas, que no pueden esperar nuestro crecimiento a pasos de tortuga, cuando no de cangrejo, se trate de crear otra muñeca rusa (más grande que las anteriores). Otra unión de la izquierda, o de los programas de izquierda. Nace así Unidos Podemos, unión de IU, Podemos y muchas gentes que militan en partidos ecologistas, territoriales, etc.

Esa muñeca, que dentro tiene a la muñeca IU, y dentro de esta la del PCE, y dentro de esta, a mí, no tiene mi programa, ni el del PCE, ni el de IU, como es lógico.

Como lógico es recordar que si se alejara mucho uno del otro, cualquiera de las muñecas rusas puede salirse del entramado "matriuscal".

La muñeca en la que estamos ahora no es Podemos, es Unidos; es decir, IU no se ha disuelto en ese grupo. En Galicia la muñeca homóloga se llama En Marea, y a punto estuvo Podemos de quedar fuera mientras que IU estaba feliz y contenta.

La muñeca Unidos tiene un programa de 50 puntos que cumpliría si gobernara en solitario, pero dejaba a cada grupo de los que la integran el que defendiera a mayores lo que quisiera.

Es decir, los que estamos a favor de este proceso dentro de la muñeca IU, seguimos defendiendo la república, el no a la OTAN, etc. Y si alguien, en las Cortes españolas apoya eso, pues eso iría a misa.

Y ahora está en ciernes una muñeca temporal que se construyera sobre la base de los 180 diputados que dijeron "No" a Rajoy en su opción a la investidura.

Naturalmente, ese Gobierno presidido por el señor Sánchez no se basaría en mi programa político personal (que lo tengo y es el mejor, como mis nietos).

Ni en el programa del PCE. Ni el de IU, ni el de Unidos Podemos, ni en ninguno de los partidos que integraran la Gran Muñeca anti Partido Popular. Partido que, corrupto o no, hay que desalojar de los órganos de decisión, porque sacrifica al pueblo en beneficio de la clase dominante.

Este escrito es mi homenaje, de ahí el titulo de matrIUscas, a la trayectoria de IU en su 30 aniversario, para celebrar su pasado y recordar que tiene futuro y programa, aunque para ser útil socialmente tenga que tener también sentido común y "matriuskarse" cuando es necesario.

Como me "matriuské" yo, posponiendo en mi programa íntimo la eliminación de la repetición de cursos, a cambio de unirme y unir mi fuerza con otros, para evitar la eliminación de las pensiones que corre más prisa, por poner un ejemplo.

Todo lo demás es discutir en el puente cómo salvar al que se está ahogando en el río.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine