La columna del lector

Propuestas de ocio como alternativa al alcohol callejero

17.06.2016 | 00:09

Cuando los jóvenes no tienen en su entorno otras alternativas de ocio (familia, instituciones municipales, asociaciones de barrio...) la salida es solo única, la bebida, y es por ello que el estado de postración en que se encuentran muchos pequeños pueblos castellanos de 200 o 300 habitantes? las tardes enteras son una iniciación a bares/ partida de cartas, fútbol televisado y alcohol. De este último saben mucho las cunetas de las carreteras que nos recuerdan con unas tristes flores, las que fueron últimas noches de juerga de más de un joven? y la Policía Municipal no pueden mantenerse al margen ..

Cuando una ciudad como Toro no dispone de un plan alternativo de ocio para los jóvenes los fines de semana, como ya existen en otras ciudades (biblioteca y salas de Cultura abiertas los fines de semana hasta media noche en Andalucía...) , la apertura de casas de juventud y piscinas las noches de los viernes y sábados, como se hizo en Salamanca... o simplemente la existencia de cafeterías y terrazas sin ruidos estridentes que llamen (ese es el reclamo de los locales de ocio toresano) al consumo de alcohol a los jóvenes? genera un tipo de ciudadano más saludables y que sus jóvenes se desarrollen en igualdad de condiciones con los de las ciudades donde estas alternativas existen. ¿Qué harán sino, cuando se desplacen a estudiar o a trabajar a otras ciudades? si el concepto de esparcimiento pasa solo por la ingesta de alcohol?

Algún día alguien me explicará el empeño de las distintas corporaciones municipales de Toro, en los últimos 20 años, de "mirar para otro lado" ante el binomio juvenil ocio/alcohol, sin siquiera haber intentado ofertar un ocio alternativo? y ello por no recordar a los jóvenes de la movida toresana que acabaron en centros de rehabilitación?, sin que las corporaciones municipales (de entonces y parece ser que de ahora) se hayan sentido implicadas. ¿Conocen algún programa electoral municipal, de algún partido, que mas allá de un rosario de buenas intenciones haya incidido alguna vez en el problema que para Toro supone ser la ciudad de Zamora donde se puede beber hasta las 4.30 de la mañana en la calle.

Es preciso dejar muy clara la diferencia entre bebidas de bajo contenido alcohólico como el vino, considerada como un elemento nutritivo e integrada en nuestra dieta mediterránea cuya fluctuación en porcentaje de alcohol fluctúa entre los 13,5 y 15 partes por 100 y aquellas otras derivadas de procesos de destilación: Tequila (GA 60°), whisky (GA 40°), coñac (GA 40°), vodka (GA 40°), ron (GA 40°), ginebra (GA 40°), anisado (GA 36°) que son las más frecuentes en la ingesta de discoteca-botellón y que alteran la percepción y el comportamiento de los clientes que "salen a fumar un cigarro a la calle".

Eduardo Cabanillas, comisionado regional para la Droga , y durante el acto de celebración de los 25 años de la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados de Zamora (ARZA) alertó de que cerca del 80% de la población consume alcohol, unos datos que calificó como "escalofriantes". Cabanillas también hizo un llamamiento a los padres para que eviten el consumo de alcohol delante de sus hijos. El comisionado asegura que el 20% de los jóvenes reconoce haber montado en un coche en el que el conductor había bebido.

"El nivel de reconocimiento del riesgo del consumo de alcohol entre los más jóvenes es bajísimo".

El alcoholismo es un problema intrínseco de la sociedad desde hace muchos años, desde el comienzo de la civilización. En estas últimas etapas que estamos viviendo estamos viendo que a veces es más importante atajar este problema, o reducirlo desde el punto de vista de la educación, de la concienciación. Las personas adultas se conciencian de una forma muy distinta a los jóvenes. El problema del alcohol está tocando también a nuestros jóvenes y creemos que en ese estrato de riesgo, que está entre los 10 y16 años es donde debemos incidir en los programas de prevención y de concienciación del problema del alcohol. Hay que recordar que los primeros contactos con el alcohol se tienen entre los 13 y los 14 años y a partir de los 15 de forma habitual los fines de semana. Hay que trabajar en la educación y la prevención con estos jóvenes.

José María Nieto Martín

Biólogo y profesor de Instituto (Toro)

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine