Declaración de amor en Zamora

Desde el oeste, para la izquierda y por la reafirmación de valores que nos mueven

17.02.2016 | 00:23
Agustín García Calvo.

La ciudad que acababa de salir del carnaval y se ensimismaba como la Vetusta de "La Regenta", escrita por el zamorano Clarín, en la preparación de su Semana Santa, acogió un encuentro de gente de la izquierda para hacer una declaración de lealtad a una organización, de reafirmación de los valores que nos mueven, de reconocimiento a los que lucharon, de necesidad de seguir luchando juntos.

Cómo no recordar, siendo la víspera del día de los enamorados, a Pablo Milanés: "Esto no puede ser no más que una canción/ quisiera fuera una declaración de amor".

Y así salió, con el amor que entre la zeta y la a incluye el nombre de Zamora.

Así que con permiso del gran Agustín García Calvo, un zamorano de los que no se olvidan: "No te declares a hacienda, hay otros amores"; y con la canción "Me quedo contigo", en versión de Manu Chao, esta es una declaración de amor para la izquierda, desde Zamora, al oeste del mapa también en la izquierda.

"Si me das a elegir entre tú y la riqueza / con esa grandeza que lleva consigo?".

"Me quedo contigo". Nos quedamos con los que viven de su trabajo frente a quienes siguen siendo los explotadores, alejados del centro de trabajo y con métodos tan sofisticados que parece que es inevitable que se abra la brecha entre pobres y ricos. Me quedo con el concepto de lucha de clases, porque sigue existiendo. Porque algunos defienden privilegios donde otros defendemos derechos.

"Si me das a elegir entre tú y la gloria / para que lleve la historia de mí por los siglos...".

"Me quedo contigo". Con los que vivieron y murieron sin que se les haya reconocido su lucha por la democracia, no hace tantos años, y que no podemos olvidar ni traicionar sus ideas, las que heredamos, por las que siguen vivos. Porque son nuestra historia.

"Si me das a elegir entre tú y ese cielo / donde libre es el vuelo para ir a otro nido...".

"Me quedo contigo". Porque nosotros no queremos llegar a ese cielo que nos prometen mientras vivimos un infierno en la tierra. Ni por consenso ni por asalto. El paraíso en la tierra es nuestra meta, si es la justicia, la solidaridad, la libertad, los derechos para todos. Y mucho menos vamos a cambiar de nido, si desde el que hemos construido con el esfuerzo de tantos militantes se puede seguir volando.

"Pues me he enamorado y te quiero / y solo deseo estar a tu lado". Estar del lado de la izquierda política y social, aunque nos digan que ese lenguaje de izquierda y derecha está superado, y se llame ahora de arriba y abajo. Aunque nos digan que todos somos ciudadanía y por ello no hay diferencia entre capital y trabajo.

"Sentirme en tus brazos / que soy muy feliz". Estar del lado de la izquierda, porque no es excluyente, porque acoge a todos los que sufren y a todos y todas las personas que luchan por vivir con dignidad. Porque se necesitan todos los brazos para luchar y todos los abrazos para estar juntos, cada uno si queréis desde su nido, pero sin que sobre nadie. Fue en Zamora donde volvimos a enamorarnos de la izquierda, de esas ideas que nos hacen celebrar con alegría que seguimos juntos, que somos muchos y que solo el amor resistirá, como dice Gioconda Belli: "Solo el amor resistirá / mientras caen como torres dinamitadas los días, los meses, los años".

O como dice Mario Benedetti: "Seguirá mi corazón / queriendo decir te quiero / Aunque no sirva de nada".

Desde la aldea gala de la resistencia y la ofensiva, en homenaje a los y las que han hecho posible la Declaración de Zamora. Desde el oeste, para la izquierda.

(*) Teniente de alcalde del Ayuntamiento de Zamora por IU

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine