La columna del lector

Paz y bien en la festividad de san Francisco de Asís

05.10.2015 | 00:29

"Predica el evangelio en todo momento, y cuando sea necesario, utiliza las palabras". San Francisco de Asís.

Ayer domingo 4 de octubre se celebró la festividad de san Francisco de Asís. San Francisco de Asís es un santo querido por todos, creyentes y no creyentes, ateos y hombres de fe férrea.

Sabido es que pertenecía a una familia de ricos comerciantes de Asís, y por tal motivo era amante de la elegancia y la buena vida, cuando era Giovanni di Pietro Bernardone, era el rey de la juventud de Asís, hasta que recibió la llamada de Dios que atendió de forma radical, pues, vivió perfectamente el evangelio en la tierra, por este motivo es un santo actual, admirado y querido por todos.

Su norma de vida era la sencillez, el amor, la humildad y la espiritualidad. San Francisco de Asís predicaba la pobreza como modelo de vida basada en los evangelios, que él vivía con la máxima intensidad. Una de sus frases era "La verdadera enseñanza que transmitimos es lo que vivimos; y somos buenos predicadores cuando ponemos en práctica lo que decimos".

San Francisco de Asís fue el gran amante de la naturaleza y de los animales, en la creación veía a Dios y al hermano. Era una persona que transmitía paz, paz que se sustentaba en la oración y en su vida diaria de pobreza y servicio a los hermanos. San Francisco no se preocupó de tener un método de oración, para él orar era aprender a decir "Padre" y dejar a Dios actuar en él.

San Francisco de Asís nos enseñó su oración: Señor, haz de mí un instrumento de tu paz:

donde haya odio, ponga yo amor,

donde haya ofensa, ponga yo perdón,

donde haya discordia, ponga yo unión,

donde haya error, ponga yo verdad,

donde haya duda, ponga yo la fe

donde haya desesperación, ponga yo esperanza,

donde haya tinieblas, ponga yo luz,

donde haya tristeza, ponga yo alegría.

Oh, Maestro, que yo no busque tanto

ser consolado como consolar,

ser comprendido como comprender,

ser amado como amar.

Porque dando se recibe,

olvidando se encuentra,

perdonando se es perdonado,

y muriendo se resucita a la vida eterna

Amén.

San Francisco de Asís es un santo sencillo, su vida se basa en vivir según el evangelio.

San Francisco de Asís intercede por nosotros y por la conservación de la naturaleza.

Pedro Bécares de Lera (Zamora)

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine