La palabra y su poder de seducción

Más allá de las manifestaciones del sonido, el arte genera melodías

09.08.2015 | 00:03
La palabra y su poder de seducción

La musicalidad no es exclusiva del canto o las interpretaciones musicales. Más allá de las manifestaciones del sonido, el arte genera melodías. La pintura, la poesía, la escultura, la arquitectura o la danza. Todas tienen su pentagrama.

Particularmente, me deleita la armonía del lenguaje. Mi pasión son las palabras.

Me gustan todas. Las estilizadas y limpias. Las gruesas y pringosas. Las crujientes y desvencijadas. Las quebradizas y pejigueras. Las transgresoras. Las proscritas. Las que presentan aristas. Las pulidas. Las ardientes como pasión, arrebato, clímax, trémulo o espasmo, tanto como las violentas del tipo huracán, galerna o tempestad.

Me gustan las palabras contrahechas, rezongonas, picajosas. Las hoscas y ceñudas. Las austeras. Las exuberantes. Las ligeras. Las livianas. Las atronadoras, explosión o dinamita, tanto como las apenas perceptibles como murmullo, susurro, rumor o bisbiseo. Las deleznables, como prestamista, embustero, asesino, usurero o terrorista, tanto como martirologio, floripondio o brigadier.

Me gustan las altivas. Las provocadoras. Las ampulosas. Las recién nacidas. Las elegantes y respetuosas. Las inútiles del tipo señoría, reverendo, ilustrísima o vuecencia. Las cercanas como agricultor, artesano, desconcierto o alfarero. Las vergonzosas, como patera, corrupción, desahucio, tortura, alambrada o ablación. Las del tipo cielo santo o cara guapa. Las floridas, como margarita, refrigerio, semillero, florilegio, campanario o trampantojo. Las perezosas que bostezan, somnolientas y aburridas, en penumbra.

Me gustan todas. Absolutamente todas. Las incomprensibles, incluso, como escatológico, heurístico o paráclito.

Es un mundo, el suyo, insondable y misterioso. No en vano, pertenecen al género femenino y, como si de mujeres se tratara, dominan el arte de la seducción. Les gusta sentirse diferentes. Su poder de atracción es igual a la capacidad de evocación. Son como teas encendidas que nos fueran descubriendo imágenes y sensaciones por más que no siempre las veamos. Sucede que, como a cualquier pasión, a las palabras hay que dedicarles tiempo. Cortejarlas sin desmayo. Ser constantes en el galanteo para que su llama no se apague y acabe desvelando el verso.

Me gustan las palabras oscuras, azabache, noche o mineral, tanto como lapislázuli, destello, canícula, albor o centelleo. Las perfumadas, como tilo, jara, romero, laurel o menta. Las imposibles del tipo cortafríos, desalmado, hierbabuena, aguafuerte, claroscuro, duermevela o parteluz. Las que, nacidas en el claustro azulejado de un convento de clausura, balbucean confidencias, como celosía, misticismo, noviciado o letanía.

Me seducen las definitivas, las concluyentes. Esas que encierran en tres o cuatro sílabas verdaderos tratados de personalidad, como correveidile, metomentodo, marimacho, entrometido, meapilas, lameculos o sabelotodo.

Me gustan las palabras porque son el principio de las cosas. Porque facilitan la comunicación. Porque tienen su propia música. Porque regalan imágenes a poco que estés atento. Porque nacen del silencio.

Pero si por algo me fascinan es por su componente revolucionario.

Y es que, a veces, aflora su carácter agitador. Sucede cuando la metáfora, más allá de la mera evocación, trasciende el verso y se transforma en denuncia social.

Será esta la razón, supongo, por la que la palabra compromiso me gusta, sin ninguna duda, infinitamente más que indiferencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine