Los tabareses no podían donar ni vender su casa a la iglesia o los monasterios

08.10.2015 | 00:28

Llegado el turno a la morada de la familia, el noble permitía que las casas, tierras y viñas libres de fueros "que los sean permanentemente" y las que los tuvieren que los pagaren como hasta entonces. El problema estaba en que "no puedan vender las dichas heredades y enajenarlas, ni dar ni donar a Iglesia o Monasterio, ni a caballeros, ni a persona poderosa por ninguna vía". Vamos, se les condenaba a vivir siempre en la zona, pues emigrar suponía perderlo todo. En lo tocante a las "cebada de Montes y Notaría", el marqués les imponía "pagar como hasta aquí, por la medida vieja que tiene tres celemines más en cada carga que la nueva, puesto todo en las paneras de su señoría.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine