18 de mayo de 2018
18.05.2018
Luiz Carlos Pinheiro Machado | Doctor en Ingeniería agrónoma

Luiz Carlos Pinheiro Machado | "La industria nunca piensa en el productor, solo en su propio bolsillo"

"Con el Pastoreo Racional Voisin hay una fijación del hombre en el campo"

19.05.2018 | 13:57
Luiz Carlos Pinheiro Machado.

Luiz Carlos Pinheiro Machado, (Brasil 1928) es Doctor e Ingeniero Agrónomo y el máximo exponente mundial de la técnica de Pastoreo Racional Voisin, que elimina todos los procesos químicos e industriales para obtener pastizales y fomentar la regeneración natural y ecológica del suelo solo con la acción del ganado. Es autor y supervisor de más de 200 proyectos en América del Sur, en países como Chile, Argentina o Brasil. Además de publicar "El Método PRV" es autor de publicaciones recientes como "Dialéctica de la Agroecología. Contribución para un mundo con alimentos sin veneno" (2016), "Pastoreo Racional Voisin. Tecnología agroecológica para el tercer milenio" (2011), "Manejo de la alimentación de cerdos" o una de sus primeras publicaciones de 1973, "Los Cerdos". Su ciencia y su dialéctica están marcada por el humanismo que le falta al sistema económico liberal.

-Estamos en el noroeste de la península ibérica, donde el sistema tradicional de manejo del suelo ha sido el fuego, y no es lo más adecuado.

-Desde luego, el fuego es un tremendo enemigo del suelo porque mata toda la vida del suelo. En la base de un incendio la temperatura es superior a 700 grados, es una temperatura muy alta y por tanto hay que evitar siempre los incendios porque son muy negativos. Hay métodos de protección contra el fuego como es hacer un camino arado, se usa como una protección para que no llegue al pasto y no propague el fuego.

-¿Cuál es su opinión sobre los monocultivos de pino en esta zona, que no era zona de pinares?

-Pienso que es un error fantástico. Primero porque es monocultivo y eso está en contra de la biodiversidad. No existe ningún sistema en la naturaleza que no sea "bio", o sea que no tenga animales y vegetales. Si usted hace un "mono" usted hace una agresión muy fuerte a la biodiversidad que es, desde el punto de vista teórico, lo más importante. En segundo lugar, según el tipo de pinos, es muy nocivo para el suelo. Entonces hay que tener mucho cuidado con qué tipo de pinos va a usar. Hay pinos que se utilizan incluso acá, para "adera, y que son por así decirlo "pinos malos"". Hay que elegir bien para que no sea un árbol depredador, es decir que sea un árbol colaborador. En el monte de pinos de monocultivos no gana nadie.

-¿Cómo ve la despoblación creciente del medio rural, imparable desde los años 50?

-Es producto de la Revolución Verde, que por una parte impuso una mecanización fantástica eliminando la mano de obra. De otra parte usa productos que reducen la mano de obra. Pero es ficticio, porque crea un tremendo problema social en la ciudad. Con el Pastoreo Racional Voisin (PRV) sí hay una fijación del hombre en el campo. Nosotros tenemos un proyecto en Brasil con pequeños productores con cuatro, cinco, hasta 10 hectáreas que estaban vendiendo sus tierritas y marchándose a la ciudad porque el balance económico era negativo. Con PRV se salvaron y son felices, tienen casa nueva, tienen coche y no quieren irse. Eso es lo más importante, el poder quedarse. El PRV también tiene un efecto social muy positivo.

-¿Es consciente del fenómeno de la trashumancia ganadera y su desaparición en Europa?

-La trashumancia es un recurso muy importante, en última instancia es un manejo racional que deja en reposo el suelo. Mientras tienen comida, comen. Luego van a la montaña comen y vuelven. Eso es muy importante y bueno.

-Entonces, ¿por qué hay un concepto tan negativo de la ganadería a nivel mundial?

-Bueno, habría que preguntar cuál es el motivo que promueve este tipo de comentarios. Normalmente es por el interés de la industria, porque nosotros tenemos una conducta distinta en la que queremos que la industria sea proveedora de bienes útiles y no destructora del medio ambiente.

-Las razas autóctonas, otras que están en peligro de extinción.

-Ese es otro problema, porque las razas tradicionales no tienen el mismo nivel de producción que las razas mejoradas, entonces los ganaderos prefieren tener la que más rápidamente el efecto o que le dé más producción, por ejemplo leche. Una vaca tradicional da ocho litros, seis litros. Una raza mejorada, en las mismas condiciones da 15 ó 18 litros. Ahí es un problema complicado. Soy partidario de las razas autóctonas, pero en un contexto que sea positivo para el productor. Me preocupa mucho el bolsillo del productor. La industria nunca piensa en el bolsillo del productor, solo piensa en su bolsillo, aunque mi bolsillo se quede totalmente vacío.

-¿Qué opina del modelo de gestión europeo, del pago de subvenciones a la ganadería, una equiparación de renta?

-Yo pienso que el subsidio está manteniendo en estos momentos la producción, porque si se quita el subsidio al día siguiente no hay producción. En ese sentido sí es muy importante mantener las subvenciones, pero la Unión Europea debería tener legislación protectora de procesos que sean realmente ecológicos, que realmente trabajen por la vida y no contra la vida, hasta que el nivel de producción el suelo alcance su nivel de recuperación y permita al productor producir sin necesidad del subsidio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine