Incorporar variedades de uva: debate permanente

Existen nuevas propuestas para experimentar, añadir otras especies y seguir con el empleo de tipos de hace siglos

06.10.2015 | 00:56
Un grupo de sumilleres recibe explicaciones sobre las variedades y características del vino de la DO Toro.

En la uva reside el secreto de un buen vino. Las características de la misma son las que dotan de calidad, presencia y diferenciación al mismo. Así las cosas, esta personalidad se transmite gracias a la uva y el uso en las denominaciones de origen de concretas variedades que permiten generar una marca personal.

De esta forma, en la Denominación de Origen Toro se utilizan la Malvasía y el Verdejo para los vinos blancos y la Garnacha y, sobre todo, Tinta de Toro para los tintos. Una variedad esta última que es la que más se utiliza y la que permite que los vinos de la esta Denominación de Origen tengan su toque personal y propio.

Aun así, en los últimos años se ha generado cierto debate en torno a la introducción de nuevas tipologías en la DO Toro. Una inclusión que para muchos pasa por recuperar variedades de uva que se utilizaban antiguamente. En este punto se encuentra Juan Antonio Fernández, propietario de Bodegas Liberalia, quien asegura que "sería bueno incorporar la moscatel de grano menudo. Yo ya he escrito al Consejo hace unos años para introducirla ya que ese tipo de uva se ha dado toda la vida en Toro. Yo me acuerdo de siendo niño iba a vendimiar con mi madre esa uva que debe estar protegida por el Consejo". Un punto de vista el de recuperar la uva usada tradicionalmente que también es compartido por Manuel Fariña, director técnico de viticultura de Bodegas Fariña, quien valora que "la uva autóctona deja de ser autóctona en algún momento. La Tinta de Toro lo es, en estas últimas generaciones, pero hay que ver si siglos atrás era la que predominaba o como es el caso de las uvas blancas que no se permiten (moscatel u otras variedades) y tradicionalmente se utilizaban".

Una introducción el que todas las partes del sector confluyen en que esta debe, en caso de realizarse, haber tenido un concienzudo control en que es productiva. Una experimentación que como asegura Manuel Fariña "estamos abiertos a poner en práctica. De hecho, tenemos muchas parcelas experimentales con variedades de uva diferentes, con otros sistemas de riego, de cultivo. Las pruebas son buenas si permiten hacer un vino mejor, la combinación de uvasha hecho grandes vinos en otras regiones del mundo y aquí estamos un poco restringidos con la utilización de estas variedades". Una cautela que para Juan Antonio Fernández pasa por "tener mucho cuidado e ir con pies de plomo a la hora de su incursión. Yo creo que la mezcla de uvas ayudaría a mejorar la calidad y sería positivo. Aquí la oferta es muy limitada en comparación con otras regiones vinícolas como puede ser La Rioja o Francia".

Una experimentación que es bien vista por los viticultores como afirma Andrés Alonso, viticultor de Morales de Toro, "veríamos bien el meter otro tipo de uva si se experimentará con ellas y fuera productivo. Aun así, creo que el diferenciarnos y potenciar nuestra variedad es fundamental, la que nos ha dado un nombre". Un uso de la Tinta de Toro que para Pablo Domínguez, viticultor de Morales de Toro, "ha provocado que la gente haya venido aquí a hacer vino. Aun así, la introducción sería buena siempre que fuese beneficiosa para la calidad del producto".

Una defensa de lo autóctono vital para AntonyTerryn, propietario de la Bodega Dominio del Bendito, quien asegura estar "en contra de meter nuevas variedades. Es más, hemos hecho experimentos con otros tipos de uva y aun así hemos ganado premios exclusivamente por utilizar la Tinta de Toro y yo no creo que alguien utilice otras variedades nos ganara. Esta variedad es viable a nivel de campo está adaptada y a nivel de vinos estupenda. Por otra parte, podría darse la circunstancia de crear dos variedades. Una clásica con la Tinta de Toro y otra con otras variedades pero se correría el problema de no saber bien para que se está utilizando la viña".

En definitiva, el sector vinícola de Toro confluye, por lo general, en que la experimentación es buena realizándose concienzudamente aunque en caso de producirse la introducción de nuevas variedades de uva se debería tener en cuenta la tradición de la zona o la productividad. Unas circunstancias donde la diferenciación de la DO Toro otorgada, principalmente, por la Tinta de Toro debe seguir marcando el estilo y la personalidad de los vinos toresanos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine