El Parador de Zamora rehabilitará su claustro de cara a Las Edades del Hombre

El palacio cerrará sus puertas durante seis meses, a partir de noviembre, para acometer una inversión de tres millones de euros con cargo a la UE

Patio plateresco del palacio de los Condes de Alba y Aliste en el que se intervendrá.

Patio plateresco del palacio de los Condes de Alba y Aliste en el que se intervendrá. / Jose Luis Fernández

El Parador de Zamora cerrará sus puertas durante seis meses a partir de noviembre de este 2024 para acometer las obras de rehabilitación y tenerlas listas para las Edades del Hombre, tras su aprobación por el Gobierno de España el 26 de septiembre de 2022 con una inversión de casi tres millones de euros con cargo a fondos Next Generation de la UE.

El proyecto, el tercero de una entidad significativa acometido en los últimos veinte años en uno de los monumentos nacionales de Zamora capital, contempla una intervención en el claustro de estilo plateresco en el que destaca la decoración con escudos heráldicos.

Este gran patio central acristalado de planta cuadrangular que se restaurará es un espacio con arcaísmos góticos, según los expertos, de gran valor arquitectónico y artístico, construido en torno a la tercera década del siglo XVI. La descripción de esta parte del monumento levantado en el siglo XV, que ganará en vistosidad con la nueva iluminación, apunta a la existencia de dos pisos de galerías sobre basas ochavadas, fustes graníticos y arcos carpaneles (más amplios que los tradicionales de herradura), con capiteles de piedra arenisca y columnas de granito.

Los medallones tienen especial interés al representarse en ellos bustos de personalidades de la antigüedad clásica, del antiguo testamento y de la edad media están tallados sobre los salmeres (primera dovela de piedra utilizada en el arranque de los arcos adintelados o escarzanos). En concreto, en el piso inferior del patio, los arquitectos reprodujeron héroes, mientras que el superior, en la galería alta, se pueden apreciar escudos de diversos linajes y casas nobiliarias. 

Fachada del Parador de Turismo. | Jose Luis Fernández

Fachada del Parador de Turismo. / Jose Luis Fernández

El Gobierno central acometerá, asimismo, una mejora en la iluminación exterior del palacio, de la escalera principal y del claustro, de acuerdo con los datos facilitados cuando se dio el visto bueno a un ambicioso programa de actuaciones en 39 de estos espacios que Paradores de España tiene repartidos por todo el territorio, con un presupuesto global de 81,4 millones. 

La escalera principal, más vistosa

La intervención sobre la escalera principal que permite el acceso a la galería alta del patio ensalzará otro de los elementos muy destacados del palacio del siglo XV, muy vistosa por estar construida en piedra. Llama especialmente la atención de turistas por tratarse de una construcción enmarcada entre dos muros de carga, la crujía meridional, admirada por su decoración con motivos de progenie lombarda en sus arcos escarzanos, pretil y mirador. Se trata de una de las zonas más llamativas para quienes entran al histórico edificio para contemplar su belleza interior.  

El inmueble, tras el incendio sufrido en el año 1653, quedó abandonado hasta que fue adquirido por el duque de Frías y Brezas para ser convertido en 1707 en correccional de mujeres arrepentidas (prostitutas a las que se pretendía reconducir), niños expósitos y ancianos. Se transformó en Parador Nacional de Turismo en 1966 y fue inaugurado por el entonces ministro de Turismo en la dictadura de Franco, Manuel Fraga, de cuya visita al acto oficial hay documento gráfico.

Fuera filtraciones de agua en la muralla

Esta inversión que se aproxima a los 500 millones de las antiguas pesetas, la de mayor cuantía aprobada en octubre de 2022 con destino 39 paradores nacionales, incluye la ejecución de obras para consolidar el lienzo de muralla que cierra la zona verde del antiguo palacio de los Condes de Alba y Aliste, donde se halla la piscina, que linda con la calle de Alfonso XII.

Las filtraciones de agua son evidentes cuando se observa la fortificación desde la subida de la plaza de Santa Lucía, sillares sobre los que han crecido desde plantas de pequeño tamaño hasta una gran higuera que sirve de refugio a los pájaros y que podrían constituir elementos que dañan la piedra del antiguo cerco de Zamora

Aunque el palacio se construyó a finales del siglo XV, la fábrica actual data del primer tercio del siglo XVI, tras las restauraciones del edificio original que llevaron a cabo los propios condes de Alba y Aliste. Lo que fue una casa nobiliaria inicialmente sirvió como hospicio provincial desde finales del siglo XVIII hasta mediados del XX.

Esta obra es la mayor inversión tras la acometida en 1995, tras aprobarse la rehabilitación y ampliación en 25 habitaciones del Parador con una inversión de 400 millones de las antiguas pesetas acordada en noviembre de 1994, cuya ejecución se iniciaría en enero de 1995 para modernizar las instalaciones que no estuvo exenta de tropiezos por la reforma del Plan General de Ordenación Urbana que retrasaría la reapertura hasta el 25 de marzo de 1996 con 52 habitaciones