Sucesos en Zamora

Una niña de 13 años de Zamora denuncia tocamientos y besos de su cuñado

El equipo psicosocial de los juzgados afirma que "el relato de la menor es la experiencia vivida" con su cuñado

La menor realizó un "relato coherente y sin conjeturas" del episodio, según los informes de peritos judiciales expuestos en la Audiencia

El imputado por abuso sexual a una menor de 13 años, hermana de su pareja, en el juicio.

El imputado por abuso sexual a una menor de 13 años, hermana de su pareja, en el juicio. / Ana Burrieza

La Fiscalía de Zamora pide una condena a 4 años de prisión por un delito de abuso sexual a una menor de 13 años y 5 años de alejamiento de la niña para el imputado, la pareja de la hermana de la denunciante, cuyo "relato es coherente y sin conjeturas", de acuerdo con el informe de las peritos judiciales que la examinaron y que corroboraron sus conclusiones en el juicio celebrado esta mañana en la Audiencia de Zamora.

El Ministerio Público, que da absoluta "credibilidad" a los hechos que cuenta la menor, ocurridos el 14 de agosto de 2022 en el domicilio de la hermana y su pareja, el varón de iniciales Y.A.P.P., hacia las 22.00 horas, solicita a los magistrados que se imponga este varón, si se le condena, la prohibición de comunicarse con la menor durante 5 años. La acusación particular, en función de las agravantes que estime la Audiencia, pidió una condena que oscile entre los 2 y los 6 años de cárcel mientras exigía que se aplicara la agravante de parentesco y que se tuvieran en cuenta los perjuicios psicológicos para una niña de 13 años, cuya versión se sostiene en el tiempo desde el mismo día en que denuncia y a lo largo de la instrucción.

El abogado solicitó una indemnización de 6.000 euros por los daños psicológicos que ha sufrido la niña e hizo referencia a mensajes de WhatsApp en los que su sobrina, de una edad cercana a la presunta víctima, le manifestaba que una amiga suya también había contado cómo le había ocurrido lo mismo con el procesado.

La defensa del imputado solicita la absolución por falta de pruebas físicas, "no hay lesiones ni se hallaron restos de saliva en el cuello de la menor", y porque atribuye la denuncia a la mala relación del procesado con el padre de su pareja y de la menor de edad, un extremo que las técnicas del equipo psicosocial negaron al indicar que la niña se sentía "muy afectada" por las consecuencias que su denuncia pudiera tener en la familia, por cómo repercutiría en su relación con su hermana, y entre esta y el padre de ambas.

El abrazo, los tocamientos y besos en el cuello

La menor, a la que la Audiencia ahorró el mal trago de tener que someterse al interrogatorio en el juicio y que formará su criterio sobre lo ocurrido con la grabación de las declaraciones, una prueba preconstituida, contó cómo el procesado "la abrazó, la acarició en las piernas y en la espalda, se acercó al cuello y la dejó saliva", detalló la fiscala. La niña habló con su padre por teléfono cuando estaba saliendo de la casa de su hermana y le contó el abuso sexual que acababa de sufrir, ante lo que el progenitor no dudó en acudir a la Comisaría de Zamora para denunciar el presunto delito.

La niña, que estaba conviviendo con la hermana y el novio de esta porque su madre estaba ingresada en el hospital, fue examinada en el servicio de urgencias del Hospital Virgen de la Concha y en el informe emitido por la médica que la atendió figura como diagnóstico "agresión sexual", confirmó la facultativa en el interrogatorio durante el juicio, un informe que se exhibió en la sala de vistas y que sirvió a la acusación para argumentar su imputación.