La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

El peso de la inteligencia: 22 familias forman la Asociación de Altas Capacidades de Zamora

El colectivo reclama una mayor formación de profesores y orientadores para educar a sus hijos

De izquierda a derecha: Vania Nunes, Luis Hernández y Ana Rodríguez, de ACI Zamora. | Emilio Fraile

Se aburren en clase, les cuesta socializar, tienden al perfeccionismo en sus actividades, son muy sensibles y perciben el rechazo de sus semejantes. Así se sienten muchos niños que todavía no han sido diagnosticados como personas con altas capacidades, pero que experimentan que no encajan en su entorno, que los compañeros no les entienden. Y es que aprenden más rápido que la media y se interesan por materias impropias de su edad.

Un pequeño grupo de padres zamoranos que convive con el día a día de estos niños y niñas se decidió hace unos meses a conformarse como agrupación. Surgió así la Asociación de Altas Capacidades de Zamora (ACI), que ya cuenta con 22 familias inscritas, tanto de la capital como de la provincia. "Son menores con una edad mental diferente a la de sus compañeros de clase, por lo que, a menudo, les cuesta encontrar amigos", explica Ana Rodríguez, presidenta de ACI Zamora.

Excursiones y actividades para niños y jóvenes de 5 a 16 años

Por este motivo, una de las metas de la agrupación es que estos niños convivan con personas semejantes con la que compartir gustos y aficiones. Y eso se incentiva a través de la organización de diferentes actividades y excursiones. Hasta la fecha, han ido al observatorio de Tiedra, han realizado rutas micológicas en Sanabria o avistamiento de pájaros junto al Duero, además de disponer de talleres de pintura y creatividad o ajedrez. Todo ello pensado para menores de entre 5 y 16 años, que es el rango de edad de los socios.

Además del bienestar de los niños, la asociación tiene muy presentes a los padres, quienes suelen acudir a la asociación con mil dudas y sin tener muy claro qué pasos hay que seguir para entender y tratar a su hijo. Y es que, en la mayoría de los casos, el primer obstáculo se lo encuentran en el propio centro escolar. "Hay profesores muy dispuestos a ayudar, aunque otros no ven la realidad de estos niños", explica Vania Nunes, miembro de la agrupación y experta en altas capacidades de manera autodidacta, ya que se empezó a interesar por el tema cuando descubrió que su hijo era uno de ellos, puesto que con solo cuatro años ya sabía multiplicar y dividir. "Comencé a estudiar sobre las altas capacidades para estar lo mejor formada posible para poder ayudarle".

"Queremos un apoyo para nuestros hijos"

Y eso mismo es lo que piden a las administraciones educativas, que formen tanto a docentes como a orientadores para que sus hijos encuentren un aula donde se les entienda y se les acoja. "Al igual que a los niños que tienen más dificultades de aprendizaje se les da un apoyo, nosotros también queremos lo mismo para nuestros hijos, porque lo necesitan", asegura Luis Hernández, secretario de ACI Zamora.

De hecho, a pesar de poseer una inteligencia por encima de la media, el no ser correctamente atendidos en el ámbito educativo puede llegar a provocar fracaso escolar en estos niños que tienen una gran capacidad de aprendizaje, alta creatividad y curiosidad, habilidades para el razonamiento abstracto, gran rendimiento académico y capacidad para resolver problemas y un alto nivel de concentración y atención, siempre por encima de la media.

"Algunos profesores consideran que les desafían, que no paran de hacer preguntas, que interrumpen la clase, que no muestran interés y están aburridos", describe la presidenta. Pero todas estas actitudes son fruto de su curiosidad, de querer avanzar y no tener los estímulos que necesitan. "Hay que entender sus comportamientos especiales y, aunque en general hay voluntad, es imprescindible una formación adecuada", reitera. En algunas ocasiones, esta falta de conocimiento hace que incluso se retrase o se niegue en el centro escolar el realizarle las pruebas pertinentes, con la que se descubriría su diagnóstico para empezar a trabajar con ellos "para que alcancen en plenitud todas sus capacidades", solicitan desde ACI Zamora.

Para dar a conocer la asociación y los servicios que presta, el colectivo organizaba este sábado una jornada bajo el lema "Altas capacidades: ¿mito o realidad?" en el Museo Etnográfico de Castilla y León que contaba con la presencia de la doctora Victoria de la Orden Acevedo, quien ha impartido una ponencia dirigida a padres, profesores y orientadores de niños y adolescentes con altas capacidades.

De forma simultánea, ha habido una actividad lúdica para estos menores, entre los cinco y los quince años, a cargo de Mini2ac. "El objetivo del evento es dar a conocer la realidad de las altas capacidades y brindar herramientas útiles para la comprensión y el apoyo de los niños y jóvenes que las presentan", animaban desde la asociación.

Compartir el artículo

stats