26 de abril de 2017
26.04.2017
Carlos Pajares Vales | Catedrático de Física Teórica, fue delegado de España en el CERN

Carlos Pajares Vales: "Hay versiones de la fe incompatibles con la ciencia, como los milagros"

"El acelerador de partículas del CERN busca el origen del universo y de paso logra aplicaciones prácticas, como la terapia de hadrones, más precisa que la radioterapia"

01.05.2017 | 12:19
Carlos Pajares Vales, ayer en Zamora.

"El big bang y la fe" fue el título de la conferencia impartida en Zamora por Carlos Pajares, y que abría el Foto Universitario Ciencia Religión "Teilhard de Chardin".

- ¿Es compatible la ciencia con la religión?

-Hay visiones de la fe que son compatibles y otras no. Desde mi punto de vista cristiano las layes de la naturaleza son también expresión del amor de Dios y por tanto no puede haber actuacion de Dios que vayan contra las leyes de la naturaleza, se llamen milagros o lo que sea. Otra cosa es que se llamen milagros a cosas que la ciencia no sabe explicar. Tanto un científico como un hombre religioso tienen que estar abiertos a lo sorprendente, a la duda, porque la religión no es una receta que se aplica, sino una búsqueda. Y esa búsqueda también la hace el científico; a veces uno busca una cosa y encuentra otra diferente. O aparece la duda.

- ¿Cómo explicaría el big bang, la gran explosión que creó el mundo?

-La cosmología actual, la visión sobre la evolución del universo se ha ido perfeccionando a lo largo del siglo XX y, aunque es todavía incipiente, va a haber muchísimos avances en el siglo XXI. El principio del espacio y el tiempo empezó con una temperatura muy alta y sin diferenciación de materia. Se fue expandiendo el espacio y el tiempo y la materia se va alejando, no porque se mueva, sino por la expansión del universo. Es como la superficie de un globo que se está inflando. El principio es como una especie de pota que se va expandiendo muy caliente y a medida que se va enfriando va apareciendo la diferenciación de la materia. Son transiciones de fases, es como el vapor de agua, que cuando se enfría se convierte en agua líquida y si se sigue enfriando, en hielo. Lo que ocurre aquí es que también cambia la naturaleza y se pasa de lo más pequeño a lo más grande, partículas, núcleos, átomos, estrellas, galaxias. Ha habido grandes avances en el conocimiento de la evolución del universo, pero también grandes incógnitas.

- ¿Y cuáles son las incógnitas que quedan por descifrar?

-Solo sabemos el 5% de la naturaleza del universo: del 70% de la energía no tenemos ni idea y del 25% de materia tampoco. A finales del siglo XX parecía que estábamos cerca de una teoría del todo y a partir de ahí poder interpretar lo particular, pero de repente descubrimos que el universo no solamente se estaba expandiendo, sino que había acelerado esa expansión, lo que implicaba que tenía que haber una energía oscura en todo el espacio de la que no sabemos su naturaleza. Descubrir lo grande que era nuestra ignorancia fue una cura de humildad para el campo científico.

- ¿Por qué es tan importante conocer el origen del universo?

-Todas las civilizaciones, todas las culturas se han preguntado de dónde venimos, cuál es el origen de todo esto, y otros interrogantes que la ciencia no puede contestar como el sentido de la vida. El científico busca la sencillez y la unicidad: dar explicación a procesos muy diversos para un epígrafe de unicidad. Y es lo que busca la gente, sencillez, como la propia naturaleza, que es sencilla y uno piensa que tiene que ver con la verdad y la belleza.

- ¿Para qué sirve el acelerador de partículas del CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear)?

-El CERN se pregunta por los constituyentes últimos de la materia, que tienen que ver justamente con la evolución del universo. Pero de paso si uno entra ahora mismo en un hospital verá la evolución de la física de partículas, empezando por finales del XIX con la radiografía hasta finales del XX, con la resonancia magnética nuclear, o la tomografía por emisión de positrones. Y juntamente con eso toda la tecnología del frío o las soldaduras de precisión. Al preguntarse por los constituyentes últimos uno tiene que explorar distancias muy pequeñas, cienbillonésimas partes de un centímetro y para eso necesitamos aceleradores muy grandes. Y es una tecnología que sirve para otras cosas: por ejemplo se empieza a aplicar de manera extensiva la terapia de hadrones, que supone en aceleradores lineales utilizar no solo radioterapia sino otras partículas, esencialmente protones e iones, que depositan la energía en precisión de menos de un milímetro y no en otro rango. Lo que quiere decir que si usted tiene un tumor en determinados sitios puede ser accesible con esta tecnología y no con otras que queman tejido sano.

- El famoso bosón de Higgs que tanta repercusión ha tenido ¿es realmente tan importante?

-Si, es muy importante. Porque no sabíamos el origen de determinadas masas, y la interacción con el bosón de Higgs nos permite comprobarla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags