Kiosko

La Opinión de Zamora

El calor deja de hostigar a Zamora

Una DANA traerá episodios tormentosos y una marcada bajada en los termómetros para este fin de semana, lo que pondrá fin a la tercera ola de calor del verano

Una pareja paseando por Zamora. | Jose Luis Fernández

Este verano se han registrado un total de tres olas de calor extremas, con una media de 25 días de ola de calor, sin superar aún la de 2003 que se afirmó con 32 días de temperaturas extremas. Eso sí, la que estamos viviendo tiene una mayor severidad, con más episodios extremos y moderados que bajos.

Esta semana hay que tener los ojos puestos en la DANA que puede entrar en el país a partir del miércoles frente a las costas de la península. Este fenómeno generará que el viento de componente sur traiga calor extraordinario en puntos del norte.

Este miércoles día 10, en comparación con otros puntos de la costa peninsular, la provincia de Zamora notará una leve bajada de temperaturas, con una máxima de 33 grados en la capital y con una mínima de 21, la cual se sigue manteniendo a la par que los días anteriores. La sensación térmica de las temperaturas seguirá continuando en alza, y se llegará a palpar una humedad del 90%.

Se prevén lluvias torrenciales a primeras horas, nada más entrado el día hasta media mañana. Para gran parte de la tarde, también podrían verse números destellos en el cielo a causa de una tormenta que nos traerá unas lluvias unas poco más apaciguadas, pero con rayos.

Previsión de temperaturas de la Agencia Estatal de Meteorología. AEMET

Debido a esta tormenta, la provincia no se encontrará en riesgo amarillo por altas temperaturas, pero si por tormentas. Esto es algo que preocupa mucho, ya que los rayos podrían provocar algún otro incendio en el territorio, algo devastador, tras un verano repleto de fuegos. Para finales del día, la probabilidad de precipitación es mínima, aunque esta se mantendrá todo el fin de semana, rondando el 25%.

Según la Agencia Estatal de Meteorología, la llegada de aire del atlántico refrescará y propiciaría un descenso térmico de las temperaturas este fin de semana. Para el resto de la semana, las temperaturas máximas volverán a ascender llegando hasta los 37 grados de máxima para el jueves y las mínimas se mantendrán estables en torno a los 18 grados por las noches.

Frescor para el fin de semana

El viernes otra DANA proveniente del Atlántico, al oeste de la península, provocará otro desequilibrio en la atmósfera con posibilidad de chubascos tormentosos dispersos en el norte y este del territorio peninsular, que podrán continuar durante el fin de semana, aunque la probabilidad es menor que la del miércoles día 10.

Una vez entrado el fin de semana, ya si se espera una acusada bajada de las temperaturas, tanto máximas como mínimas, algo que dejará de sofocar a la ciudadanía tras estas tres olas de calor tan extremas, que están acosando a España durante este verano.

El pasado fin de semana, en algunos puntos del territorio del país, se registraron diferentes tormentas. En Barcelona o en Monte Perdido, Huesca estas hicieron que aumentara el caudal de muchos de sus ríos. Todo esto, en comparación con la sequía existente en la meseta, la peor en más de seis décadas, que está causando graves problemas a la población. Están exigiendo a los Ayuntamientos soluciones, porque si no se van a tener que ver obligados a realizar sondeos de emergencia como plan B y poder abastecer así las localidades.

La DANA hostigará a el territorio español de diferentes maneras, en las zonas costeras; las temperaturas continuarán ascendiendo, volviendo a tener ese calor extremo, con noches tórridas, que unidas a la humedad, generan sensaciones térmicas superiores a los 30 grados en muchas localidades por la noche. En el resto del territorio, más céntrico o de la meseta, este miércoles “disfrutarán” de una bajada de temperaturas junto con alguna tormenta, aunque no durará más que un día.

Esta primera ola de calor del mes de agosto, alcanzó su máxima de 39,2 grados en la capital el pasado martes día 2. Es en el fin de semana cuando se espera una bajada “real” de las temperaturas, que podrían poner fin de una vez por todas a este bucle de olas de calor. Esto no quiere decir que se acabe el “buen tiempo”, si no las altas temperaturas tan extremas, aunque se desconoce si podrá acontecerse otra cuarta ola antes de finalizar el verano, ya que el calor permanecerá hasta bien entrado octubre.

Compartir el artículo

stats