Kiosko

La Opinión de Zamora

María Eugenia cabezas | Concejala de Cultura de Zamora

“El Ayuntamiento viejo será la sede del Baltasar Lobo cuando sea posible”

“Estamos manteniendo conversaciones con la Diócesis de Zamora sobre la posibilidad de cesión de algún espacio a la ciudad”

María Eugenia Cabezas, concejala de Cultura de IU en Zamora. JOSE LUIS FERNANDEZ

María Eugenia Cabezas es la responsable de Cultura del Ayuntamiento de Zamora, un área que gestiona desde la premisa de llevar a cabo actividades “con un mínimo de calidad y de entidad porque creo que a la gente hay que darle la oportunidad de que acceda a conciertos que no son habituales o conferencias de ponentes interesantes y también hay que atender a los agentes culturales de la ciudad que aportan riqueza cultural”.

–Las Ferias y Fiestas de San Pedro empiezan ya este martes, día 21, después de varios años sin disfrutar de ellos plenamente. En este regreso ¿qué ha querido hacer el equipo de Gobierno?

–Hemos querido seguir la línea habitual. La gente tiene muchas ganas de actividades y nosotros no hemos parado ningún momento la actividad cultural. Otra cosa es que las hayamos tenido que adaptar, que hayamos tenido que reducir los aforos, lo que nos ha condicionado mucho el tipo de actividades que hemos podido realizar. No obstante, el público lo ha agradecido, aunque tuviera que sentarse a distancia y lavarse las manos al entrar. El mantener un mínimo esa normalidad dentro de lo que se podía, lo hemos hecho. Este año el retomar la normalidad ha sido, por un lado, un poco raro. Hay mucha gente con ganas de hacer cosas y ha habido muchas dificultades, no es tan fácil ahora. Pensamos que sería sencillo encontrar artistas a precios razonables y lo cierto es que, justamente porque todo el mundo ha vuelto a la normalidad, los precios no son nada fáciles. Ha sido complicado, pues nuestro presupuesto sigue siendo básicamente el mismo y somos una capital pequeña. Contaremos con habituales como el concierto de las velas, el Festival de Flamenco, la Feria de la Cerámica y la Alfarería y la del Ajo, que el año pasado realizamos como pudimos.

María Eugenia Cabezas, responsable de Cultura en el Ayuntamiento de la capital. JOSE LUIS FERNANDEZ

–Los festejos de este año tienen muy presente a la primera comisión de festejos al cumplirse los 50 años de su constitución.

–Para los que no somos tan mayores siempre han existido las fiestas de San Pedro, pues las Fiestas de la Concha se retomaron, si no recuerdo mal sobre 2007. En el 2020 ya era cuando hubiéramos querido tributar ese homenaje a aquella primera comisión, de la que surgieron cosas muy interesantes. Queremos que la gente joven se entere de que hubo personas antes que ellos que trabajaron por las fiestas. Además, los festejos no solo son para los jóvenes. Las fiestas son para todo el mundo para todos los gustos y para todas las edades.

–Fruto del trabajo durante la pandemia es la exposición que puede verse hasta el próximo día 24 sobre León Felipe en la sala de exposiciones de la Alhóndiga. ¿Cómo nace el compartir de nuevo el legado del poeta?

–Teníamos ganas porque ya en el 2020 teníamos ciertas actividades programadas que tuvieron que suspenderse. La exposición ha sido un trabajo ingente que ha salido de la cabeza de Alberto Martín, quien a partir de un grabado, de una partitura y un poema ha tirado del hilo y ha abordado un tema como el Holocausto que tiene que estar presente, pero desde una forma no violenta. Nos gusta hacer cosas distintas para lo que se suele hacer en Zamora y distintas en general y hablar del Holocausto a través de las artes es muy respetuoso con esa memoria. También hemos tenido expertos de los que Alberto se ha nutrido como es Sultana Wahnón, quien estuvo dándonos una conferencia. Ha habido que afrontar una producción, buscar a alguien que haga una buena museografía y hemos hecho encajes de bolillos con las cuentas. La exposición ha sido más barata de lo que la gente puede pensar, a costa de buscar muchos presupuestos.

"La digitalización del legado de León Felipe está a punto de concluir, pero no sabemos qué podremos compartir porque los derechos están en manos de los herederos del poeta"

decoration

–¿Barajan exponer el legado de una manera permanente?

–No. Encajaría tener una casa museo, pero hacer en Zamora una casa museo de León Felipe sería una cosa muy artificial porque el poeta lo único que hizo en la provincia, fue nacer. Lo que tiene sentido es generar actividades y generar interés como esta exposición y llevarla luego fuera. Así, acabamos de recibir la reedición de los dos volúmenes de “Versos y oraciones de caminante” en edición facsímil. Un museo, el que sea, necesita una sede física, y una actividad. A veces se olvida la vertiente de un museo de divulgación y de generar actividad cultural para los propios habitantes y también generar turismo. Es mucho más interesante eso que un espacio enorme que hay que saber lo que cuesta. Abrir la puerta a un museo de 6.000 metros cuadrados implican mucho dinero.

–¿En qué fase se encuentra la digitalización del legado del poeta?

–Ya queda muy poquito por hacer. Había muchos materiales que digitalizar, pero ya estamos casi concluyendo. Está en un repositorio digital y veremos lo que se puede compartir y lo que no porque lo tenemos complicado.

–¿Por qué?

–Porque cuando se compra un legado no se puede hacer a lo loco y aquí se hizo de esa manera. En el caso de León Felipe, se compró un legado que lógicamente tiene su valor, pero si no tienes bien cerrado el tema del uso y los derechos de autor y los de reproducción, estás atado de pies y manos. Al final te encuentras con que ni siquiera cuando alguien externo te pide permiso para editar algo o para utilizar un poema, puedes hacerlo porque tú no tienes potestad sino sus herederos que se encuentran en México. Hasta hace muy poquito no se sabía de quién eran los derechos y por supuesto no se podía editar. Desde un ayuntamiento, que es una entidad sería, no se pueden hacer las cosas mal. Ahora mismo con Baltasar Lobo tenemos un problema similar.

"El centro del escultor tendrá un director"

–¿Qué sucede?

–El problema es el asunto de la reproducción de imágenes. Cuando un artista tiene una obra, tiene los derechos de autoría sobre ella y también sobre las reproducciones gráficas. Tienes que saber si esos derechos están dados de alta en Vegap, (Visual Entidad de Gestión de Artistas Plásticos) que es el caso, pues hay que pagarle porque ni la Fundación Baltasar Lobo ni el Ayuntamiento de Zamora tienen los derechos de imagen. Si yo quiero reproducir alguna de las obras que tenemos en el legado, tenemos que pagar a Vegap.

–¿Han negociado con esta institución la firma de algún tipo de convenio?

–Se está gestionando la firma de un convenio entre Vegap y la Fundación Baltasar Lobo. El proceso está muy avanzado y nos permitirá hacer un uso de manera normal de las imágenes. Cuando te planteas el posicionamiento digital del museo, tienes que hacer bien las cosas porque tarde o temprano te van a llegar con una factura que vas a tener que pagar.

–Habla de generar actividad en los museos, pero el Baltasar Lobo carece de ese plus que defiende.

–Se ha paralizado y a mí me gustaría retomarla este verano. Vamos a ver si se puede, ahora que ya hay normalidad, recuperar los talleres con los niños durante los fines de semana de verano. También tuvimos el proyecto con el Arias Gonzalo de “El muro ocupado”, que fue interesante realmente porque los niños aprendieron quién es Baltasar Lobo. La celebración del Día de los Museos este año me ha pillado un poco a contrapié porque tenía muchos proyectos abiertos, aunque me hubiera gustado organizar algo.

–El Ayuntamiento de Zamora estudia abandonar el Banco de España e incluso baraja llevar la Policía Municipal a una parcela. ¿Qué va a pasar con el proyecto del Museo Baltasar Lobo?

–Tendrá que esperar lógicamente. Hasta que no podamos ubicar a la Policía Municipal en el nuevo cuartel, tendrá que esperar. Para mí la perspectiva es la misma. Me da igual que la Policía vaya al Banco de España o a otro nuevo espacio, seguimos trabajando en el proyecto que hemos defendido. Nuestra idea sigue siendo el Ayuntamiento viejo cuando sea posible. Por el efecto Guggenheim nos creemos que un museo debe de ser un edificio muy grandioso, hecho por un gran arquitecto con una gran colección. Al final eso cuesta mucho dinero sostenerlo, gestionarlo y un ayuntamiento, como el de Zamora, tiene que pensar en cómo conseguir que ese legado no sea solamente algo puesto en un gran edificio sino generar actividad e interés en quienes nos vienen a visitar. En un momento dado tendremos un nuevo museo donde desarrollaremos ideas para que también la gente de Zamora vuelva constantemente a él y unas exposiciones, quizá dos grandes al año porque suponen mucho dinero.

"Queremos retomar las actividades en las bibliotecas municipales, pero su desarrollo está condicionado por la carencia de personal"

decoration

–Y hasta que sea una realidad ¿le darán una vuelta de tuerca al actual centro?

–Lo ideal sería contar con una persona que se encargara de didáctica, que desarrollara talleres y visitas guiadas y que generara contenido para redes sociales. También un director que gestione, gente de administración y un conservador… pero la cuestión es que hay que pensar qué funciones de esas ya tenemos en el Ayuntamiento de Zamora y qué cosas tenemos que crear. A falta de poder crear puestos nuevos porque la Ley de Presupuestos del Estado no nos permite aumentar la masa salarial, tenemos que analizar muy bien qué nuevos puestos generamos. Para la didáctica en Zamora hay personas que hacen cosas muy interesantes y se les puede contratar. Me parece muy importante tener a un responsable, a un director que se encargue del centro y haga una buena gestión cultural del espacio, que sepa que hay personas que realizan talleres y los contraten, que sepa cómo se puede pedir una obra en depósito a otros museos y que sea capaz de crear un espacio expositivo. En un momento dado un conservador se puede contratar fuera o bien hablar con otra institución y establecer una colaboración.

"Con motivo del 950 aniversario del Cerco habrá un ciclo de música antigua, otro de cine y rutas de los grupos de teatro, entre otras actividades"

decoration

–¿Contratarán a un director antes de que concluya el mandato?

–Sí, estamos trabajando para conseguir tener un director a medio plazo.

–Este curso han estrenado la actividad de Martes de Ciencia. ¿Proseguirán con este ciclo de conferencias?

–Yo apuesto por la divulgación de todo tipo, pues el saber es lo que hace libre a la gente. Este ciclo era algo que yo quería hacer y lo ha coordinado Marta Folgado, quien ha elegido los temas y a las personas. Han sido conferencias muy interesantes. El ciclo volverá en septiembre, octubre y noviembre. Me gustaría que pudiera haber todos los martes, pero no tenemos recursos suficientes, por lo que será el último martes de cada mes.

María Eugenia Cabezas en el casco antiguo zamorano. JOSE LUIS FERNANDEZ

–Este año tiene lugar la conmemoración del 950 aniversario del Cerco de Zamora. Hasta el momento ha habido una parte de un ciclo de conferencias que proseguirá en otoño. ¿Qué otras propuestas han diseñado?

–El Cerco de Zamora es un hecho histórico que tiene alrededor mucho de leyenda. Como es algo que conocemos tanto y lo hemos hecho nuestro de alguna manera, los agentes culturales que hay en la ciudad llevan haciéndolo suyo desde hace mucho tiempo y me refiero a los grupos de teatro aficionado, gentes que generan cultura en la ciudad. Cada uno tiene su propia visión o ha hecho su propia adaptación. Nos parecía fundamental, aunque no fuera con el espíritu de Medievalia, hablar del Cerco. A lo largo del verano todos los grupos tendrán sus funciones centradas en el Cerco. Comenzaremos a principios de julio con Capitonis Durii y luego se irán sucediendo los distintos grupos. Vamos a tener la versión de Agustín García Calvo como él lo concibió en su día en el Castillo el 15,16 y 17. Tendremos una recreación en septiembre y otra vez el espectáculo que Klanghor. También vamos a tener un ciclo de música antigua en octubre y volverá el ciclo de conferencias. También tenemos la intención de realizar un ciclo de cine en noviembre.

"La iniciativa divulgativa de los Martes de Ciencia regresa en septiembre, octubre y noviembre"

decoration

–Uno de los proyectos por lo que han apostado es LittleÓpera que en julio celebra su séptima edición.

–Nos ha costado mucho trabajo. La gente hay cosas comerciales que tiene accesibles, fáciles de encontrar y baratas, y hay cosas muy bellas a las que no entran o le dan miedo o lo tienen muy etiquetado y piensan que es para determinadas clases sociales porque no saben lo que es. Por eso tengo el interés personal en dar a conocer y acercar la ópera al público. Creo que es una cuestión de perseverancia. Recuerdo el primer Festival del Pórtico, del que me enteré el último día y por casualidad. Leí que actuaba Jordi Savall y la lista de grupos que habían venido. En esa ocasión estaba la mitad del aforo. Al siguiente año había un poco más de gente. La sexta edición ya había dificultades para comprar las entradas, yo me compraba el abono y había colas. Eso costó mucho tiempo, mucho trabajo, mucha constancia y muchos desvelos. Eso es lo que trasciende y lo que sale fuera y hace que se vea que en Zamora somos distintos.

–En el Verano Cultural además de los espectáculos de teatro, ¿qué podrá ver la gente?

–Yo soy muy reincidente en las cosas que sé que gustan y que funcionan bien. Habrá, entre otras actividades, el ciclo de magia de cerca y de enigmas mentales, que cada año trae a profesionales de alto nivel y que en Madrid se pagan hasta 30 euros y los vamos a poder ver por diez. Son propuestas de alta calidad que quizá no son tan mayoritarias, pero que son de enorme calidad y económicas. Nosotros apostamos por pases asequibles igual que lo hacemos en el Teatro Principal.

–Y precisamente el Teatro Principal ha apostado por un nuevo ciclo, Barrocadas, centrado en obras del Siglo de Oro y una parte de él se ha desarrollado en el claustro del Seminario San Atilano, que depende de la Diócesis de Zamora. ¿Va a proseguir esta colaboración institucional?

–Yo que sí, siempre ha habido una colaboración. Ha habido momentos puntuales de desacuerdo, pero sí existe una buena sintonía.

–¿Tanta como para llegar a materializarse un acuerdo para la cesión de algún espacio de la Diócesis de Zamora al Ayuntamiento de Zamora, tal y como acaba de producirse con el Seminario al Ayuntamiento de Toro?

–Estamos trabajando en ello. Por el momento hemos desarrollado varias reuniones y existe una buena sintonía por ambas partes.

–¿Cuándo comenzarán las obras en el Teatro Principal?

–Quedó desierta la licitación, habrá que aumentar el presupuesto actualizando precios y comenzar de nuevo todo el proceso.

–Desde hace unos meses está abierta la biblioteca municipal en el antiguo matadero, pero prosiguen los problemas de carencia de personal en ambas sedes.

–Estamos todavía incorporando material de mobiliario que nos faltaba y haciendo pequeñas mejoras. Queremos retomar las actividades, pero su desarrollo está muy condicionado, pues ciertamente necesitamos algún auxiliar de bibliotecas más. Existe una carencia de personal que intentamos subsanar, pero nos condiciona la actual normativa.

Compartir el artículo

stats