Kiosko

La Opinión de Zamora

Contaminación en los colegios: así afecta el tráfico a los escolares de Zamora

Ecologistas en Acción analiza la calidad del aire en doce centros educativos y todos suspenden al superar los umbrales de la OMS

Tráfico a las puertas del CEIP Arias Gonzalo de Zamora. Emilio Fraile

Frente al sentimiento generalizado de que la ciudad de Zamora es una urbe que se escapa a los problemas de la contaminación, Ecologistas en Acción ha aportado datos para demostrar lo contrario en lugares especialmente vulnerables. Concretamente, en los centros educativos de enseñanza. Y más en detalle, en doce de los colegios e institutos que se reparten por toda la capital. La organización ha desarrollado durante el pasado mes de febrero una campaña de medición con dosímetros posteriormente analizados en laboratorio y el resultado es que el tráfico penaliza la calidad del aire de estos espacios en los que, a priori, debería cuidarse la limpieza y pulcritud.

Maestro Haedo, Claudio Moyano, José Galera, Obispo Nieto, San José de Calasanz, Poeta Claudio Rodríguez, La Hispanidad, Santísima Trinidad, Alejandro Casona Universidad Laboral y Jacinto Benavente han sido los centros objeto de estudio por Ecologistas en Acción. Colegios e institutos escogidos tanto por estar situados en las calles con más tráfico de la capital, como, precisamente, por lo contrario. Y el resultado no ha sido el óptimo. Y es que, teniendo en cuenta que ninguno supera los umbrales legales para que salten las alarmas, todos ellos están por encima de los valores que la Organización Mundial de la Salud considera recomendables, máxime en entornos donde conviven escolares.

Entre todos los centros analizados, destacan por su elevada exposición a la contaminación el CEIP Obispo Nieto y el IES Maestro Haedo, situados en las proximidades de grandes ejes de tráfico como son las calles de Obispo Nieto y de Santiago Alba Bonifaz. “Algo que manifiesta la estrecha relación entre tráfico motorizado y dióxido de nitrógeno”, han apuntado desde Ecologistas en Acción. Además, los CEIP José Galera y San José de Calasanz, así como el IES Claudio Moyano, han superado también la concentración media de dióxido de nitrógeno registrada en los dosímetros instalados en la actual estación oficial situado en la calle de Villalpando.

En el lado opuesto, el CEIP Jacinto Benavente, situado junto al río Duero, se erige como el centro con una menor exposición a la contaminación. Una situación compartida por el IES Universidad Laboral y el CEIP Alejandro Casona. Todos ellos, no obstante, superan el nivel anual que la Organización Mundial de la Salud considera perjudicial. Del total, la mitad de los centros educativos muestreados supera esta recomendación y una quina parte están expuestos a concentraciones que la triplican.

Para llevar a cabo esta investigación, Ecologistas en Acción ha instalado medidores en las farolas de la capital a una altura aproximada de tres metros y respetando los criterios legales, tales como la distancia a grandes cruces, edificios y calzadas o la ausencia de obstáculos al frente. Con ello, la organización ha conseguido medir la contaminación de los centros educativos hasta alcanzar las conclusiones plasmadas en el estudio publicado en la jornada de ayer. Un documento que pone en la diana los problemas de calidad del aire en zonas de vulnerabilidad.

Compartir el artículo

stats