Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

La gestión de acuíferos en Toro y el alfoz, en manos de agricultores

La creación de una comunidad de usuarios de aguas subterráneas permitirá rotar tierras en una misma parcela y evitar la pérdida de concesiones

Agricultores de Toro y de otros pueblos del alfoz, en la reunión celebrada en la junta agropecuaria. | M. J. C.

Ordenar, controlar y planificar la explotación racional de los acuíferos. Estos son los objetivos de las comunidades de usuarios de aguas subterráneas (CUAS), que han suscitado el interés de agricultores de Toro y de varios municipios del alfoz que, en una reunión celebrada en la junta agropecuaria local, han acordado iniciar los trámites para constituir la nueva comunidad denominada “Sur del Duero”.

Uno de los agricultores que formará parte del colectivo, Santos Calvo, explicó que, tras la celebración de varias reuniones informativas, se han iniciado los primeros pasos para constituir una CUAS, en la que podrán integrarse usuarios de aguas subterráneas de Toro, Valdefinjas, Villabuena del Puente, El Pego, Venialbo, Villalazán y Sanzoles.

Destacó Calvo que la principal ventaja de las CUAS es que permiten aplicar una rotación de tierras dentro de una misma explotación, lo que evitará tener que realizar “un trámite muy largo” en la CHD para poder regar parcelas de secano.

En estos casos, las CUAS inscriben esas parcelas que son susceptibles de ser regadas con la concesión asignada a cada agricultor que, en todo caso, debe respetarla y no exceder los metros cúbicos de agua asignados.

Otra ventaja de las CUAS, que de forma especial deberían valorar propietarios de parcelas en las que se instalarán placas fotovoltaicas, es que se perderían los derechos de las concesiones por el cambio de calificación del suelo, que pasaría a ser considerado industrial.

De esta manera, si los agricultores que arriendan o destinan sus explotaciones a implantar huertos solares se integran en una comunidad de usuarios de aguas subterráneas preservarían los derechos de concesión y podrían ser aprovechados por otros comuneros.

Esta opción también podría aplicarse en el caso de los agricultores que cesan su actividad por jubilación ya que, si en tres años no utilizan los pozos, perderían la concesión.

En este sentido, Calvo reiteró que las dos ventajas principales de las CUAS son la rotación de parcelas y la conservación de concesiones en riesgo de perderse y que pueden ser utilizadas por el resto de comuneros, lo que facilitaría un mejor aprovechamiento del agua o realizar posibles trasvases entre usuarios de diferentes municipios.

Tras la reunión celebrada en Toro, el siguiente paso es tratar de captar a más usuarios de aguas subterráneas interesados en integrarse en la comunidad que agrupará a los diferentes municipios del alfoz que engloba la “masa de agua” denominada “Sur del Duero”.

Del mismo modo, será necesario aprobar los estatutos que regularán el funcionamiento de la comunidad y proceder a la elección de su presidente, pasos que está previsto cumplimentar en una próxima reunión.

Por otra parte, Calvo recordó que la CHD respalda la creación de las CUAS en las que delega funciones como la lectura de contadores o la vigilancia, de tal manera que, si tras la suma total de los consumos se registran excesos, la potestad de sancionar recae en la comunidad de usuarios de aguas subterráneas.

La CHD respalda la constitución de estas comunidades porque facilitan un uso eficiente del agua y una gestión más sostenible, además de amparar el riego en la zona regable definida, facilitando los trámites ante la administración.

No obstante, el órgano de cuenca recuerda que se establece un volumen máximo de agua que, bajo la gestión de los propios usuarios, se reparte entre ellos en cada campaña, en función de las demandas y disponibilidades y sin necesidad de realizar modificaciones en la concesión.

Compartir el artículo

stats