Kiosko

La Opinión de Zamora

Las ruinas de esta iglesia zamorana pasan a la Lista roja de Patrimonio

El alcalde lamenta la posible desaparición de los restos del templo de El Salvador tras el desplome parcial de un muro

Parte de las ruinas que se conservan de la iglesia de El Salvador en Abezames Cedida

Las ruinas de la iglesia de El Salvador de Abezames han sido incluidas en la Lista Roja del Patrimonio que elabora la Asociación Hispania Nostra, ante el serio riesgo de derrumbe y desaparición.

Del templo tan solo se conservaba parte de uno de los muros longitudinales y la cabecera, en la que cuatro arcos sostenían una cúpula ya desaparecida. Precisamente, parte de ese muro es el que se ha desplomado, lo que ha motivado la inclusión de las ruinas de la iglesia en la Lista Roja del Patrimonio.

El alcalde de Abezames, Donato Rodríguez, reconoció que para los vecinos del pueblo, las ruinas de la iglesia “son una reliquia”, por lo que el Ayuntamiento instó en varias ocasiones a la Junta y al Obispado a que llevaran a cabo las actuaciones necesarias para garantizar su conservación.

La falta de respuesta a los requerimientos realizados desde el Ayuntamiento y el paso del tiempo, sin que se hayan ejecutado las actuaciones necesarias para la consolidación de los restos del templo, han agravado su deterioro y han provocado el desplome parcial de un muro.

En este punto, el alcalde recordó que hace años el Ayuntamiento solicitó una subvención del 1,5% Cultural para consolidar las ruinas de la iglesia y evitar posibles incidentes porque la loma en la que se localizan es muy frecuentada por los vecinos de Abezames.

La subvención no fue concedida y en los últimos años no se ha llevado a cabo ninguna intervención para mantener unas ruinas que, en principio son propiedad del Obispado, como así las reclamó hace años cuando el consistorio anunció su pretensión de poner a la venta un antiguo arco, ya que en el Catastro figuran como un bien del Ayuntamiento.

No obstante, el alcalde reconoció que los restos del templo no están incluidos en el inventario de bienes municipales, ni la institución local dispone de documentos que acrediten su propiedad.

En 2002, el historiador José Navarro Talegón, elaboró un informe para el Ayuntamiento sobre las ruinas de la iglesia, en el que aseguró que están situadas “sobre un montículo que daría asiento a la población medieval y al castillo que en 1420 documentamos en el alfoz de Toro».

De la iglesia también destacó que, en la segunda mitad del siglo XIX todavía mantenía el carácter de parroquia, aunque su ruina parcial obligó a cerrarla al culto en el año 1853.

En su informe, el historiador toresano también reflejó el “interés testimonial” de los restos de la iglesia que llegó a albergar un “grandioso retablo, disperso tras su enajenación”.

Para el alcalde, “sería una pena” que las ruinas desaparecieran, porque para los vecinos representan un emblema del pasado de Abezames y, los que siguen viviendo en el pueblo, pasean por su entorno para disfrutar de las vistas y el paisaje.

La localidad conserva otra iglesia, la dedicada a San Miguel, que fue restaurada el pasado año por la Junta, tras invertir cerca de 250.000 euros en las obras de rehabilitación de las cubiertas, la fachada y los muros del templo.

Compartir el artículo

stats