29 de mayo de 2020
29.05.2020
La Opinión de Zamora
Crisis del coronavirus

Cuatro meses de cárcel por no llevar mascarilla en un autobús en Las Palmas de Gran Canaria

Un usuario del transporte público se negó a llevar el elemento de protección aduciendo que era asmático

29.05.2020 | 19:50
Cuatro meses de cárcel por no llevar mascarilla en un autobús en Las Palmas de Gran Canaria.
Cuatro meses de cárcel por no llevar mascarilla en un autobús en Las Palmas de Gran Canaria

Un juzgado de Las Palmas de Gran Canaria ha condenado a cuatro meses de cárcel y una multa de 200 euros a un hombre que se negó a utilizar la mascarilla al subirse a un autobús en la estación de San Telmo, forcejeando con los policías que le instaban a ello hasta el punto de causarles varias lesiones.

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha informado este viernes del fallo del Juzgado de Instrucción número tres de la capital grancanaria, al que el condenado mostró su conformidad, por un delito de resistencia a la autoridad y dos delitos leves de lesiones.

Los hechos tuvieron lugar este jueves cuando el hombre, natural de San Bartolomé de Tirajana, se dispuso a subir a un autobús sin llevar la mascarilla reglamentaria. El chófer le comunicó la obligatoriedad en el uso del elemento de protección en espacios cerrados y el transporte público como parte de las medidas decretadas por el Ministerio de Sanidad por el coronavirus, pero el individuo se negó a bajarse del vehículo.

Cuatro meses de cárcel por no llevar mascarilla en un autobús en Las Palmas de Gran Canaria. LP / DLP

En base a esta actitud, el conductor dio aviso a la seguridad privada de la estación que, infructuosamente, trataron de hacer entrar en razón al hombre, por lo que llamaron a la Policía Nacional, que se personó en el lugar. Según el fallo judicial, los agentes "en el ejercicio legítimo de sus funciones y debidamente uniformados, informaron al ahora condenado de la obligatoriedad del uso de la mascarilla en el transporte público y le requirieron para que hiciera uso de la misma".

Sin embargo, el hombre, aduciendo que padecía asma aunque sin mostrar ningún documento que así lo certificase, "se negó reiteradamente, agarrándose fuertemente al sillón del autobús, negándose a bajarse de la misma", expone la sentencia. Por ello, los agentes procedieron a su detención, aunque el condenado "a fin de obstaculizar su función, comenzó a forcejear con los agentes actuantes".

Como consecuencia del forcejeo, uno de los agentes sufrió lesiones leves en el codo derecho y escoriación en el antebrazo izquierdo, mientras que el otro tuvo una escoriación lineal en el antebrazo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags