19 de julio de 2019
19.07.2019
Aniversario

Los mitos y los bulos de la llegada del hombre a la Luna

El alunizaje fue retransmitido mundialmente, pero no ha logrado escapar a las teorías conspiranoicas

19.07.2019 | 08:53
Los mitos y los bulos de la llegada del hombre a la Luna

Este sábado se cumplen 50 años de la llegada del hombre a la Luna: el Apolo 11 culminaba el 20 de julio de 1969 un viaje que marcaría un antes y un después en la Historia pero que, todavía hoy, se recuerda con cierto escepticismo.

El alunizaje fue retransmitido por televisiones de todo el mundo y se convirtió en uno de los acontecimientos más importantes del siglo XX, pero no ha logrado escapar a bulos, mitos y teorías conspiranoicas que ponen en duda la hazaña de Neil Armstrong y su misión espacial.

El hombre pisó la luna por primera vez... ¿el 20 de julio de 1969?


Aunque se dice que el hombre pisó la Luna ese día, esta afirmación no es cronológicamente correcta.

El 16 de julio de 1969, la misión Apolo 11 despegaba de Cabo Cañaveral, en Florida, con los astronautas Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins a bordo. A las 20:17:40 (hora internacional UTC) del 20 de julio, la nave alunizaba en una zona de nuestro satélite conocida como Mar de la Tranquilidad.

Sin embargo, no sería hasta el día siguiente, 21 de julio de 1969, a las 2:56 (hora internacional UTC), seis horas y media después de haber alunizado, cuando el comandante de la misión, Neil Armstrong, descendía de la nave y se convertía en el primer hombre que pisaba la Luna, según recoge el resumen de la misión publicado en la web de la NASA.

Durante dos horas y media, Armstrong y Aldrin exploraron la superficie lunar, mientras que Collins pilotaba el orbitador del Apolo 11 alrededor del satélite. Así, la fecha en la que el ser humano pisó por primera vez la Luna, en sentido estricto, es el 21 de julio de 1969.

Miembros del equipo de gobierno e industria del Centro Espacial Kennedy durante el despegue del Apolo 11, en 1969.

Un pequeño paso para el hombre... ¿o para Armstrong?

"Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la Humanidad" ("That's one small step for a man, one giant leap for mankind", en inglés): es la mítica frase que supuestamente pronunció Armstrong al poner su pie en la Luna.

Pero en la retransmisión en directo, que según la NASA siguieron más de 500 millones de telespectadores de todo el mundo, no se entiende muy bien si Armstrong coloca o no un artículo indefinido antes de la palabra "hombre".

En inglés, la adición del artículo "un" ("a", en inglés) sugiere que Armstrong, en una muestra de humildad, se refiere a "un hombre", a él mismo: "un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la Humanidad".

Sin embargo, la frase ha pasado a la historia como "un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la Humanidad", versión en la que supondría haber quitado el artículo indefinido ("one small step for men", en lugar del oficial "one small step for a man") y con la que el astronauta se referiría, aparentemente, a los hombres en su conjunto.

Hay quienes piensan que los nervios jugaron una mala pasada al astronauta, pero otros insisten en buscar un sentido oculto en estas palabras.

Armstrong, que falleció en 2012 a los 82 años, siempre mantuvo que pronunció la frase completa, con el artículo "un", pero que por un problema técnico en la comunicación no se recogió bien. Además, contaba que la frase se le ocurrió de forma espontánea, nada más alunizar y justo antes de descender del módulo, como recoge Andrew Chaikin en su libro "Un hombre en la Luna" .

Neil Armstrong, comandante de la nave Apolo XI, regresando al módulo de exploración. EFE

Su propio hermano Dean daría una versión distinta de lo ocurrido en 2013 cuando la BBC emite el programa "Neil Armstrong - First Man on the Moon", en el que se mostraban una serie de entrevistas inéditas a familiares de Armstrong.

Dean Armstrong confesó que su hermano sí tenía preparadas estas palabras. Cuenta que Neil le había entregado un papel en el que estaba escrita la famosa frase una noche poco antes de que la tripulación del Apolo 11 partiera hacia Cabo Cañaveral. Según Dean, en el papel no estaba escrito el artículo indefinido, pero cuando él lo leyó en voz alta, Neil lo corrigió para referirse a "el hombre" en sentido amplio.

Así, según el hermano del astronauta, la cita "espacial" más famosa de la Historia no habría sido improvisada y la confusión sobre la presencia o no del artículo indefinido se debe simplemente a un error técnico en la retransmisión.

¿De verdad llegaron a la Luna?

Las teorías conspirativas han acompañado siempre a la hazaña de Armstrong. Algunos detalles observados en las imágenes de aquel día han alimentado las suspicacias de los más escépticos, que llegan a decir que la llegada del hombre a la Luna fue una pantomima: un montaje organizado en un gran plató en Hollywood, una escena filmada por Stanley Kubrick, una farsa de Estados Unidos para superar a la extinta URSS en la carrera espacial...

¿En qué basan sus tesis?

1. La bandera ondea:

El principal argumento de los negacionistas de la llegada del hombre a la Luna es el movimiento de la bandera estadounidense que Armstrong y Aldrin colocaron en la superficie lunar.

En los vídeos se observa cómo el trozo de tela ondea, algo imposible ya que, al no tener atmósfera, no hay viento en el satélite terrestre.

El astrónomo estadounidense Philip Plait, autor del sitio web "Bad Astronomy", sostiene que la bandera no está ondeando: "se ve así por la forma en la que se desplegó".

La bandera se sujetaba de una varilla horizontal y otra vertical para mantenerse erguida, pero no se desplegó del todo: "la bandera no se extendió completamente. Tiene una ondulación, como una cortina que no está completamente cerrada".

El astronauta Buzz Aldrin, piloto del módulo lunar para el Apolo 11, posa para una fotografía, con la bandera de Estados Unidos desplegada durante una actividad extravehicular (EVA) en la luna, el 20 de julio de 1969. EFE.

2. El módulo no dejó cráter en la superficie lunar

Otro clásico argumento alimentado por las escenas de ciencia ficción es la falsa creencia de que debería haber un gran hoyo y polvo en suspensión en el lugar donde alunizó el módulo.

La gravedad lunar es equivalente a la sexta parte de la de la Tierra, por lo que el peso del módulo era la sexta parte del que tenía en nuestro planeta, algo menos de 3 toneladas. Eso se traduce en el peso de dos automóviles, una cifra insignificante para la masa de la Luna.

Además, según relata la NASA, el módulo se posó sobre la superficie lunar sin motores, ya que fue suficiente con dejarlo planear, lo que provocó un impacto mínimo.

3. Una "C" sobre una roca: En una de las imágenes divulgadas por la NASA se aprecia una letra "C" inscrita en una roca. Sin embargo, ha quedado demostrado que la supuesta letra es una imperfección en la impresión de las copias de la fotografía original, probablemente causada por un pedazo de fibra o de un cabello.

En la fotografía original publicada por la agencia espacial se puede comprobar que la "C" no aparece por ningún lado e incluso en otras imágenes encontramos anomalías similares, producto de un revelado precario y defectuoso.

4. Todos los fondos son iguales

Hay fondos idénticos en las fotos que, según sus títulos, fueron tomadas a kilómetros de distancia. Este hecho ha sido utilizado por muchos negacionistas de la llegada a la Luna para decir que se utilizó un fondo pintado.

Para empezar, los fondos no eran idénticos, simplemente similares. Lo que parecen colinas cercanas en algunas fotos son en realidad montañas a muchos kilómetros de distancia. En la Tierra, los objetos que están más lejos aparecen "desenfocados". En la Luna, al no haber atmósfera ni bruma que oculte los objetos lejanos, estos aparecen más claros y cercanos y se aprecian peor las distancias.

5. ¿Quién grababa a Armstrong?

En el imaginario colectivo se ha instalado la escena del cosmonauta descendiendo del módulo lunar. Pero, si él fue el primer hombre en pisar la Luna, ¿quién o qué estaba tomando esas imágenes?

Por mucho que los escépticos señalen a Kubrick como autor, lo cierto es que las imágenes las recogió una cámara de baja resolución que se había montado en un Modularized Equipment Stowage Assembly (MESA), como recogen revistas especializadas y explica el escritor, historiador y periodista Stuart Hardwick. Los MESA eran sistemas de soporte y ensamblaje que transportaban de forma autónoma los denominados "paquetes de experimentos Apolo", entre ellos esta videocámara.

La colocación de la cámara en el MESA hizo posible transmitir los primeros pasos de los astronautas a medida que descendían por la escalera del módulo. Después, la cámara se separaría de su soporte, se montaría en un trípode y se alejaría para mostrar el progreso de la misión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags