Kiosko

La Opinión de Zamora

Emilio Ferrero Iglesias Presidente de la Cofradía de Jesús del Vía Crucis

“La hermandad goza de una salud excelente, con la entrada de integrantes más jóvenes”

“Debido a la pandemia, cuatro años no han sido suficientes y por eso vuelvo a presentarme”

Emilio Ferrero Iglesias EMILIO FRAILE

La Cofradía de Jesús del Vía Crucis celebra este viernes a partir de las 16.00 horas en el salón de actos de la Junta pro Semana Santa la asamblea general extraordinaria de las elecciones a la presidencia. Los hermanos deberán decidir si renuevan la confianza a Emilio Ferrero Iglesias, actual presidente o prefieren el candidato alternativo, Antonio Pedrero Hernández.

Actual presidente de la Cofradía de Jesús del Vía Crucis, Emilio Ferrero Iglesias ha visto pasar casi como “un suspiro” estos cuatro años de mandato. Unos años que, además, han sido atípicos, debido a la pandemia, por lo que considera que su proyecto ha quedado inacabado y por eso quiere estar al frente de la hermandad otros cuatro años más.

–¿Qué le motiva a volver a presentarse a las elecciones de esta cofradía?

–La verdad es que me vuelvo a presentar porque considero que el proyecto con el que he estado ha quedado en cierto sentido un poco incompleto. Aunque considero que se han logrado bastantes cosas, debido a la pandemia y a otras circunstancias, estos cuatro años no han sido suficientes.

–¿Qué coloca en la parte positiva de la balanza de estos años de gestión al frente de la cofradía?

–Es cierto que hemos conseguido algunos objetivos, teniendo en cuenta las circunstancias. Por ejemplo, hemos arreglado la puerta de San Frontis para la entrada del Martes Santo, o adquirimos la música de David Rivas, que ha sido todo un acierto, para el rezo de las estaciones en la plaza. También hemos restaurado el manto de la Virgen de la Esperanza, que creo que ha sido lo más importante con diferencia, además de la rehabilitación de las imágenes del Nazareno y la Esperanza o las adquisiciones de la cruz de metacrilato, balconeras o la obra del Crucificado de Ricardo Flecha. Y, por otra parte, se ha colaborado en los años de la pandemia con Cáritas Diocesana con una cantidad total de 1.200 euros, 600 cada año.

–¿Algo de lo que se sienta especialmente orgulloso?

–Lo más importante para mí, algo con lo que me comprometí en las pasadas elecciones, ha sido mantener unas relaciones excelentes con la parroquia y el barrio de San Frontis y quizá también el instaurar desde el pasado año el llevar flores al fundador de la cofradía, don Manuel Boizas, en la festividad de Todos los Santos. De los cuatro años, la mitad nos lo hemos pasado casi encerrados, pero se ha ido haciendo todo lo que se ha podido, aunque quizá se podía haber hecho más todavía.

–¿Qué tiene en su programa para la reelección?

–Restaurar las estaciones más antiguas que tenemos, que son patrimonio de la cofradía, por ejemplo, pero lo más importante sería lo del día a día. Tampoco planteamos hace cuatro años hacer todo lo que he enumerado y al final ha ido saliendo, con bastante acierto. Hay que valorar lo que puede hacer la directiva y, sobre todo, lo que nos permita la asamblea, según las circunstancias.

–¿Su balance entonces es positivo?

–Creo que sí. La directiva cogió las riendas con bastante fuerza y considero que se han hecho cosas importantes, pero eso es algo que deberán valorar los hermanos.

–¿En qué momento se encuentra la cofradía?

–En un momento excelente, teniendo en cuenta que se han dado de alta en este 2022 alrededor de 130 hermanos y, la gran mayoría, son menores de edad, con lo cual la salud de la cofradía es excelente. Lo bueno es crecer de esta manera, en parte por haber rebajado la cuota para los menores de 15 años. Cuando se vuelva a abrir el plazo de inscripción seguro que hay más inscritos.

Compartir el artículo

stats