Kiosko

La Opinión de Zamora

Semana Santa Zamora

Procesión de Las Capas Pardas: Penitencia en forma de cruz latina

Las Capas marca el ecuador de la Semana Santa zamorana con la máxima expresión del recogimiento

VÍDEO | Así ha sido el desfile de las Capas Pardas en Zamora

VÍDEO | Así ha sido el desfile de las Capas Pardas en Zamora N. R.

Para ver este vídeo regístrate en La Opinión de Zamora o inicia sesión si ya estás registrado.

VÍDEO | Así ha sido el desfile de las Capas Pardas en Zamora Carlos Gil Andrés

A medianoche se hace el silencio en la plaza de San Claudio de Olivares. Los hermanos van formando la procesión no en hileras, como otras, sino en una curiosa forma de cruz latina y se van amoldando todos los elementos: el pendón de la hermandad, las seis matracas que rompen con su sonido estridente el silencio de la noche y el Cristo del Amparo, cargado en andas y acompasado sólo por el ritmo de dos tambores.

El presidente de la Hermandad, Martín Alén, junto al obispo Varela, ataviado con la capa parda. Emilio Fraile

La música suave del cuarteto de viento (clarinete, un clarinete bajo, un saxofón tenor y un bombardino) resulta adecuada para acompañar a los hermanos ataviados con la capa parda, que se alumbran con un farol de forja. Y por supuesto, la voz ronca del Bombardino por excelencia de la Semana Santa de Zamora, al que da vida en estos momentos Eduardo Vidal, que por cierto, estrenó este Miércoles Santo una salmodia compuesta por su antecesor, Agustín Lorenzo, el Bombardino primigenio, ausente en esta Pasión por motivos familiares.

14

GALERÍA | La procesión de las Capas Pardas, en imágenes Emilio Fraile

Las salmodias son las melodías que va interpretando el Bombardino a lo largo de su recorrido y hay una gran variedad, cerca de cuatro decenas, aunque en cada procesión solo se tocan algunas, las más acordes al momento concreto del desfile.

La procesión subió en la oscuridad de la noche por la Cuesta de Pizarro hasta dar con la Rúa de los Francos camino de la zona de la Catedral. En la plaza de Fray Diego de Deza se reza el Vía Crucis, al paso de la procesión, que llegada a la plaza Antonio del Águila baja por la puerta del Obispo hasta San Claudio de Olivares para recogerse con el cántico del Miserere Castellano.

Compartir el artículo

stats