Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

La Virgen de la Soledad: otras procesiones y salidas

La imagen ha desfilado en otras ocasiones, al margen de la extraordinaria del año jubilar de la diócesis

La Soledad, en 1943, en la Catedral.

Al hilo de la celebración el domingo día 13 de marzo de la procesión extraordinaria del año jubilar de la diócesis con motivo del noveno centenario de su restauración, he sido preguntado por numerosos devotos de la imagen y cofrades de Jesús Nazareno sobre las ocasiones que esta imagen procesionó con anterioridad a ésta última. En el libro que escribí en 1986: “La Soledad, cien años”, editado por la cofradía, ya adelanté las procesiones y otras salidas ocasionales que había presidido la imagen hasta aquel año. Desde entonces ha habido algunas más. En el libro que editará la cofradía con motivo de la coronación canónica de la imagen, aún sin fecha determinada, publico un capítulo dedicado a estas procesiones y salidas de su templo, sin contar las restauraciones que obligaron a su traslado del templo para este menester o la compleja y dilatada obra de restauración del templo de San Juan que la llevó al culto al templo de Santa María la Nueva desde 1979 a 1983.

Bien pronto, sin concluir el año de su primera procesión de Viernes Santo allá en 1886, la Soledad vuelve a procesionar por las calles de la ciudad. Lo hace el domingo día 7 de noviembre, junto con la imagen del Jesús Nazareno de la cofradía, al acogerse ésta a las gracias concedidas por el jubileo proclamado por Su Santidad León XIII. El libro de actas recoge las instrucciones emanadas de la junta directiva del 27 de octubre, y por unanimidad “acordó que sí, que este acto se llevaría a cabo el domingo día 7 de Noviembre próximo sacándose como se ha acostumbrado en épocas análogas, las sagradas imágenes de Jesús Nazareno y de la Santísima Virgen de la Soledad. Los hermanos, con hábito de penitencia y los brazos cruzados aquellos que quieran asistir: que se haga con modestia por la escasez de recursos de la Cofradía, llevando dos cantores solamente, encargando a los abades en acompañar el paso de la Virgen, los mayordomos al del Jesús, y el secretario y administrador de celadores de la procesión, todos ellos con varas, y por último que se mandarán imprimir anuncios que se fijarían en los sitios de costumbre dando cuenta a todos los hermanos del acuerdo”.

La Virgen de la Soledad: otras procesiones y salidas

Quiso, pues, la casualidad, o más bien el Vaticano al conceder un jubileo especial aquel año, que la Soledad procesionase dos veces en el primer año de su existencia como figura devocional. De esta forma se abrió la original cadena de las procesiones “extrasemanasanteras” de nuestra Virgen que tendría su continuación tres años después, en 1889, al celebrarse la conmemoración del décimo tercer centenario de la Conversión del Rey Recaredo y de la Unidad Católica de España en el tercer Concilio de Toledo del año 589. Entonces, a petición del obispo de la diócesis don Tomás Belestá y Cambeses, la cofradía volvió a organizar una nueva proce¬sión de penitencia con las imágenes de Jesús Nazareno y de la Soledad, a la que asistieron los hermanos con traje común y velas encendidas.

Bastantes años después, en 1938, La Soledad saldrá en peregrinación popular hasta la ermita del Cristo de Morales, acompañada ahora del Nazareno de la cofradía de la Vera Cruz. Las autoridades militares, civiles y religiosas de la ciudad y provincia organizaron el domingo día 27 de marzo una magna peregrinación a dicha ermita para pedir por la paz de España, peregrinación a la que, según los periódicos zamoranos de la época, asistieron cerca de doce mil personas.

En 1943 salió de nuevo la Virgen de la Soledad de su capilla fuera del ámbito de la Semana Santa, pero no para salir en procesión. Sucedió el sábado 17 de abril de 1943, víspera del domingo de Ramos y fue trasladada hasta la Catedral con motivo de la visita a la ciudad del Jefe del Estado, General Franco y esposa, que acudían a la provincia a inaugurar el viaducto Martín Gil en el embalse del Esla. Por este motivo fueron llevados al atrio algunos pasos de la Semana Santa con objeto de que pudieran ser conocidos por el general y su séquito. Los grupos escultóricos e imágenes elegidos fueron situados a un lado y otro del atrio. A la izquierda el Prendimiento, la Oración del Huerto y Jesús Yacente y a la derecha, la Virgen de la Soledad, la Caída, Redención, la Lanzada y el Descendido.

En el año de su primera salida, en 1886, la Soledad vuelve a procesionar el domingo día 7 de noviembre, junto con la imagen del Jesús Nazareno de la cofradía, al acogerse ésta a las gracias concedidas por el jubileo proclamado por León XIII

decoration

El redactor del periódico local “El Correo de Zamora”, que cubría la información de la visita de Franco, escribía en relación con la presencia de los pasos en el atrio catedralicio: «el aspecto que ofrecía el atrio de nuestro primer templo, con esta brillantísima exposición de lo mejor de nuestra Semana Santa, en honor del Jefe del Estado, no podía ser más encantador, produciendo en las gentes la imagen de la Soledad, que enmarcaba en las piedras de oro del templo catedralicio, donde nunca había llegado esta imagen, resultaba más bella, más impresionante que nunca, convidando a la oración” .

Muchos años más tarde, del 4 al 12 de febrero de 1987, La Soledad vuelve a la catedral con motivo del Primer Congreso Nacional de Cofradías de Semana Santa celebrado en nuestra ciudad. Allí, colocada en su mesa de procesión, estará en la exposición conjunta de todas las imágenes titulares de las cofradías zamoranas, trasladadas desde los distintos templos en que reciben culto.

Dos años después, en abril de 1989, la imagen es transportada de nuevo a la Catedral para formar parte de la magna exposición de la obra de don Ramón Álvarez con motivo del centenario de su muerte, junto con los cuatro grupos escultóricos que talló y otras numerosas imágenes de devoción diseminadas por numerosos templos de la diócesis y aún fuera de la provincia, muestra de su dilatada y fecunda labor. En esa exposición es instalada sobre peana realizada ex profeso para Ella.

Finalmente La Soledad vuelve otra vez más a la catedral en el año 2001 para formar parte de la magna exposición “Remembranza”, novena edición de “Las Edades del Hombre” celebrada en Zamora, permaneciendo en el claustro desde el 30 de mayo al 9 de diciembre junto con otras imágenes de devoción de la diócesis. La cofradía mostró su desacuerdo con el lugar en el que los organizadores de la magna exposición situaron la imagen. La exposición fue visitada por quinientas diez mil personas durante esos meses.

Resulta curioso y llamativo que las cuatro ocasiones en que la imagen fue llevada a la Catedral hasta ahora fuesen debidas a sendas exposiciones pero no a cultos, singularidad que se rompe con el actual obispo, Fernando Valera

decoration

Resulta curioso y llamativo que las cuatro ocasiones en que la imagen fue llevada a la Catedral hasta ahora fuesen debidas a sendas exposiciones pero no a cultos.

Esta singularidad se rompe al fin cuando el actual obispo de la diócesis don Fernando Valera Sánchez solicita de la cofradía titular organice una procesión popular con la imagen para ser trasladada al primer templo y celebrar un acto solemne conmemorativo del Año Jubilar que concedió S.S. el Papa a la diócesis con motivo del novecientos aniversario de su restauración y que se inició un año antes, el 19 de marzo de 2021. Esta procesión y la Eucaristía, como señalé antes, han tenido lugar el pasado domingo 13 de marzo. La imagen fue llevada sobre la mesa antigua en la que procesionó en los días de Semana Santa desde 1909 a 1947 y que en la actualidad pertenece a la cofradía de Jesús Nazareno de Villaralbo, que la adquirió a su cofradía propietaria en 1986. Esta mesa de nogal, de estilo gótico, fue tallada por los ebanistas don Antonio Banzo y don Julio Gómez.

Finalmente hay otra salida, muy reciente, de la Virgen de la Soledad fuera de sus días tradicionales. Fue el 24 de febrero de 1019, en el viacrucis que, con grupos escultóricos e imágenes alusivos a las estaciones, fue organizado y rezado por las calles antiguas de la ciudad, desde la Catedral a la Plaza Mayor, con motivo del VII congreso nacional de cofradías de Semana Santa. La imagen estuvo situada cerca de su templo en la Plaza Mayor para el rezo de las últimas estaciones, junto con las imágenes de Nuestra Madre de las Angustias, Jesús Yacente y Jesús Resucitado.

PD.- Notas del libro de “La Virgen de la Soledad“ que editará la cofradía de Jesús Nazareno con motivo de la coronación canónica de la imagen, aún sin fecha.

Compartir el artículo

stats