Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Carmen Ferreras

Zamoreando

Carmen Ferreras

También los alimentos

Fruta, verdura, pescado, incluso el humilde pollo están por las nubes

mujer comprando María José López

No solo el tabaco, el alcohol y las drogas perjudican seriamente la salud. También los alimentos. Ha surgido un elemento nuevo a tener en cuenta. Un elemento con el que, a priori, no contábamos, y que sin embargo se ha convertido en otro de los grandes enemigos de nuestra salud, cada vez más precaria, amenazada como está por todos los flancos habidos y por haber. El elemento al que me refiero no es otro que el IPC (Índice de Precios al Consumo) cuya subida perjudica seriamente la salud. Porque si hay un momento donde duele de verdad la subida de los precios, un momento en el que la escalada del IPC incluso escuece en los adentros, es precisamente cuando nos enfrentamos a la cesta de la compra, a la compra del pan nuestro de cada día.

Estimo que el encarecimiento de los precios de los alimentos ha evidenciado que ahora resulta mucho más caro llevar una dieta sana a la familia. Lo sano está por las nubes. Y hay que pisar a ras del suelo también en lo económico. La OMS alertó hace unos meses que la escalada de precios de los productos imprescindibles para llenar una cesta equilibrada se ha convertido en un problema sanitario emergente.

La OMS alertó hace unos meses que la escalada de precios de los productos imprescindibles para llenar una cesta equilibrada se ha convertido en un problema sanitario emergente

decoration

Desde 2021, a nivel mundial o global, como se dice ahora, el coste de los alimentos ha aumentado en más de un 14%. Palabra de la OMS. Encuestas realizadas por el Banco Mundial en 45 países demuestran que el número de personas que quedan excluidas de los mínimos parámetros alimentarios crece en todo el mundo y no solo en los países menos favorecidos. Hasta tal punto es así que productores, consumidores y Organizaciones No Gubernamentales alertan que en España es cada vez más difícil llenar la despensa de comida saludable. Zamora no es ajena a esta situación. Las ofertas de los supermercados son cada vez más escasas y si acaso ofertan productos procesados que son, precisamente, los que no hay que consumir.

Fruta, verdura, pescado, incluso el humilde pollo están por las nubes. Y eso es precisamente lo que más debemos consumir, especialmente los niños, los jóvenes y los mayores. Cáritas ya advirtió hace tiempo de este problema. Por si puede servir de pista y antes de que los supermercados caigan en la cuenta, hay unos grupos de alimentos que están menos afectados por la subida, esos alimentos no son otros que el cereal y las legumbres. Afortunadamente son dos tipos de provisiones que forman parte fundamental y abundante de la dieta mediterránea, considerada como una de las más equilibradas del mundo. Sólo nos faltaba que también los alimentos perjudiquen seriamente la salud.

Compartir el artículo

stats